Go­bierno y opo­si­ción ne­go­cian en se­cre­to pos­po­ner la Cons­ti­tu­yen­te

Cien­tos de ve­ne­zo­la­nos desafía­ron ayer la prohi­bi­ción de Ma­du­ro de ma­ni­fes­tar­se

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

De­sa­fian­do al Go­bierno, que emi­tió un de­cre­to prohi­bien­do las pro­tes­tas pú­bli­cas has­ta el 2 de agos­to, cen­te­na­res de ve­ne­zo­la­nos sa­lie­ron a cor­tar ca­lles en Ca­ra­cas y en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país en una nue­va jor­na­da de «tran­ca­zos», po­cas ho­ras an­tes de unas con­tro­ver­ti­das elec­cio­nes pa­ra la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Las mo­vi­li­za­cio­nes tu­vie­ron co­mo mo­ti­vo no so­lo es­te pro­ce­so, sino el re­cru­de­ci­mien­to de la vio­len­cia, que de­jó ocho fa­lle­ci­dos en­tre el miér­co­les y la no­che del jue­ves, to­dos a ma­nos de la Guar­dia Na­cio­nal, las po­li­cías es­ta­ta­les o los pa­ra­mi­li­ta­res.

En me­dio de las pro­tes­tas, con­ti­nua­ban con ne­go­cia­cio­nes de úl­ti­mo mi­nu­to en­tre el Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro y la opo­si­ción pa­ra in­ten­tar apla­zar el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y re­tor­nar a cier­ta nor­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal.

Fuen­tes re­la­cio­na­das con es­ta ne­go­cia­ción de­cla­ra­ron en con­di­ción que am­bas par­tes ha­brían lo­gra­do un prin­ci­pio de acuer­do pa­ra la sus­pen­sión del pro­ce­so si­ne die, elec­cio­nes re­gio­na­les a fi­na­les de es­te año y mu­ni­ci­pa­les a me­dia­dos del pró­xi­mo y el in­ten­to de con­vi­ven­cia en­tre la Asam­blea Na­cio­nal y el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Esa en­ten­te, sin em­bar­go, no tie­ne la aquies­cen­cia de to­das las par­tes de la opo­si­ción ni den­tro del pro­pio cha­vis­mo y sur­ge, se­gún los mis­mos por­ta­vo­ces, del te­mor que tie­ne Ma­du­ro a que la Cons­ti­tu­yen­te no so­lo aca­be con la opo­si­ción, sino que lo con­vier­ta a él en una fi­gu­ra de­co­ra­ti­va y a Dios­da­do Ca­be­llo, nú­me­ro dos del cha­vis­mo, en el po­der real.

En el cie­rre de cam­pa­ña, Ma­du­ro lla­mó nue­va­men­te al «diá­lo­go pa­ra un acuer­do na­cio­nal» a la opo­si­ción, pe­ro afir­mó que si es­ta no quie­re dia­lo­gar, la Cons­ti­tu­yen­te «la obli­ga­rá por ley», lo que des­per­tó ma­yor ani­mad­ver­sión en las fi­las de los opo­si­to­res. Freddy Gue­va­ra, vi­ce­pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, lla­mó a sus se­gui­do­res a «aban­do­nar la ilu­sión de que Ma­du­ro va a sus­pen­der la Cons­ti­tu­yen­te».

Ne­go­cia­cio­nes en mar­cha

Las ne­go­cia­cio­nes si­guen con la me­dia­ción de Rodríguez Za­pa­te­ro y aho­ra cuen­tan con el aval de una pre­sión in­ter­na­cio­nal au­men­ta­da. A las san­cio­nes anun­cia­das por Es­ta­dos Uni­dos con­tra tre­ce fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos se su­ma­ron Mé­xi­co y Co­lom­bia, que prohi­bi­rán a las em­pre­sas de sus paí­ses ne­go­ciar con es­tos fun­cio­na­rios y con­ge­la­rán los ac­ti­vos que es­tos o sus fa­mi­lia­res pue­dan te­ner en esos paí­ses. El he­cho es iné­di­to en la historia de las san­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos con­tra ter­ce­ros, des­ta­có el in­ter­na­cio­na­lis­ta ve­ne­zo­lano Ma­riano De Al­ba.

Aje­nos a los mo­vi­mien­tos de los des­pa­chos y a la cre­cien­te re­pre­sión del apa­ra­to gu­ber­na­men­tal de Ma­du­ro, que ha de­te­ni­do a una me­dia de cua­ren­ta per­so­nas dia­rias des­de el ini­cio de las pro­tes­tas con­tra la Cons­ti­tu­yen­te, se­gún da­tos de la oe­ne­gé Fo­ro Pe­nal Ve­ne­zo­lano (FPV), que ase­gu­ra que más de 4.500 per­so­nas han si­do de­te­ni­das des­de en­ton­ces por la Po­li­cía, la Guar­dia Na­cio­nal (GNB, po­li­cía mi­li­ta­ri­za­da) y el Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de Inteligencia (Se­bin). De ellas, unas 1.200 si­guen to­da­vía en­tre re­jas en to­do el país.

Al me­nos dos cen­tra­les sin­di­ca­les (la Fe­de­ra­ción Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res Pe­tro­le­ros de Ve­ne­zue­la, Futpv, y la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Ve­ne­zue­la, CTV) anun­cia­ron que pro­se­gui­rán in­de­fi­ni­da­men­te la huel­ga ge­ne­ral que la opo­si­ción con­vo­có por 48 ho­ras, miér­co­les y jue­ves, y que se­gún sus or­ga­ni­za­do­res tu­vo un cum­pli­mien­to de 92%, di­fí­cil de eva­luar en la prác­ti­ca.

MI­GUEL GU­TIÉ­RREZ EFE

Un hom­bre ha­ce guar­dia en una ca­lle atran­ca­da ayer en Ca­ra­cas, a pe­sar de las prohi­bi­cio­nes del Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.