«Iros a bus­car co­cre­tas»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - FRAN­CIS­CO RÍOS

«Pues si la Aca­de­mia ha acep­ta­do iros, no sé qué tie­ne de ma­lo fúr­bol». «No le de­te­ne­mos por eso, se­ñor Vi­llar». El diá­lo­go, evi­den­te­men­te apó­cri­fo, es una mues­tra del ni­vel del de­ba­te en las re­des so­cia­les so­bre la de­ci­sión de la Aca­de­mia de acep­tar iros co­mo va­rian­te de la se­gun­da per­so­na del plu­ral del im­pe­ra­ti­vo de ir­se. El tra­to que re­ci­be en esos ám­bi­tos cual­quier de­ci­sión de la RAE, des­de la que es de ca­jón has­ta la más dis­cu­ti­ble, es in­mi­se­ri­cor­de. Un tuit, no muy so­bra­do de ele­gan­cia, sin­te­ti­za lo ocu­rri­do es­tos días: «1. La RAE di­ce que la for­ma co­rrec­ta es idos. 2. La gen­te pa­sa de su cu­lo y di­ce iros. 3. La RAE acep­ta iros. 4. La gen­te se en­fa­da». Al­gu­nos crí­ti­cos con la Aca­de­mia se sien­ten alu­di­dos y se enojan de nue­vo por­que, ase­gu­ran, ya an­tes usa­ban idos.

Al­gún ob­ser­va­dor pers­pi­caz ad­vier­te en In­ter­net que, por fin, mu­chos ha­blan­tes em­pie­zan a de­cir

idos en vez de iros. En la mis­ma lí­nea, pe­ro pa­san­do de la iro­nía al hu­mor, otro atri­bu­ye a la Aca­de­mia un tuit en el que es­ta re­ve­la que to­do era una bro­ma y que el ob­je­ti­vo era ver si la gen­te se en­te­ra­ba de una vez de que la for­ma co­rrec­ta es idos.

Uno de los te­mas re­cu­rren­tes pa­ra ata­car a la Aca­de­mia es la su­pues­ta in­clu­sión en el Dic­cio­na­rio de co­cre­ta, que nun­ca es­tu­vo allí, ni es­tá, ni es pre­vi­si­ble que lle­gue a en­trar ja­más: «Nor­mal que la RAE acep­te iros, co­cre­ta y mur­cié­ga­lo. Pa­ra em­pe­zar acep­ta­ron a Pé­rez Re­ver­te». A otro que agi­ta la co­cre­ta le res­pon­de un ter­ce­ro que el Dic­cio­na­rio no re­gis­tra esa voz, pe­ro el en­men­da­do tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra, aun­que con pe­cu­liar sin­ta­xis: «Cier­to, era al­món­di­ga, es que ya, al fi­nal, uno se lía, pe­ro va­mos que pa­ra la pri­ma­ve­ra la ten­dre­mos». Más gra­cia tie­ne el au­tor de es­te diá­lo­go, aun­que sin de­jar de tro­pe­zar en las co­cre­tas: «¿Di­ga?». «¿Es us­ted Se­ño Ma­til­de, pro­fe­so­ra de len­gua en el 87?». «Sí, ¿quién es us­ted?». «¿Re­cuer­da aquel ce­ro por po­ner “Iros a bus­car co­cre­tas”?».

Un re­pa­so fi­nal a los pro­nun­cia­mien­tos de lin­güis­tas es­pon­tá­neos dis­gus­ta­dos por la man­ga an­cha de los aca­dé­mi­cos: «La RAE acep­ta “Ha­ber si me mue­ro”»; «La RAE acep­ta las san­da­lias con cal­ce­ti­nes»; «La RAE acep­ta “Emo­si­do En­ga­ña­do”».

Qué pe­na que no se apro­ve­chen más es­tos es­pa­cios pú­bli­cos pa­ra el de­ba­te se­reno, don­de se apor­ten ar­gu­men­tos y re­fle­xio­nes. Cla­ro que pa­ra eso hay que te­ner opi­nio­nes fun­da­das y ra­zo­na­mien­tos só­li­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.