El pre­cio del pul­po se des­bo­ca por la fuer­te de­man­da de los tu­ris­tas

Hos­te­le­ros y pul­pei­ras tra­tan por to­dos los me­dios evitar subidas sin per­der di­ne­ro

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada -

Un cóc­tel ex­plo­si­vo de re­duc­ción de cap­tu­ras, au­men­to de la de­man­da, pro­li­fe­ra­ción de ope­ra­do­res, nue­vos con­su­mi­do­res y el arro­lla­dor mains­tream —ver­sión hips­ter del «a don­de vas to­lo»— que ha pues­to de mo­da el pul­po, va ca­mino de ha­cer de es­te ce­fa­ló­po­do un ar­tícu­lo de lu­jo. Más de lo que ya lo es. Hos­te­le­ros, res­tau­ra­do­res y pul­pei­ras si­guen in­ten­tan­do in­ge­niár­se­las pa­ra no per­der di­ne­ro y con­te­ner subidas de pre­cios en ta­pas, pla­tos y ra­cio­nes que en al­gu­nos lo­ca­les —no es lo más ha­bi­tual, cier­to— se sir­ven ya a 17 eu­ros. Es lo que se pa­gó en A Co­ru­ña por una ra­ción gran­de y con­tun­den­te, con ca­che­los, de ta­ma­ño su­fi­cien­te pa­ra co­mer dos per­so­nas y que­dar sa­tis­fe­chas, pe­ro de las que ya ape­nas se ven so­bre las me­sas de los res­tau­ran­tes.

Por Galicia ade­lan­te la hor­qui­lla de pre­cios va des­de los 7 u 8 eu­ros que se abo­nan en los pues­tos de pul­po de Ou­ren­se, a los 13 de A Co­ru­ña, San­tia­go o Carballo, o los 14 o 15 de San­xen­xo, pa­san­do por los 12 del tor­ti­pul­po de Mea­ño, y otros 12 de Ri­bei­ra, don­de se pue­de co­mer por 10, co­mo en Mu­ros.

Aho­ra bien, las di­men­sio­nes no son aho­ra tan es­tán­dar co­mo an­tes. Los 250 gra­mos que acos­tum­bra­ba a te­ner una ra­ción ya no son tan­tos. Los pla­tos son más pe­que­ños o van me­nos lle­nos, la ti­je­ra ya no cor­ta tan ale­gre­men­te sin cal­cu­lar cen­tí­me­tros —«al­gun­has ta­lla­das dei­xan pa­sar a luz», iro­ni­za un con­su­mi­dor—, el acei­te no em­pa­pa tan­to, o lo que an­tes era me­dia ra­ción aho­ra se tie­ne por en­te­ra.

Aguan­tan y re­sis­ten por­que «no pue­des su­bir», apun­ta Car­los López des­de la Pul­pei­ra de Alla­riz. «Tie­nes fies­tas y fe­rias a pre­su­pues­to ce­rra­do y no vas a cam­biar­los por­que suba el pro­duc­to», aña­de. Así que no le que­da otra que se­guir ven­dien­do a 9 eu­ros la ra­ción —a 15 si es la do­ble— de un pro­duc­to que «ha subido ca­si un eu­ro es­ta se­ma­na».

Que­dar a pre

«¡Non me fa­gas cho­rar!», res­pon­de ex­pre­si­va­men­te un hostelero com­pos­te­lano cuan­do se le in­ter­pe­la por el pre­cio del pul­po. A al­go más de 14 eu­ros, sin IVA, es­tá pa­gan­do aho­ra el pul­po nú­me­ro 3, de en­tre 2 y 3 ki­los de pe­so, el más de­man­da­do por la res­tau­ra­ción. Si­gue pi­dien­do 13 eu­ros por la ra­ción de 250 gra­mos, pe­ro «non vou di­cir que per­do car­tos, pe­ro que­da­mos a pre», se­ña­la. Por­que de los tres ki­los es­ca­sos de pul­po, hay que des­con­tar la mer­ma que su­fre el pro­duc­to que vie­ne con­ge­la­do —un 15 % me­nos—, la su­cie­dad de la ca­be­za, el acei­te de oli­va pa­ra ali­ñar, el pi­men­tón de la Ve­ra, el gas y la mano de obra... Lo di­cho, «un ar­tícu­lo de lu­xo», apun­ta es­te em­pre­sa­rio que pre­fie­re per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to, pe­ro que ha­bla con el pe­so de dis­pen­sar al año unas cuan­tas to­ne­la­das de pul­po en su res­tau­ran­te.

