La ne­ce­si­dad de un men­sa­je cla­ro, ro­tun­do e inequí­vo­co

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes -

El 27 de ma­yo del 2015, sie­te di­ri­gen­tes de FIFA fue­ron de­te­ni­dos en el Ho­tel Baur Au Lach de Zú­rich. Ese mis­mo día, Lo­ret­ta Lynch, fis­cal ge­ne­ral de Es­ta­dos Uni­dos; Ja­mes Co­mey, di­rec­tor del FBI y Ri­chard We­ber, res­pon­sa­ble de ac­cio­nes cri­mi­na­les de la agen­cia tri­bu­ta­ria, ex­pli­ca­ban en rue­da de pren­sa la ope­ra­ción: tras dé­ca­das de sos­pe­chas y una in­ves­ti­ga­ción que se ha­bía pro­lon­ga­do du­ran­te más de 12 años, ha­bían con­se­gui­do prue­bas de co­rrup­ción, eva­sión fis­cal y blan­queo de ca­pi­ta­les en el seno de la FIFA. En lu­gar de pro­mo­cio­nar el de­por­te, los di­ri­gen­tes de FIFA ha­bían ex­plo­ta­do su po­si­ción a cam­bio de efec­ti­vo de com­pa­ñías que bus­ca­ban con­tra­tos ge­ne­ran­do un frau­de de más 150 mi­llo­nes de dó­la­res.

Las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas ex­pli­ca­ron pú­bli­ca­men­te quie­nes eran las víc­ti­mas de la co­rrup­ción en el fút­bol: las jó­ve­nes li­gas en los paí­ses en vías de desa­rro­llo que se be­ne­fi­cian de los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por los de­re­chos del fút­bol y, por su­pues­to, los cien­tos de mi­llo­nes de se­gui­do­res de es­te de­por­te. Por eso, pe­dían a FIFA una su­per­vi­sión más ho­nes­ta y ma­ni­fes­ta­ban su de­seo de que el ca­so sir­vie­se pa­ra mar­car un nue­vo co­mien­zo en los ór­ga­nos que go­bier­nan el fút­bol. Un men­sa­je cla­ro, ro­tun­do e inequí­vo­co.

Dos días más tar­de, Jo­seph Blat­ter era ele­gi­do nue­va­men­te pre­si­den­te de la FIFA. Cua­tro des­pués pre­sen­ta­ba su di­mi­sión y du­ran­te los me­ses su­ce­si­vos se ini­cia­ron pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les con­tra di­ri­gen­tes de dis­tin­tas fe­de­ra­cio­nes y aso­cia­cio­nes de fút­bol en paí­ses di­fe­ren­tes. La in­ha­bi­li­ta­ción de Blat­ter y del mis­mo Mi­chel Pla­ti­ni, pre­si­den­te de la UEFA, po­nía ba­jo sos­pe­cha a to­do el fút­bol mun­dial. Sin em­bar­go, la elec­ción de Gian­ni In­fan­tino en fe­bre­ro del 2016 co­mo pre­si­den­te de FIFA pa­re­cía sig­ni­fi­car un nue­vo co­mien­zo pa­ra una or­ga­ni­za­ción ba­jo sos­pe­cha. Sin em­bar­go, rá­pi­da­men­te se le aso­ció con prác­ti­cas pa­sa­das y con­duc­tas po­co éti­cas.

La FIFA pue­de afir­mar que es­tá en el ca­mino co­rrec­to pa­ra lim­piar su ima­gen, pe­ro el men­sa­je del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos per­ma­ne­ce in­tac­to: los pro­ble­mas del fút­bol van mu­cho más allá de los pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les abier­tos. Han cam­bia­do los pro­ta­go­nis­tas, pe­ro se du­da si real­men­te han va­ria­do los com­por­ta­mien­tos en­rai­za­dos du­ran­te dé­ca­das.

Y aho­ra, la lla­ma­da ope­ra­ción Sou­le por la que se in­ves­ti­ga la su­pues­ta co­mi­sión de los de­li­tos de ad­mi­nis­tra­ción des­leal, apro­pia­ción in­de­bi­da y/o es­ta­fa, fal­se­dad do­cu­men­tal y co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res en el seno de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fut­bol, acer­ca esa reali­dad in­ter­na­cio­nal a la es­ce­na do­més­ti­ca.

Se ha­ce ne­ce­sa­rio un men­sa­je cla­ro, ro­tun­do e inequí­vo­co, acom­pa­ña­do de las ac­cio­nes opor­tu­nas que per­mi­tan ase­gu­rar el buen fun­cio­na­mien­to de una fe­de­ra­ción que des­pués de ver­se ro­dea­da de múl­ti­ples po­lé­mi­cas, pa­sa a ser ob­je­to de in­ves­ti­ga­ción en un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial que no ha he­cho más que co­men­zar. Na­da más gra­ve. Y al igual que en el FIFA­ga­te, los pro­ble­mas reales van más allá de las con­se­cuen­cias in­me­dia­tas de un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial. Es­tá en jue­go la cre­di­bi­li­dad del de­por­te y tam­bién la cre­di­bi­li­dad de los res­pon­sa­bles de su ad­mi­nis­tra­ción, ges­tión y su­per­vi­sión. Es­te no pue­de ser el de­por­te lla­ma­do a me­jo­rar la so­cie­dad.

En­ri­que Gó­mez Bas­ti­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.