Mú­si­ca cul­ta y na­tu­ra­le­za pu­ra en A Ulloa

Crea­ron la aso­cia­ción Quer­cus So­no­ra que or­ga­ni­za el cer­ta­men Fes­tiu­lloa des­de ha­ce una dé­ca­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - X. R. PENOUCOS

San­dra Go­ded es bió­lo­ga y apa­sio­na­da de la mú­si­ca y Ru­di Es­te­ban es vio­li­nis­ta y le en­can­ta to­do lo re­la­cio­na­do con la na­tu­ra­le­za. La pa­re­ja re­si­día en Ma­drid y ha­ce diez años que de­ci­die­ron de­jar la gran ciu­dad pa­ra re­ti­rar­se a la tran­qui­li­dad de Ga­li­cia es­ta­ble­cién­do­se en An­tas de Ulla. Am­bos crea­ron la aso­cia­ción Quer­cus So­no­ra, cu­yos fi­nes prin­ci­pa­les son di­fun­dir la mú­si­ca clá­si­ca y re­po­blar te­rre­nos que com­pran o que les ce­den con es­pe­cies au­tóc­to­nas, ade­más de ha­cer cam­pa­ñas de lim­pie­za de ríos o te­rre­nos. «Es cu­rio­so que a ca­da uno nos apa­sio­ne el tra­ba­jo del otro y por lo tan­to no es de ex­tra­ñar que aca­bá­ra­mos jun­tos», di­cen sin di­si­mu­lar una son­ri­sa.

Los mo­ti­vos por el que eli­gie­ron Ga­li­cia pa­ra es­ta­ble­cer­se fue­ron esen­cial­men­te la na­tu­ra­le­za y que la ma­dre de Ru­di es na­tu­ral de An­tas. «Ru­di ya ve­nía con fre­cuen­cia a Re­ga­dío, lu­gar na­tal de su ma­dre, y yo vi­ne va­rias ve­ces y des­de que pi­sé A Ulloa por pri­me­ra vez me apa­sio­na­ron por com­ple­to sus bos­ques, por lo que aho­ra quie­ro de­fen­der­los y pro­mo­cio­nar­los», di­jo San­dra Go­ded.

Uno de los pri­me­ros pa­sos que die­ron tras crear la aso­cia­ción Quer­cus So­no­ra fue ini­ciar un pro­yec­to de re­po­blar bos­ques en te­rre­nos que ad­qui­rie­ron o que les ce­die­ron. «En la ac­tua­li­dad con­ta­mos con 88 so­cios que pa­gan una cuo­ta mí­ni­ma ca­si sim­bó­li­ca de 10 eu­ros y que es­tán re­par­ti­dos por to­da Es­pa­ña. Con ese di­ne­ro asu­mi­mos los gas­tos de la aso­cia­ción, esen­cial­men­te com­prar te­rreno. Por el mo­men­to es­ta­mos re­po­blan­do dos hec­tá­reas y que­re­mos se­guir cre­cien­do», se­ña­ló San­dra Go­ded.

El mis­mo año que lle­ga­ron a

Lu­go ya de­ci­die­ron or­ga­ni­zar un fes­ti­val de mú­si­ca clá­si­ca. «Nos pa­re­cía ade­cua­do acer­car es­te ti­po de mú­si­ca a la zo­na ru­ral y co­mo Ru­di ya te­nía ex­pe­rien­cia en es­te ti­po de even­tos de­ci­di­mos or­ga­ni­zar Fes­tiu­lloa. Las co­sas nos sa­lie­ron muy bien des­de el pri­mer mo­men­to y con lo que re­cau­da­mos en ca­da even­to fi­nan­cia­mos el si­guien­te», ex­pli­có San­dra Go­ded.

