De­te­ni­da una jo­ven oku­pa cuan­do in­ten­ta­ba en­trar en una ca­sa en Vi­go

Los ve­ci­nos aler­ta­ron a la Po­li­cía Lo­cal al oír los gol­pes que da­ba a la puer­ta

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - ALE­JAN­DRO MAR­TÍ­NEZ

Una jo­ven que ha­bía per­noc­ta­do en un al­ber­gue y que no sa­bía a dón­de ir in­ten­tó en­trar en una ca­sa, pe­ro la des­cu­brie­ron y fue de­te­ni­da por un de­li­to de usur­pa­ción y da­ños. La chi­ca, I.R.J.V., tie­ne 18 años y es de na­cio­na­li­dad uru­gua­ya. Los he­chos ocu­rrie­ron el jue­ves por la tar­de en Vi­go. Los ve­ci­nos oye­ron el rui­do de los gol­pes que es­ta­ba dan­do a la puer­ta, que es­tá pro­te­gi­da con una ca­de­na y un can­da­do.

El pi­so que la jo­ven que­ría ocu­par es­tá ubi­ca­do en el ba­jo del nú­me­ro 99 de la ca­lle To­le­do. Un in­qui­lino que re­si­de en el pi­so de arri­ba tam­bién oyó los gol­pes que po­dría es­tar dan­do con al­gún ob­je­to con­tun­den­te. La Po­li­cía Lo­cal re­ci­bió el avi­so pa­sa­das las ocho y me­dia de la tar­de y una pa­tru­lla se des­pla­zó al lu­gar. Al lle­gar, los agen­tes vie­ron una ven­ta­na ro­ta con res­tos de san­gre, pro­ce­den­te po­si­ble­men­te por al­gún cor­te al in­ten­tar ac­ce­der al in­te­rior de la ca­sa. La mu- jer, que se en­con­tra­ba en el lu­gar, di­jo que ca­re­cía de un do­mi­ci­lio fi­jo, por lo que es­ta­ba in­ten­tan­do en­trar en la ca­sa pa­ra po­der te­ner un si­tio don­de po­der dor­mir has­ta en­con­trar un tra­ba­jo con el que po­der in­de­pen­di­zar­se e ini­ciar una nue­va vi­da.

La po­li­cía de­tu­vo a la chi­ca e ins­tru­yó las co­rres­pon­dien­tes di­li­gen­cias an­te el juz­ga­do de guar­dia, don­de ten­drá que pre­sen­tar­se cuan­do sea ci­ta­da. Los he­chos ocu­rrie­ron en una ca­lle po­co tran­si­ta­da. El in­mue­ble que qui­so ocu­par la de­nun­cia­da es­ta­ba va­cío des­de que o de­jó una fa­mi­lia de et­nia gi­ta­na que, al pa­re­cer, no pa­ga­ba la ren­ta, se­gún per­so­nas de la zo­na. Co­men­ta­ron tam­bién que no es la pri­me­ra vez que al­gu­nos oku­pas in­ten­tan en­trar en la ca­sa. De he­cho, el pro­pie­ta­rio ha­bía pues­to una ca­de­na pa­ra po­der abor­tar cual­quier in­ten­to de ha­cer­lo. «El due­ño tie­ne al­qui­la­da la par­te de arri­ba, y aba­jo no­so­tros no veía­mos a na­die en­tran­do ni sa­lien­do», ase­gu­ró una ve­ci­na de la mis­ma ca­lle.

No es co­no­ci­da en el ba­rrio

La jo­ven de­te­ni­da no es una per­so­na que sea co­no­ci­da en el ba­rrio, pe­ro «ella co­no­cía a gen­te de aquí», ma­ni­fes­tó un ve­cino. No se tie­ne co­no­ci­mien­to de que ha­ya otras vi­vien­das en la mis­ma ca­lle que ha­yan si­do to­ma­das por oku­pas. Se cree que la jo­ven pu­do ha­ber en­tra­do pri­me­ro rom­pien­do la ven­ta­na y que es­ta­ría in­ten­tan­do vio­len­tar la puer­ta pa­ra po­der ac­ce­der con más se­gu­ri­dad. La ven­ta­na es­ta­ba sec­cio­na­da en dia­go­nal, con el con­si­guien­te ries­go de cor­tar­se al pa­sar.

Re­si­den­tes de la zo­na creen que la chi­ca po­día lle­var más tiem­po den­tro del in­mue­ble. Se ba­san en que el pa­sa­do lu­nes ya vie­ron que ha­bía luz en la plan­ta ba­ja de la ca­sa, lo que tam­bién hi­zo al pro­pie­ta­rio sos­pe­char y es­tar so­bre avi­so de que al­guien po­dría ha­ber en­tra­do en su ca­sa.

A. M.

Ima­gen del cris­tal que su­pues­ta­men­te rom­pió la jo­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.