Ma­di­na y el PSOE ro­to

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - XO­SÉ CARLOS CANEIRO

Ayer anun­ció el dipu­tado Eduardo Ma­di­na, hom­bre pre­pon­de­ran­te del PSOE, que di­mi­te co­mo dipu­tado. Fue can­di­da­to a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral y per­dió: ahí co­men­zó su mar­ti­rio. Pe­ro aún es­ta­ba vi­vo: por­que en po­lí­ti­ca so­lo de­jas de exis­tir cuan­do di­mi­tes de ver­dad, o sea, cuan­do te vas asu­mien­do una de­rro­ta (elec­to­ral o per­so­nal).

Fe­ne­ció po­lí­ti­ca­men­te en el mo­men­to que apos­tó por Su­sa­na Díaz fren­te a Pe­dro Sán­chez. Hay en­cru­ci­ja­das en las que uno de­be que­dar­se quie­to. No mo­ver­se. La po­si­bi­li­dad de que al­guien le arre­ba­ta­se a Sán­chez el li­de­ra­to no exis­tía: por­que Sán­chez enar­bo­la­ba la ban­de­ra del odio al PP, y esa, des­afor­tu­na­da­men­te, la com­pra cual­quier mi­li­tan­te del PSOE. Ahí es­tá ins­ta­la­do el jeroglífico de Sán­chez. Y de ahí no va a sa­lir. Yo no le au­gu­ro de­ma­sia­dos éxi­tos. Pe­ro uno es es­cri­tor (un fic­cio­na­dor) y pue­de equi­vo­car­se.

El so­cia­lis­mo es­tá par­ti­do por la mi­tad. La hen­di­du­ra la co­men­zó Za­pa­te­ro y la con­ti­nuó es­te Sán­chez am­bi­guo en to­do, me­nos en por­tar el es­tan­dar­te del ren­cor con­tra to­da de­re­cha. Los bue­nos y los ma­los. El ma­ni­queís­mo es­tú­pi­do que ha per­fi­la­do en el pa­sa­do la peor historia de Es­pa­ña.

Na­ción de na­cio­nes, di­ce Sán­chez en un mo­men­to crí­ti­co por mor del de­li­rio ca­ta­lán: esa Ca­ta­lu­ña que fue go­ber­na­da por la de­re­cha du­ran­te dé­ca­das (¿o aca­so pien­sa Sán­chez que los Pu­jol, Mas y Puig­de­mont son con­mi­li­to­nes?).

El PSOE vi­ve el caos per­pe­tuo, y lo de Ma­di­na ha si­do la ra­ti­fi­ca­ción exac­ta de es­ta evi­den­cia: un so­cia­lis­mo en de­ri­va y sin fu­tu­ro. No so­lo eso, aña­do, el san­che­cis­mo ac­túa co­mo ta­pón pa­ra una iz­quier­da mo­de­ra­da, dis­tin­ta a la de Igle­sias y su fac­ción ex­tre­ma. Al PP, que pa­sa un mo­men­to de­li­ca­do, lo ima­gino tran­qui­lo es­pe­ran­do la pró­xi­ma re­co­gi­da de vo­tos. Ca­da día tie­ne más es­pa­cio en el cen­tro, ese que po­drían ocu­par po­lí­ti­cos con per­fil si­mi­lar a Ma­di­na. Pe­ro Ma­di­na ha di­cho bas­ta. Bas­ta al sec­ta­ris­mo que Sán­chez ha im­pues­to en el gru­po par­la­men­ta­rio y en la di­rec­ción. Bas­ta al re­van­chis­mo. Bas­ta al in­sul­to de los que pien­san que ser so­cia­lis­ta es ser de Po­de­mos.

El PSOE es­tá ro­to. Es el pa­so pre­vio a es­tar muer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.