Ca­ta­lu­ña quie­re eli­mi­nar el cas­ti­go fí­si­co y en Te­xas se acep­ta en las es­cue­las

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

So­lo en 44 paí­ses del mun­do se ve­ta ex­pre­sa­men­te el cas­ti­go cor­po­ral a me­no­res, in­clu­so de sus pa­dres, en­tre ellos Es­pa­ña, aun­que la ley acep­ta una co­rrec­ción pro­por­cio­nal an­te una si­tua­ción pun­tual. Eli­mi­nar del or­de­na­mien­to es­te ges­to dis­cre­cio­nal no pa­re­ce del to­do sen­ci­llo: Fran­cia se ne­gó a ha­cer­lo en el 2015 y en Ca­ta­lu­ña, a pe­sar de que el Sín­dic (Va­le­dor) re­co­men­da­ba qui­tar­lo de su Có­di­go Ci­vil, por el mo­men­to no se ha con­se­gui­do; has­ta el pa­pa Fran­cis­co de­fien­de un ca­che­te de un pa­dre «aun­que nun­ca en la ca­ra».

En el otro ex­tre­mo se en­cuen­tra el es­ta­do de Te­xas (EE. UU.), don­de tres es­cue­las es­ta­ble­cie­ron pa­ra el pró­xi­mo cur­so un gol­pe con una pa­la de ma­de­ra a los ni­ños que se por­ten mal. En es­te ca­so, los pa­dres de­ben de­ci­dir al ma­tri­cu­lar a sus hi­jos si pue­den re­ci­bir ese cas­ti­go o no.

Pro­ce­so pro­to­co­li­za­do

En al­gu­nos paí­ses la de­nun­cia de un me­nor so­bre po­si­bles ma­los tra­tos —aun­que sea una bo­fe­ta­da— si­gue un pro­to­co­lo muy com­ple­to, que per­mi­te ade­lan­tar­se a las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes. En Su­da­mé­ri­ca hay una ad­mi­nis­tra­ción muy ga­ran­tis­ta con el me­nor y exi­ge que los pro­fe­sio­na­les que lo tra­ten ten­gan ex­pe­rien­cia en es­tos ca­sos, pa­ra evi­tar du­pli­ci­da­des y ser más efi­caz en la de­tec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.