La po­li­cía aler­ta del au­men­to de ro­bos en pi­sos los fi­nes de se­ma­na

Con­si­de­ra fun­da­men­tal no con­tar las va­ca­cio­nes en las re­des so­cia­les Una víc­ti­ma: «La sen­sa­ción que ten­go es de im­po­ten­cia y mie­do»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - JOSÉ MANUEL PAN

Los lu­nes se pre­sen­tan mu­chas de­nun­cias por los ro­bos co­me­ti­dos en el fin de se­ma­na

El úl­ti­mo in­for­me de la pa­tro­nal del se­gu­ro Unes­pa re­ve­la que la pro­ba­bi­li­dad de su­frir un ro­bo en Galicia es un 50 % in­fe­rior a la del con­jun­to de Es­pa­ña. Ese diag­nós­ti­co coin­ci­de con los úl­ti­mos da­tos de cri­mi­na­li­dad, de prin­ci­pios de año, en los que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior si­túa a Galicia co­mo una de las co­mu­ni­da­des más se­gu­ras: la cuar­ta de Es­pa­ña con me­nos ro­bos con fuer­za en do­mi­ci­lios, so­lo por de­trás de Ex­tre­ma­du­ra, As­tu­rias y La Rio­ja. No se es­pe­ran gran­des va­ria­cio­nes en el nú­me­ro de de­li­tos re­la­cio­na­dos con ata­ques al patrimonio es­te ve­rano, pe­ro sí po­dría re­gis­trar­se un re­pun­te en la es­ta­dís­ti­ca de asal­tos a pi­sos en al­gu­nas ciu­da­des, en es­pe­cial los fi­nes de se­ma­na. Es­to es de­bi­do en gran par­te a que los re­si­den­tes en esos pi­sos apro­ve­chan la lle­ga­da del buen tiem­po y las va­ca­cio­nes pa­ra tras­la­dar­se a zo­nas de pla­ya o a se­gun­das vi­vien­das.

«En los me­ses de ve­rano, los lu­nes son siem­pre días de tra­mi­ta­ción de de­nun­cias por ro­bos co­me­ti­dos du­ran­te el fin de se­ma­na y que los due­ños del pi­so des­cu­bren cuan­do re­gre­san el do­min­go por la no­che», ex­pli­ca un in­ves­ti­ga­dor po­li­cial, quien de to­das for­mas acla­ra que ni de le­jos se es­tá pro­du­cien­do una si­tua­ción co­mo la ocu­rri­da en los úl­ti­mos ve­ra­nos con olea­das de ro­bos en pi­sos y es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les de A Co­ru­ña y de San­tia­go.

El ro­bo del fin de se­ma­na es más ha­bi­tual de lo que pa­re­ce, ex­pli­ca la mis­ma fuen­te. Los de­lin­cuen­tes es­tu­dian una de­ter­mi­na­da zo­na, un ba­rrio o una ca­lle y com­prue­ban si hay mo­vi­mien­tos en las vi­vien­das o si, por el con­tra­rio, no hay ac­ti­vi­dad. Los ex­per­tos po­li­cia­les ad­vier­ten de lo im­por­tan­te que es no ofre­cer sig­nos que in­di­quen que el pi­so va a es­tar va­cío, aun­que so­lo sea uno o dos días. «Los la­dro­nes es­tán siem­pre pen­dien­tes de esos de­ta­lles», in­di­can las fuen­tes con­sul­ta­das, que dis­tin­guen en­tre los de­lin­cuen­tes que rom­pen la puer­ta con una pa­lan­que­ta y los más es­pe­cia­li­za­dos que ape­nas cau­san des­tro­zos pa­ra en­trar en una vi­vien­da, pe­ro se lle­van ob­je­tos de gran va­lor. Uno de los in­ves­ti­ga­do­res se­ña­la que «los la­dro­nes es­pe­cia­li­za­dos van so­bre to­do a las jo­yas de oro y al di­ne­ro. Ape­nas to­can otras co­sas de la ca­sa. No se lle­van te­le­vi­so­res ni or­de­na­do­res gran­des. Co­gen lo que pue­den ven­der en el mer­ca­do ne­gro y el oro que pue­den fun­dir».

Es­te ti­po de de­lin­cuen­tes sue­len ac­tuar en gru­pos más o me­nos or­ga­ni­za­dos. Son ban­das que pa­san muy po­co tiem­po en los lu­ga­res en los que dan sus gol­pes. So­lo lo im­pres­cin­di­ble pa­ra exa­mi­nar los ob­je­ti­vos y com­pro­bar cuá­les son los me­jo­res mo­men­tos pa­ra ro­bar. Su gran mo­vi­li­dad di­fi­cul­ta la la­bor de los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les por­que nun­ca se que­dan en la zo­na des­pués del asal­to. «A ve­ces re­co­rren gran­des dis­tan­cias por ca­rre­te­ra pa­ra re­gre­sar a sus ba­ses», co­men­ta un agen­te. Ha­ce unos ve­ra­nos la Po­li­cía Na­cio­nal con­si­guió des­ar­ti­cu­lar a una ban­da ex­tran­je­ra que es­ta­ba des­va­li­jan­do los pi­sos de la ciu­dad de A Co­ru­ña. Asal­ta­ron cen­te­na­res de vi­vien­das, y siem­pre ope­ra­ban du­ran­te los fi­nes de se­ma­na. Cuan­do fue­ron de­te­ni­dos se su­po que por la se­ma­na re­si­dían en Bar­ce­lo­na y los vier­nes ate­rri­za­ban en Al­ve­dro. Da­ban los gol­pes y re­gre­sa­ban el lu­nes a la ca­pi­tal ca­ta­la­na, otra vez en avión.

RAMÓN LEIRO

Pi­sos des­va­li­ja­dos. La ima­gen pos­te­rior a un ro­bo, co­mo es­te ocu­rri­do en mar­zo en un pi­so de Pon­te­ve­dra, es la de la de­ses­pe­ra­ción. Las víc­ti­mas des­cu­bren to­do re­vuel­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.