Ga­li­cia, na­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinion - JO­SÉ LUIS MEILÁN GIL

Exis­te acuer­do en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos en con­si­de­rar el 25 de ju­lio co­mo fies­ta de Ga­li­cia, aun­que se di­fie­ra en su de­no­mi­na­ción. Otra co­sa es có­mo la ce­le­bran. Que­dó pa­ten­te ha­ce unos días, re­fle­jan­do la reali­dad po­lí­ti­ca: por un la­do, el par­ti­do en el Go­bierno; y por otro, los par­ti­dos en la opo­si­ción, ca­da uno a su ma­ne­ra, in­clu­so den­tro de una mis­ma for­ma­ción. Un pun­to co­mún de en­cuen­tro es tam­bién el Es­ta­tu­to de au­to­no­mía, que los am­pa­ra, cu­yo ar­tícu­lo pri­me­ro re­co­no­ce a Ga­li­cia co­mo na­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca. El ad­je­ti­vo, que no fi­gu­ra­ba en los Es­ta­tu­tos vas­co y ca­ta­lán y des­pués se ha po­pu­la­ri­za­do, obe­de­cía a la ra­zón por la que se apro­bó la dis­po­si­ción tran­si­to­ria se­gun­da de la Cons­ti­tu­ción que, sin nom­brar­las, se re­fie­re a Ca­ta­lu­ña, País Vas­co y Ga­li­cia. Tu­vo co­mo pre­tex­to la apro­ba­ción en re­fe­ren­do de un Es­ta­tu­to du­ran­te la Cons­ti­tu­ción de 1931. Di­go pre­tex­to, o ha­bi­li­dad, por­que Ga­li­cia no era el pro­ble­ma y la re­fe­ren­cia a ese da­to ob­je­ti­vo era de fá­cil acep­ta­ción por la iz­quier­da y na­cio­na­lis­tas. Ese re­co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­cio­nal lle­va­ba con­si­go que Ga­li­cia ten­dría Par­la­men­to, sin es­tar obli­ga­da a pa­sar nin­gu­na pre­via y di­fí­cil adua­na. Se apro­bó cuan­do Alian­za Po­pu­lar es­ta­ba to­da­vía le­jos de su me­ta­noia au­to­nó­mi­ca. De aquel de­ri­va to­do el pro­ce­so au­to­nó­mi­co. Cons­ti­tu­ye un patrimonio que, co­mo mí­ni­mo, no de­be­ría ser mi­nus­va­lo­ra­do.

Pe­ro so­bre ello se ha mon­ta­do un re­la­to, una na­rra­ción que se cons­tru­ye a par­tir de he­chos, re­in­ter­pre­tán­do­los al ser­vi­cio de un in­te­rés de­ter­mi­na­do, ideo­ló­gi­co o po­lí­ti­co y que ha en­con­tra­do aco­mo­do en es­ta eta­pa pos­mo­der­na de la pos­ver­dad. Es el con­ta­do por el pre­si­den­te Fei­joo en el ac­to de en­tre­ga de una me­da­lla a los «pa­dres del Es­ta­tu­to», los in­te­gran­tes de la «Co­mi­sión dos De­za­seis» a los que fe­li­ci­tó co­mo «pre­cur­so­res das ins­ti­tu­cións ga­le­gas, que tei­ma­ron pa­ra que es­te país ti­ve­ra Par­la­men­to e au­to­go­berno». El re­la­to vol­vió a re­pro­du­cir­lo la al­cal­de­sa de Mon­do­ñe­do al ha­cer la tra­di­cio­nal ofren­da de Ga­li­cia. Aque­lla co­mi­sión fue con­se­cuen­cia de la con­vo­ca­to­ria del pre­si­den­te la Xun­ta, res­pal­da­da y en­co­mia­ble, pa­ra in­cor­po­rar a los tra­ba­jos pre­pa­ra­ti­vos del tex­to es­ta­tu­ta­rio a fuer­zas que ca­re­cían de re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. No im­por­ta al re­la­to que el re­gla­men­to pa­ra el tra­ba­jo de la co­mi­sión es­ta­ble­cie­se li­te­ral­men­te que su la­bor con­sis­tía en sis­te­ma­ti­zar las pro­pues­tas re­ci­bi­das en aque­lla lla­ma­da a la co­la­bo­ra­ción. El re­la­to se apun­ta a que era el pro­yec­to que la Asam­blea de par­la­men­ta­rios de­bía re­mi­tir, sin más, al Con­gre­so de los Dipu­tados.

No va­le la pe­na re­ve­lar otras sor­pre­sas. Si se trae a co­la­ción es por­que, cual­quie­ra que sea el fi­nal de la de­ri­va se­ce­sio­nis­ta, «la cues­tión ca­ta­la­na» se­gui­rá pen­dien­te y han em­pe­za­do a avan­zar­se pro­pues­tas pa­ra un re­co­no­ci­mien­to sin­gu­lar de Ca­ta­lu­ña y el País Vas­co. La sin­gu­la­ri­dad cons­ti­tu­cio­nal de Ga­li­cia co­rre el ries­go de eva­po­rar­se, co­mo algo que fue tran­si­to­rio. A Na­zón de Breo­gán no de­be­ría que­dar en un me­ro re­la­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.