Tras re­cu­rrir la re­for­ma pa­ra la rup­tu­ra ex­prés con Es­pa­ña, Ra­joy ga­ran­ti­za que no ha­brá re­fe­ren­do

Re­cu­rre an­te el Cons­ti­tu­cio­nal con­tra la rup­tu­ra ex­prés de Ca­ta­lu­ña con Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - GON­ZA­LO BAREÑO

«El Go­bierno ve­la por la le­ga­li­dad y de­fien­de las ins­ti­tu­cio­nes au­to­nó­mi­cas ca­ta­la­nas y a sus fun­cio­na­rios, que no pue­den ser uti­li­za­dos en una ac­tua­ción con­tra­ria a de­re­cho». Ma­riano Ra­joy jus­ti­fi­có ayer de esa ma­ne­ra el re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pre­sen­ta­do por el Eje­cu­ti­vo, tras con­sul­tar al Con­se­jo de Es­ta­do, con­tra la re­for­ma del re­gla­men­to del Par­la­men­to ca­ta­lán que fa­ci­li­ta la rup­tu­ra in­me­dia­ta con Es­pa­ña. Lo que pre­ten­de la Ge­ne­ra­li­tat con esa ma­nio­bra, se­gún Ra­joy, es «apro­bar por trá­mi­te de ur­gen­cia y sin las más ele­men­ta­les ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas las le­yes con las que se pre­ten­de li­qui­dar la so­be­ra­nía na­cio­nal, la Cons­ti­tu­ción y el pro­pio Es­ta­tu­to». Y en ese em­pe­ño, se­gún di­jo, «se pue­de es­tar vul­ne­ran­do el de­re­cho de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de la mi­no­ría par­la­men­ta­ria».

Con­fía en el apo­yo de Sán­chez

Du­ran­te una rue­da de pren­sa en la Mon­cloa en la que hi­zo ba­lan­ce de su ges­tión po­lí­ti­ca an­tes de ir­se de va­ca­cio­nes, Ra­joy ex­pli­có que la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, co­mu­ni­có pre­via­men­te la pre­sen­ta­ción del re­cur­so a sus in­ter­lo­cu­to­res en el PSOE y en Ciu­da­da­nos. Pe­se a las acu­sa­cio­nes de in­mo­vi­lis­mo so­bre Ca­ta­lu­ña que le lan­za Pe­dro Sán­chez, y al re­cha­zo del PSOE a me­di­das co­mo la ame­na­za de pa­ra­li­zar el cré­di­to a Ca­ta­lu­ña si vul­ne­ra la ley, Ra­joy es­tá con­ve­ni­do de que en las «de­ci­sio­nes im­por­tan­tes» ha­brá to­tal acuer­do con los so­cia­lis­tas.

Y an­te el cre­cien­te desafío del pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, vol­vió a ser con­tun­den­te al ase­gu­rar que el 1 de oc­tu­bre «no ha­brá re­fe­ren­do de au­to­de­ter­mi­na­ción por­que es ile­gal y va con­tra la ar­qui­tec­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal de Ca­ta­lu­ña». Aun así, in­sis­tió en que man­tie­ne la dis­po­si­ción al diá­lo­go con el úni­co mar­gen de que la so­be­ra­nía na­cio­nal no pue­de dis­cu­tir­se. «Na­die pue­de pre­ten­der que ne­go­cie la rup­tu­ra de una Cons­ti­tu­ción que no es patrimonio mío, ni del Go­bierno, ni si­quie­ra del Par­la­men­to; es del con­jun­to de to­dos los es­pa­ño­les», se­ña­ló.

El Go­bierno es­tá con­ven­ci­do de que el Cons­ti­tu­cio­nal in­va­li­da­rá las le­yes que fa­ci­li­ta­rían la in­de­pen­den­cia ex­prés y que, por tan­to, el re­fe­ren­do no po­drá ce­le­brar­se. Su hi­pó­te­sis es que, an­te ese blo­queo, la Ge­ne­ra­li­tat aca­ba­rá con­vo­can­do unas nue­vas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, que po­drían ha­cer­se coin­ci­dir con la fe­cha del 1 de oc­tu­bre. Pe­ro Ra­joy no qui­so aven­tu­rar ayer en pú­bli­co esa po­si­bi­li­dad. Se­ña­ló que a él nun­ca le ha gus­ta­do ade­lan­tar los co­mi­cios y que la fe­cha de las elec­cio­nes ca­ta­la­nas es fa­cul­tad ex­clu­si­va de Puig­de­mont.

Ra­di­ca­lis­mo y exa­ge­ra­ción

En to­do ca­so, el tiem­po pa­ra esa so­lu­ción que evi­ta­ría un con­flic­to de gra­ví­si­mas con­se­cuen­cias se ago­ta, por­que el pla­zo má­xi­mo pa­ra que las elec­cio­nes se con­vo­quen pa­ra el 1 de oc­tu­bre es el 8 de agos­to, den­tro de po­co más de una se­ma­na. Ra­joy se mos­tró in­di­rec­ta­men­te op­ti­mis­ta y pu­so ya la vista en lo que ocu­rri­rá al día si­guien­te del 1 de oc­tu­bre, ase­gu­ran­do que se­rá ne­ce­sa­rio «re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad». «Me­su­ra, mo­de­ra­ción y sen­ti­do co­mún, eso es lo que tie­ne que ve­nir des­pués del 1 de oc­tu­bre», di­jo, y aña­dió que ya ha ha­bla­do so­bre ese es­ce­na­rio, sin concretar na­da con el so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez y con otros di­ri­gen­tes.

Lo que al Go­bierno no le pa­re­ce nor­mal es que un pre­si­den­te au­to­nó­mi­co co­mo Car­les Puig­de­mont an­ti­ci­pe que va a des­obe­de­cer al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y a in­cum­plir las le­yes, por­que eso es «una mues­tra de ra­di­ca­lis­mo y una exa­ge­ra­ción». Algo, que, se­gún di­jo, «no pue­de ocu­rrir en un país ci­vi­li­za­do». No se pue­de con­sen­tir que ha­ya go­bier­nos que se sal­ten la ley, ex­pli­có, por­que en­ton­ces «¿con qué au­to­ri­dad se le pue­de de­cir un ciu­da­dano que cum­pla la ley?».

Pro­si­guen los in­te­rro­ga­to­rios. La Guar­dia Ci­vil to­mó de­cla­ra­ción ayer a otros dos al­tos car­gos ca­ta­la­nes en re­la­ción con los pre­pa­ra­ti­vos del re­fe­ren­do: la je­fa de Co­mu­ni­ca­ción de la Con­se­je­ría de Ex­te­rio­res, An­na Mo­las (en el cen­tro, en la fo­to), y el di­rec­tor ge­ne­ral de Di­fu­sión, Ig­na­si Ge­no­vés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.