Sal­var a la ma­dre Jua­na

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - FER­NAN­DO ÓNEGA

Es­ta historia so­lo tie­ne una for­ma de aná­li­sis: ¿us­ted qué ha­ría? Es­te cro­nis­ta, des­de lue­go, ha­ría lo mis­mo: es­ca­par de un vio­len­to ma­chis­ta; ha­cer lo im­po­si­ble por no en­tre­gar­le los hi­jos y, si fue­se ve­cino de Jua­na, ofre­cer­le pro­tec­ción

Po­cas ve­ces las lá­gri­mas de una ma­dre con­mo­vie­ron tan­to a un país. Esa ma­dre se lla­ma Jua­na Ri­vas. Es la mu­jer mal­tra­ta­da por su ma­ri­do ita­liano, lo lle­vó a los tri­bu­na­les en el 2009, con­si­guió que fue­ra con­de­na­do, se re­con­ci­lia­ron, con­ti­nuó el mal­tra­to, ella es­ca­pó del in­fierno con sus dos hi­jos y aho­ra es la con­de­na­da: una jue­za de fa­mi­lia de Gra­na­da le apli­có la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal y es­te miér­co­les de­bía en­tre­gar a sus hi­jos al ma­ri­do aco­sa­dor. Jua­na se ne­gó, co­mo creo que ha­ría cual­quier ma­dre, y se pu­so en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. La ola de so­li­da­ri­dad desata­da fue in­me­dia­ta: to­do el pue­blo de Ma­ca­re­na, sus ve­ci­nos, co­lo­ca­ron en sus por­ta­les un le­tre­ro de au­to­de­nun­cia: «Jua­na es­tá en mi ca­sa». Es la ver­sión ac­tual de Fuen­teo­ve­ju­na, to­dos a una en de­fen­sa y en­cu­bri­mien­to de Jua­na.

Es­ta historia so­lo tie­ne una for­ma de aná­li­sis, que es pre­gun­tar: ¿us­ted qué ha­ría? Es­te cro­nis­ta, des­de lue­go, ha­ría lo mis­mo: es­ca­par de un vio­len­to ma­chis­ta; ha­cer lo im­po­si­ble por no en­tre­gar­le los hi­jos y, si fue­se ve­cino de Jua­na, ofre­cer­le un lu­gar en el que se pu­die­ra pro­te­ger de los guar­dias que vie­nen a qui­tar­le sus hi­jos. ¿Es eso un ac­to de desobe­dien­cia a la Jus­ti­cia? Na­tu­ral­men­te, pe­ro hay si­tua­cio­nes en que la re­bel­día y la desobe­dien­cia es­tán hu­ma­na­men­te jus­ti­fi­ca­das. Las po­drán con­de­nar los có­di­gos, pe­ro las jus­ti­fi­ca la con­cien­cia hu­ma­ni­ta­ria. De ahí que aho­ra cho­quen apa­ra­to­sa­men­te las le­yes y los sen­ti­mien­tos. De ahí que aho­ra sea po­si­ble po­ner a to­da una co­mu­ni­dad en con­tra de una de­ci­sión ju­di­cial.

Se le plan­teó al pre­si­den­te del Go­bierno y no pu­do es­ca­par de esa sen­si­bi­li­dad: «A las per­so­nas hay que en­ten­der­las y com­pren­der­las y lue­go es­tá to­do lo de­más». Qui­zá un pre­si­den­te no pue­de ir más allá: no pue­de jus­ti­fi­car la re­bel­día an­te una de­ci­sión ju­di­cial, pe­ro tam­po­co pue­de jus­ti­fi­car algo que sue­na a in­jus­ti­cia y a agra­vio aña­di­do a to­do lo que su­frió Jua­na Ri­vas. Me que­do, por lo tan­to, con su in­ten­ción de en­ten­der a una per­so­na que su­fre lo que Jua­na ha su­fri­do. Y no quie­ro pre­gun­tar si un je­fe de Go­bierno pue­de ha­cer algo más, por­que se­ría in­ci­tar­le a in­fluir en la Jus­ti­cia, que es la ile­ga­li­dad que fal­ta en es­ta historia.

Lo úni­co que quie­ro es de­nun­ciar a la le­gis­la­ción mis­ma, que ha­ce pre­va­le­cer el dis­cu­ti­ble de­re­cho de un mal­tra­ta­dor so­bre el in­dis­cu­ti­ble de­re­cho de las víc­ti­mas. Lo úni­co que pre­ten­do es ha­cer lle­gar a los jue­ces que no pue­de ha­ber se­cues­tro don­de so­lo hay ne­ce­si­dad de li­brar a dos cria­tu­ras de un ser vio­len­to. Y lo úni­co que pre­ten­do es pre­gun­tar si se sa­be qué quie­ren esos ni­ños. ¿Quie­ren se­guir con su ma­dre? ¿Quie­ren vol­ver con su pa­dre? Si se oye­se a los ni­ños, se evi­ta­rían mu­chas lá­gri­mas. Y se­ría más fá­cil el ofi­cio de juez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.