Eduardo Ma­di­na arro­ja la toa­lla

El dipu­tado vas­co, ri­val de Sán­chez en las pri­ma­rias del 2004 y uno de los gran­des apo­yos de Su­sa­na Díaz en las de ma­yo, re­nun­cia al es­ca­ño y aban­do­na la po­lí­ti­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - A. AZPIROZ, P. DE LAS HERAS

Eduardo Ma­di­na aban­do­na la po­lí­ti­ca. El que fue­ra ri­val de Pe­dro Sán­chez en las pri­ma­rias en el 2014 co­mu­ni­có ayer a la por­ta­voz del PSOE en el Con­gre­so, Mar­ga­ri­ta Robles, que ha to­ma­do la de­ci­sión de «ini­ciar una nue­va eta­pa pro­fe­sio­nal que na­da ten­drá que ver con la ac­ti­vi­dad ins­ti­tu­cio­nal». En su des­pe­di­da, Ma­di­na desea «la ma­yor de las suer­tes a Pe­dro Sán­chez». No obs­tan­te, la re­la­ción en­tre am­bos ha­ce mu­cho tiem­po que es­tá ro­ta y el bil­baíno nun­ca ha ocul­ta­do, en con­ver­sa­cio­nes pri­va­das, lo ale­ja­do que se sien­te tan­to po­lí­ti­ca co­mo per­so­nal­men­te del re­ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

A pe­sar de to­do, en las elec­cio­nes de di­ciem­bre del 2015, Ma­di­na en­con­tró un hue­co en las lis­tas del PSOE por Ma­drid. Sán­chez le ofre­ció ir de nú­me­ro 1 por Ála­va, un pues­to que se creía du­do­so pe­ro que fi­nal­men­te lo­gró es­ca­ño. Él lo re­cha­zó. Ar­gu­men­tó que si no iba por su pro­vin­cia, Viz­ca­ya, don­de el pri­mer pues­to es­ta­ba re­ser­va­do al ex­len­da­ka­ri Pat­xi Ló­pez y el ter­ce­ro no es­ta­ba ase­gu­ra­do, era más ló­gi­co ir por Ma­drid, con­si­de­ra­da ca­jón na­cio­nal. En ese ti­ra y aflo­ja, aca­bó en­ca­ja­do en el nú­me­ro sie­te de las lis­tas ma­dri­le­ñas, pe­ro el re­sul­ta­do de los so­cia­lis­tas fue tan po­bre que ni si­quie­ra lo­gró el ac­ta de dipu­tado. Sí lo hi­zo en cam­bio en los co­mi­cios del 26 de ju­nio de 2016, en el mis­mo pues­to.

Su re­gre­so al Con­gre­so, uni­do a la di­mi­sión de Pe­dro Sán­chez co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, le co- lo­có de nue­vo en el pri­mer plano po­lí­ti­co. Fue uno de los prin­ci­pa­les apo­yos de Su­sa­na Díaz en las pri­ma­rias, y es­ta­ba lla­ma­do a desem­pe­ñar un pa­pel fun­da­men­tal en el par­ti­do en el ca­so de que la pre­si­den­ta an­da­lu­za se hu­bie­se im­pues­to en la pug­na por el li­de­raz­go so­cia­lis­ta. En es­te mis­mo pe­río­do, la ges­to­ra di­ri­gi­da por el as­tu­riano Ja­vier Fer­nán­dez le de­sig­nó re­dac­tor de la po­nen­cia pa­ra el 39º. con­gre­so fe­de­ral del PSOE, res­pon­sa­bi­li­dad a la que re­nun­ció días des­pués de la vic­to­ria de Pe­dro Sán­chez en las pri­ma­rias, cuan­do el equi­po del se­cre­ta­rio ge­ne­ral to­mó las rien­das de la or­ga­ni­za­ción del cón­cla­ve. Lo hi­zo cons­cien­te de que el nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral re­vi­sa­ría su tra­ba­jo de arri­ba a aba­jo, co­mo así su­ce­dió.

Des­de en­ton­ces, el po­lí­ti­co vas­co se ha­bía man­te­ni­do en un dis­cre­to se­gun­do plano y a sus más pró­xi­mos ya les ha­bía ad­ver­ti­do de que abri­ría un pe­río­do de re­fle­xión pa­ra de­ci­dir si se­guía ade­lan­te o no. Es cier­to que es­ta no era la pri­me­ra vez que le da­ba vuel­tas a la idea de de­di­car­se al ám­bi­to de lo pri­va­do, pe­ro en otras oca­sio­nes, en con­cre­to en el 2015 y en ju­nio del 2016, pe­só más su víncu­lo afec­ti­vo con el PSOE y la es­pe­ran­za de que po­dría pro­du­cir­se un gi­ro en la vi­da in­ter­na del par­ti­do. Aho­ra, ha pre­fe­ri­do no par­ti­ci­par de un pro­yec­to en el que no con­fía, aun­que en su des­pe­di­da elu­die­ra ha­cer la más mí­ni­ma re­fe­ren­cia a ello.

En el es­cue­to co­mu­ni­ca­do en el que anun­ció su mar­cha, Ma­di­na se li­mi­ta a glo­sar el «pri­vi­le­gio» que le ha su­pues­to re­pre­sen­tar «a una par­te» de la so­cie­dad «a tra­vés de las ra­zo­nes de la so­cial­de­mo­cra­cia» y ase­gu­ra que el PSOE siem­pre le ten­drá a su «dis­po­si­ción» y que sus va­lo­res se­gui­rán «guian­do su vi­da».

Víc­ti­ma de ETA

Con 41 años, Ma­di­na ini­ció su ca­rre­ra po­lí­ti­ca en 1999 co­mo con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to viz­caíno de Ses­tao. En el 2002, fue de­sig­na­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas de Eus­ka­di. Ese mis­mo año, ETA co­lo­có una bom­ba en su co­che que le hi­zo per­der par­te de una pier­na. Dio el salto a la po­lí­ti­ca na­cio­nal de la mano de Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro, con el que lle­gó a ser nú­me­ro dos del Gru­po So­cia­lis­ta.

Su sus­ti­tu­to en la Cá­ma­ra ba­ja se­rá Jo­sé En­ri­que Serrano, ex­je­fe de ga­bi­ne­te tan­to de Fe­li­pe Gon­zá­lez co­mo de Za­pa­te­ro. Al ve­te­rano po­lí­ti­co le co­rres­pon­de el es­ca­ño por­que era el nú­me­ro 9 en las lis­tas por Ma­drid y fuen­tes de su en­torno ya avan­za­ron ha­ce unos días que no rehu­sa­ría a ocu­par­lo en ca­so de que Ma­di­na die­ra un pa­so al la­do. El pro­pio Pe­dro Sán­chez con­fir­mó ayer que cuen­ta con él a tra­vés de un men­sa­je de Twit­ter en el que tam­bién agra­de­ció a su ex­ri­val su tra­ba­jo.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Ma­di­na se sien­te muy ajeno al pro­yec­to de Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.