La fi­lo­so­fía del fes­ti­val es que las ac­tua­cio­nes se ce­le­bren en lo­ca­li­za­cio­nes em­ble­má­ti­cas de A Ulloa y que sean gra­tui­tas, ca­da asis­ten­te pue­de do­nar lo que con­si­de­re opor­tuno. «Bus­ca­mos siem­pre lu­ga­res con historia y en­can­to y es­te año di­mos un pa­so más al con­se­guir que se ce­le­bre uno de los con­cier­tos, el del do­min­go día 5, en el Cas­ti­llo de Pam­bre, que abri­rá por pri­me­ra vez sus puer­tas a la mú­si­ca clá­si­ca», di­jo San­dra Go­ded.

El cer­ta­men cuen­ta en ca­da edi­ción con gran­des mú­si­cos a ni­vel in­ter­na­cio­nal y mu­chos re­pi­ten. «Es algo muy es­pe­cial, ya que nin­guno de los ar­tis­tas co­bra na­da, so­lo nos ha­ce­mos car­go de la es­tan­cia. Es mu­cho más que un lu­jo con­tar con ar­tis­tas de ta­lla mun­dial co­mo los vio­li­nis­tas Ch­ris­tian Bor, de Ho­lan­da, y el ru­so Sku­na­tov. El pri­me­ro ya vino en seis oca­sio­nes al fec­ti­val y el se­gun­do se es­tre­na­rá es­te año», di­jo San­dra Go­ded, pa­ra aña­dir que «la ver­dad es que for­ma­mos una fa­mi­lia en la que es­ta­mos tan uni­dos que ar­tis­tas de to­da Es­pa­ña, Ho­lan­da, Cu­ba, Reino Uni­do o Ru­sia, ade­más de ac­tuar de ma­ne­ra de­sin­te­re­sa­da son so­cios de Quer­cus So­no­ra».

Fes­tiu­lloa cum­ple una dé­ca­da de exis­ten­cia y nun­ca con­tó con ayu­da de nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción. Por fin es­te año con­ta­rán con res­pal­do de los con­ce­llos de Pa­las de Rei, Mon­te­rro­so y An­tas de Ulla y de la Dipu­tación. «Siem­pre nos au­to­fi­nan­cia­mos, pe­ro en es­ta oca­sión de­ci­die­ron apo­yar­nos y acep­ta­mos en­can­ta­dos».

Las ac­ti­vi­da­des de la aso­cia­ción no se li­mi­tan úni­ca­men­te a la mú­si­ca y la re­cu­pe­ra­ción de es­pe­cies au­tóc­to­nas, tam­bién par­ti­ci­pan en ac­tua­cio­nes re­la­cio­na­das con la con­ser­va­ción del me­dio am­bien­te co­mo la re­ti­ra­da de ba­su­ra de ríos de la zo­na o de al­gu­nos lu­ga­res del ru­ral en los que se vier­ten re­si­duos de ma­ne­ra in­con­tro­la­da, pa­ra lo que cuen­tan con la co­la­bo­ra­ción de ve­ci­nos de la zo­na. «Nos apa­sio­na po­der man­te­ner in­tac­to un lu­gar tan na­tu­ral co­mo A Ulloa y pa­ra ello rea­li­za­mos va­rias cam­pa­ñas en­ca­mi­na­das esen­cial­men­te a re­ti­rar re­si­duos», ex­pre­só San­dra Go­ded.

Fes­tiu­lloa tam­bién ser­vi­rá pa­ra dar a co­no­cer va­rios lu­ga­res con historia de A Ulloa co­mo los pe­tro­gli­fos del Mon­te Fa­re­lo, ade­más de mos­trar­les a los vi­si­tan­tes pro­ce­den­tes de to­do el mun­do los rin­co­nes más re­cón­di­tos de una co­mar­ca de in­te­rior.

Ru­di Es­te­ban, iz­quier­da, to­can­do el vio­lín du­ran­te una ac­tua­ción en en pa­sa­do fes­ti­val Fes­tiu­lloa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.