El fin de la au­to­no­mía pre­si­den­cial

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional -

Ha­ce un par de años Do­nald Trump hi­zo una bro­ma des­con­si­de­ra­da so­bre el his­to­rial mi­li­tar del se­na­dor John McCain, que se ha­bía pro­nun­cia­do en con­tra de su can­di­da­tu­ra a las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas. A McCain lo cap­tu­ra­ron en Viet­nam y pa­só cin­co años en la te­mi­ble pri­sión de Hoa Lo (mo­te­ja­da sar­cás­ti­ca­men­te co­mo «El Hil­ton de Ha­noi») don­de fue tor­tu­ra­do re­pe­ti­da­men­te. Lo que di­jo Trump fue que no po­día en­ten­der que a McCain se le con­si­de­ra­se un hé­roe por ha­ber si­do un pri­sio­ne­ro de gue­rra. Él —que no fue a Viet­nam— pre­fe­ría «a los hé­roes que no se de­jan co­ger».

Dos años des­pués, la bro­ma le ha cos­ta­do ca­ra. La ven­gan­za es un pla­to que se sir­ve frío y McCain no se es­for­zó por di­si­mu­lar su sa­tis­fac­ción al pro­nun­ciar el vo­to cru­cial con el que el Se­na­do re­cha­za­ba la pro­pues­ta del pre­si­den­te pa­ra echar aba­jo par­tes de la re­for­ma sa­ni­ta­ria de Ba­rack Oba­ma (co­no­ci­da co­mo Oba­ma­ca­re).

Tam­po­co los me­dios nor­te­ame­ri­ca­nos —ca­si to­dos con­tra­rios a Trump— se es­for­za­ban ayer por di­si­mu­lar su sa­tis­fac­ción. Apar­te de su va­lor en sí, el Oba­ma­ca­re es el sím­bo­lo de la pre­via Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma y su su­per­vi­ven­cia se­ría el ejem­plo más cla­ro del fra­ca­so de la de Trump.

Pe­ro evi­den­te­men­te no es por es­to por lo que McCain ha vo­ta­do en con­tra. Apar­te de la opor­tu­ni­dad de de­vol­vér­se­la a Trump, lo que el se­na­dor pre­ten­día era res­ta­ble­cer la au­to­ri­dad del par­ti­do fren­te al pre­si­den­te, de­jan­do en evi­den­cia su fal­ta de ha­bi­li­dad ne­go­cia­do­ra y su in­ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner de acuer­do a las dis­tin­tas fac­cio­nes del par­ti­do. La re­be­lión de tres se­na­do­res (McCain y las dos se­na­do­ras que le acom­pa­ña­ron vo­tan­do no) pue­de pa­re­cer po­ca co­sa pe­ro la im­por­tan­cia sim­bó­li­ca del ges­to es con­si­de­ra­ble y anun­cia, de he­cho, el fin de la au­to­no­mía de Trump res­pec­to a su par­ti­do. A par­tir de aho­ra, el pre­si­den­te pue­de es­pe­rar mu­chas más em­bos­ca­das co­mo es­ta.

¿Es­tá a sal­vo, en­ton­ces, el Oba­ma­ca­re? Es muy pro­ba­ble. Trump no pue­de arries­gar­se a otra hu­mi­lla­ción en es­te asun­to. Es­ta úl­ti­ma pro­pues­ta era ya so­lo un in­ten­to de sal­var la ca­ra, por­que la sus­ti­tu­ción del Oba­ma­ca­re por otro sis­te­ma me­nos es­ta­ta­lis­ta era una de sus pro­me­sas elec­to­ra­les más no­to­rias. Y si bien el gru­po re­pu­bli­cano to­da­vía po­dría pre­sen­tar otra pro­pues­ta, vis­tas las di­vi­sio­nes in­ter­nas, no se­ría fá­cil. En­tre los re­pu­bli­ca­nos va ex­ten­dién­do­se la te­sis, enun­cia­da por McCain en su ex­pli­ca­ción de vo­to, de que el Oba­ma­ca­re es tan cos­to­so y es­tá tan mal pen­sa­do que «se de­rrum­ba­rá» y des­apa­re­ce­rá por sí so­lo sin ne­ce­si­dad de su­pri­mir­lo.

Sue­na a re­sig­na­ción. El Oba­ma­ca­re es, efec­ti­va­men­te, muy ca­ro pa­ra lo que ofre­ce, pe­ro su co­lap­so siem­pre se­rá más cos­to­so que apun­ta­lar­lo con nue­vas le­yes. Ade­más de que re­ti­rar a mi­llo­nes de per­so­nas un de­re­cho ad­qui­ri­do es mu­cho más di­fí­cil que otor­gár­se­lo. Por to­do ello, el Oba­ma­ca­re tie­ne aho­ra mu­chas po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir. En to­do ca­so, lo me­nos que se pue­de de­cir es que, en es­tos mo­men­tos, pa­re­ce go­zar de me­jor sa­lud que la pro­pia pre­si­den­cia de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.