Ex­pli­ca­ción sim­ple

La rá­pi­da es­ca­la­da del pre­cio ha es­ca­ma­do a los hos­te­le­ros más sus­pi­ca­ces, que sos­pe­chan de una es­pe­cie de ma­qui­na­ción pa­ra re­te­ner las exis­ten­cias y ha­cer que suba el cos­te. Pe­ro la ex­pli­ca­ción es mu­cho me­nos holly­woo­dia­na. Es sim­ple. Tan sim­ple co­mo la sim­ple ley de la ofer­ta y la de­man­da.

En Galicia, tra­di­cio­nal con­su­mi­do­ra de pul­po, ca­da vez se pi­de más. Las hor­das de tu­ris­tas que des­em­bar­can en sue­lo ga­lle­go pa­re­cen lle­gar ávi­das de pul­po, por más que «non o sai­ban co­mer», pues al­gu­nos le re­ti­ran la piel y las ven­to­sas y, por su­pues­to, con los ex­tre­mos de los ten­tácu­los ni se arries­gan. Ya lo di­ce Ja­vier Can­te­ro, en­car­ga­do de la pul­pei­ra A Fei­ri­ña, si­tua­da en el cas­co his­tó­ri­co de Ou­ren­se: «Vie­nen por­tu­gue­ses, fran­ce­ses, in­gle­ses... Mu­chos no ha­blan cas­te­llano, pe­ro to­dos sa­ben de­cir pul­po per­fec­ta­men­te», ase­gu­ra.

Ex­tran­je­ros que lo co­men en Galicia, pe­ro que ca­da vez más lo re­cla­man en sus paí­ses de ori­gen. Así lo ase­gu­ra Con­ge­la­dos Trou­lo, que des­de Rá­ba­de (Lugo) im­por­ta pul­po des­de Ma­rrue­cos y Mau­ri­ta­nia pa­ra sur­tir a hos­te­le­ría y pul­pei­ras: «Se es­tán de­tec­tan­do nue­vos mer­ca­dos, co­mo Fran­cia, Ale­ma­nia, Corea y EE. UU., que in­cre­men­tan la de­man­da mien­tras que los ca­la­de­ros son los mis­mos». Son los mis­mos y, ade­más, pro­du­cen me­nos. Ha ha­bi­do un des­cen­so de cap­tu­ras, es­pe­cial­men­te en las dos úl­ti­mas ma­reas, de di­ciem­bre y ju­nio, que no han da­do pa­ra cu­brir una de­man­da que se man­tie­ne ele­va­da, apun­tan des­de Pes­ca­dos Gal­mar.

Y esa caí­da se pro­du­ce cuan­do el pro­duc­to se ha ex­pan­di­do tam­bién en el su­per­mer­ca­do. Si an­tes so­lo se en­con­tra­ba en la pes­ca­de­ría, aho­ra es­tá en li­nea­les en dis­tin­tas pre­sen­ta­cio­nes: «Fres­co, con­ge­la­do, co­ci­do re­fri­ge­ra­do, tro­cea­do, ra­xos suel­tos...», apun­tan des­de Con­ge­la­dos Trou­lo. En de­fi­ni­ti­va, que si an­tes fue el vino aho­ra es el pul­po. Es­tá de mo­da.

In­for­ma­ción ela­bo­ra­da por S. Se­ran­tes, E. Mou­zo, M. Vázquez, D. Ce­la, M. Gago, P. Blan­co, S. Gon­zá­lez, A. Ger­pe, S. An­tón E. Abuín.

ÁLVARO VAQUERO

El pul­po va ca­mino de con­ver­tir­se en un ar­tícu­lo de lu­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.