Char­lie di­ce adiós una se­ma­na an­tes de cum­plir un año

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - RI­TA ÁL­VA­REZ DE TUDELA

Char­lie Gard no ha lle­ga­do a cum­plir un año. Lo ha­bría he­cho den­tro de una se­ma­na, el 4 de agos­to, pe­ro mu­rió ayer, po­co des­pués de ser­le re­ti­ra­da la res­pi­ra­ción asis­ti­da. Char­lie, que ya no llo­ra­ba, se mar­chó en el hos­pi­cio lon­di­nen­se al que lo ha­bían tras­la­da­do des­de el hos­pi­tal. «Nues­tro pre­cio­so be­bé se ha ido. Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de ti, Char­lie», es­cri­bía ayer su ma­dre, Con­nie Ya­tes, en un es­cue­to co­mu­ni­ca­do en el que se des­pe­día de su hi­jo por el que tan­to ha­bía lu­cha­do.

Jus­to el día an­tes un juez del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Londres ha­bía de­ter­mi­na­do que el pe­que­ño te­nía que ser tras­la­da­do a un cen­tro es­pe­cia­li­za­do en en­fer­mos ter­mi­na­les. No de­jó que fue­ra a su ca­sa, co­mo era el de­seo de sus pa­dres, de­bi­do a los com­pli­ca­dos y es­pe­cia­li­za­dos cui­da­dos a los que era so­me­ti­do pa­ra man­te­ner­lo con vi­da. El pro­pio hos­pi­tal de Great Or­mond Street des­car­tó esa al­ter­na­ti­va y ofre­ció tras­la­dar­lo a otro cen­tro es­pe­cia­li­za­do en cui­da­dos pa­lia­ti­vos. Ya­tes no ocul­tó su en­fa­do cuan­do les fue ne­ga­do «su úl­ti­mo de­seo».

El lu­nes an­te­rior ya ha­bían re­nun­cia­do al via­je a Es­ta­dos Uni­dos por el que ella y su ma­ri­do tan­to ha­bían lu­cha­do. Am­bos to­ma­ron la de­ci­sión al em­peo­rar el sín­dro­me de ago­ta­mien­to mi­to­con­drial.

El be­bé ape­nas po­día ya mo­ver­se, ver o llo­rar, si­tua­ción a la que se su­mó el re­sul­ta­do de las úl­ti­mas prue­bas mé­di­cas que no eran na­da es­pe­ran­za­do­ras.

La de­ses­pe­ra­ción de la fa­mi­lia por cu­rar al pe­que­ño des­per­tó una ola de so­li­da­ri­dad mun­dial, lla­ma­da «el Ejér­ci­to de Char­lie» que re­cau­dó más de 1,350 mi­llo­nes de li­bras (1,5 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra cos­tear un tra­ta­mien­to al­ter­na­ti­vo con el doc­tor Mi­chio Hi­rano en Es­ta­dos Uni­dos, que vo­ló al Reino Uni­do. Los pa­dres ha­bían de­po­si­ta­do en ello sus úl­ti­mas es­pe­ran­zas.

Otros de los que tam­bién los apo­ya­ron fue­ron el pa­pa Fran­cis­co, que los acom­pa­ñó con sus ora­cio­nes, y el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.