Los pa­pe­les de Pa­na­má aca­ban con el pri­mer mi­nis­tro pa­kis­ta­ní

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - JA­VIER CAS­TRO, F. E.

Un año de in­ves­ti­ga­cio­nes des­pués de sa­lir a la luz los pa­pe­les de Pa­na­má, la má­xi­ma au­to­ri­dad ju­di­cial pa­kis­ta­ní, el Tri­bu­nal Su­pre­mo, in­ha­bi­li­tó ayer al pri­mer mi­nis­tro Na­waz Sha­rif por co­rrup­ción. Una ho­ra des­pués, él mis­mo di­mi­tió del car­go. El je­fe del Eje­cu­ti­vo, un is­la­mis­ta mo­de­ra­do con am­plio res­pal­do po­pu­lar, ocul­tó su fortuna a tra­vés de una em­pre­sa de su hi­jo en el ex­tran­je­ro an­tes de con­cu­rrir a las elec­cio­nes en el 2013. No es la pri­me­ra vez que in­ves­ti­gan a Sha­rif y a su en­torno por co­rrup­ción.

Se que­da así a un año de ter­mi­nar la le­gis­la­tu­ra, una ha­za­ña que no ha lo­gra­do nin­gún man­da­ta­rio del país des­de su in­de­pen­den­cia en 1947. La reac­ción de Sha­rif, que se li­mi­tó a aca­tar la sen­ten­cia, aun­que con «fuer­tes re­ser­vas», re­sul­ta tran­qui­li­za­do­ra. El ejér­ci­to, acos­tum­bra­do a to­mar el po­der en me­dio de las

cri­sis po­lí­ti­cas, no se pro­nun­ció tras co­no­cer­se la no­ti­cia. Sí lo hi­zo el fis­cal ge­ne­ral, Ash­tar Au­saf Ali, que con­fir­mó que la con­de­na no se po­día re­cu­rrir. El aho­ra ex pri­mer mi­nis­tro que­da in­ha­bi­li­ta­do de por vi­da tras el fa­llo uná­ni­me de los cin­co jue­ces que for­man el tri­bu­nal.

El in­for­me ju­di­cial mues­tra que Sha­rif no in­clu­yó en su de­cla­ra­ción de bie­nes los ac­ti­vos de una com­pa­ñía de su hi­jo en los Emi­ra­tos Ára­bes, sub­ra­yan­do la «enor­me dis­pa­ri­dad» en­tre los in­gre­sos de la fa­mi­lia y su ni­vel de vi­da. Ade­más, el juz­ga­do ins­tó al Bu­ró de Res­pon­sa­bi­li­dad Na­cio­nal, el or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble de com­ba­tir la co­rrup­ción, a de­man­dar a Sha­rif jun­to a sus hi­jos Ha­san, Hu­sain y Mar­yam (can­di­da­ta a su­ce­der­le en las elec­cio­nes del 2018), ade­más de al ma­ri­do de es­ta, pa­ra in­ves­ti­gar sus pro­pie­da­des en Londres y sus so­cie­da­des en pa­raí­sos fis­ca­les.

Acos­tum­bra­do a caer

Sha­rif ga­nó tres elec­cio­nes y fue de­pues­to del po­der en tres oca­sio­nes. La pri­me­ra, en 1993, aca­bó con la di­so­lu­ción del Par­la­men­to. Des­pués, en 1999, fue apar­ta­do tras un gol­pe de Es­ta­do. Aho­ra la co­rrup­ción aca­ba por ter­ce­ra vez con su man­da­to. En­tre me­dias pa­só por la cár­cel, por el exi­lio y pro­ta­go­ni­zó las pri­me­ras prue­bas nu­clea­res de Pa­kis­tán.

Tras la re­so­lu­ción ju­di­cial de ayer, ce­le­bra­da por la opo­si­ción, el Par­la­men­to que­da en es­pe­ra de un nue­vo Go­bierno, y la Li­ga Mu­sul­ma­na de Pa­kis­tán par­te co­mo fa­vo­ri­ta pa­ra re­pe­tir ga­bi­ne­te. La mar­cha del pri­mer mi­nis­tro acre­cien­ta la ines­ta­bi­li­dad de Pa­kis­tán, su­mi­do en una cri­sis ener­gé­ti­ca, con el te­rro­ris­mo en al­za y en me­dio de un cli­ma de cre­cien­tes ten­sio­nes con la In­dia, Af­ga­nis­tán y con EE.UU.

Na­waz Sha­rif que­da in­ha­bi­li­ta­do de por vi­da y no po­drá con­cu­rrir a las elec­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.