Trump ful­mi­na a su je­fe de ga­bi­ne­te y lo sus­ti­tu­ye por John Kelly

El nue­vo fias­co le­gis­la­ti­vo con el Oba­ma­ca­re au­men­ta los ner­vios en la Ca­sa blan­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - F. E.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, nom­bró ayer por sor­pre­sa co­mo su nue­vo je­fe de ga­bi­ne­te al ge­ne­ral John Kelly en sus­ti­tu­ción de Rein­ce Prie­bus, quien ha­bía si­do ob­je­to de du­ras crí­ti­cas por par­te del re­cién de­sig­na­do di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes de la Ca­sa Blan­ca, Ant­hony Sca­ra­muc­ci. En un men­sa­je pu­bli­ca­do en su cuen­ta de Twit­ter, agra­de­ció «su ser­vi­cio y de­di­ca­ción al país» a Prie­bus. «¡Jun­tos lo­gra­mos mu­chas co­sas y es­toy or­gu­llo­so de él!», sub­ra­yó. Se­gún los me­dios, el ya ex­je­fe de ga­bi­ne­te ha­bría pre­sen­ta­do su di­mi­sión es­te jue­ves, algo que Trump no pre­ci­só.

La sa­li­da de Prie­bus se pro­du­ce una se­ma­na des­pués de la de Sean Spi­cer co­mo por­ta­voz pre­si­den­cial y la de­sig­na­ción de Sca­ra­muc­ci, con lo que se cie­rra una re­no­va­ción im­por­tan­te en la Ca­sa Blan­ca tras los pri­me­ros seis me­ses de Trump co­mo pre­si­den­te.

In­sul­tos de Sca­ra­muc­ci

Ho­ras an­tes del anun­cio, el di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción ha­bía echa­do más ga­so­li­na al fue­go que él mis­mo pren­dió al acu­sar a Prie­bus de fil­tra­dor. Sca­ra­muc­ci eli­gió pa­ra ello una con­ver­sa­ción con un pe­rio­dis­ta que lo ha­bía cri­ti­ca­do en las re­des so­cia­les. Y se des­pa­chó a gus­to: «Prie­bus es un pu­to pa­ra­noi­co es­qui­zo­fré­ni­co al que va­mos a echar», avan­zó con un re­per­to­rio de vul­ga­ri­da­des que ha asom­bra­do en Washington.

Sca­ra­muc­ci, que ape­nas lle­va una se­ma­na en el car­go, tam­bién ata­có al di­rec­tor de Es­tra­te­gia, Ste­ve Ban­non, del que de­jó en­tre­ver que bus­ca crear­se un per­fil pro­pio al mar­gen del pre­si­den­te.

En Washington, la ver­sión más ex­ten­di­da es que el Go­bierno es un bar­co a la de­ri­va en el que el pre­si­den­te no pa­ra de ata­car a su pro­pia tri­pu­la­ción: ha puen­tea­do a Rex Ti­ller­son, ame­na­za e in­sul­ta a Jeff Ses­sions por su pa­pel en el Ru­sia­ga­te, cri­ti­ca al se­cre­ta­rio de Sa­ni­dad por ser in­ca­paz de apro­bar la de­ro­ga­ción del Oba­ma­ca­re.

La ven­gan­za de McCain

Pre­ci­sa­men­te es­te úl­ti­mo asun­to no ha he­cho más que agra­var la di­vi­sión in­ter­na en la Ca­sa Blan­ca. Ca­si un año ha tar­da­do John McCain en co­brar­se la ven­gan­za de los in­sul­tos y des­pre­cios que le de­di­có Trump du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do el se­na­dor por Ari­zo­na pu­so en du­da la idoneidad del mag­na­te co­mo pre­si­den­te y es­te le res­pon­dió po­nien­do en du­da su con­di­ción de hé­roe de gue­rra tras ha­ber­se pa­sa­do un año pre­so en Viet­nam.

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses, McCain ha si­do una chi­ni­ta en el za­pa­to de Trump, cues­tio­nan­do mu­chas de sus de­ci­sio­nes. Por eso sor­pren­dió su reapa­ri­ción en el Se­na­do el mar­tes, re­cién ope­ra­do de un tu­mor ce­re­bral. Y más cuan­do vo­tó a fa­vor de abrir el de­ba­te pa­ra de­ro­gar el Oba­ma­ca­re, una pro­me­sa de Trump en la que no ha pa­ra­do de co­lec­cio­nar fra­ca­sos.

La de­ci­sión de McCain impactó a bue­na par­te de sus se­gui­do­res, que le re­cor­da­ron que cien­tos de mi­les de per­so­nas con pro­ble­mas de sa­lud si­mi­la­res a los su­yos se que­da­rían sin co­ber­tu­ra mé­di­ca si se de­ro­ga­ba una de las le­yes es­te­la­res de Oba­ma.

Ayer, el se­na­dor por Ari­zo­na te­nía en la mano la de­ci­sión fi­nal pa­ra con­se­guir la anu­la­ción par­cial del de­cre­to. Pe­ro es­ta vez no les fa­lló a los su­yos y di­jo no a la de­ci­sión pre­si­den­cial. Su vo­to, jun­to con el de las se­na­do­ras Li­sa Mur­kows­ki y Su­san Co­llins, frus­tró al pre­si­den­te, que ame­na­zó con de­jar mo­rir el Oba­ma­ca­re me­dian­te la fal­ta de fon­dos.

REUTERS

McCain jus­ti­fi­có su no al Oba­ma­ca­re por­que el nue­vo plan no ga­ran­ti­za­ba una co­ber­tu­ra mí­ni­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.