El se­men de los ga­lle­gos es el de me­jor ca­li­dad de Es­pa­ña

El se­men de los ga­lle­gos si­gue sien­do de los de ma­yor ca­li­dad de Es­pa­ña

La Voz de Galicia (Lugo) - - Portada - MATEO CASAL CA­RRO, R. R.

Mal­for­ma­cio­nes ge­ni­ta­les o cán­ce­res de tes­tícu­los tam­bién de­ri­van de es­ta con­ta­mi­na­ción

El hom­bre oc­ci­den­tal es­tá en de­cli­ve. Sus es­per­ma­to­zoi­des son ca­da vez me­nos y más pe­re­zo­sos. Se­gún re­ve­la un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad He­brea de Jerusalén, pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na, en­tre el 1993 y el 2011 la con­cen­tra­ción me­dia pa­só de 99 mi­llo­nes por mi­li­li­tro de es­per­ma por mues­tra a 47 mi­llo­nes. Un des­cen­so de más de la mi­tad. El tra­ba­jo no es más que la cons­ta­ta­ción de otros pre­ce­den­tes que, de for­ma inexo­ra­ble, apun­tan en la mis­ma di­rec­ción. Por ello, la OMS, «adap­tán­do­se a los tiem­pos», es­ta­ble­ció en el 2010 co­mo nor­mal 15 mi­llo­nes de es­per­ma­to­zoi­des por eya­cu­la­do, re­du­cien­do con­si­de­ra­ble­men­te la me­dia.

Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en el diag­nós­ti­co y, des­de ha­ce al­gún tiem­po, tam­bién en la cau­sa. To­do afec­ta: el es­trés, el ta­ba­co... pe­ro, so­bre to­do, la con­ta­mi­na­ción quí­mi­ca. Así lo con­clu­yó un es­tu­dio rea­li­za­do du­ran­te diez años por el Ins­ti­tu­to Mar­qués de Fer­ti­li­dad y el CSIC. La cla­ve ra­di­ca en los dis­rup­to­res en­do­cri­nos o es­tro­gé­ni­cos, unas sus­tan­cias quí­mi­cas que al­te­ran el sis­te­ma hor­mo­nal y que ac­túan co­mo hor­mo­nas fe­me­ni­nas.

En los paí­ses oc­ci­den­ta­les su pre­sen­cia es cla­ra, al con­tra­rio que otras zo­nas co­mo Asia, Amé­ri­ca La­ti­na o Áfri­ca. En Es­pa­ña su­ce­de lo mis­mo. Los ga­lle­gos, al no po­seer gran­des po­los de la in­dus­tria quí­mi­ca, go­zan de se­men de ca­li­dad y can­ti­dad y se co­lo­can a la ca­be­za a ni­vel na­cio­nal, se­gún re­ve­ló el ci­ta­do es­tu­dio. Pe­ro zo­nas in­dus­trial­men­te desa­rro­lla­das co­mo Ca­ta­lu­ña o País Vas­co su­fren la pre­sen­cia de re­si­duos quí­mi­cos que con­ta­mi­nan los ali­men­tos y da­ñan el es­per­ma.

«Las mu­je­res que in­gie­ren es- tas sus­tan­cias trans­mi­ten du­ran­te el em­ba­ra­zo es­ta con­ta­mi­na­ción al fe­to y pa­sa a los tes­tícu­los», ex­pli­ca Juan G. Ál­va­rez, res­pon­sa­ble de la clí­ni­ca An­dro­gén, pro­fe­sor co­ru­ñés de Bio­lo­gía Re­pro­duc­ti­va en la Uni­ver­si­dad de Har­vard y coau­tor del es­tu­dio. «Es­tos tes­tícu­los es­tán des­ti­na­dos a te­ner una pro­duc­ción es­per­má­ti­ca más ba­ja», ex­pli­ca.

Le­che ma­ter­na

Los pro­duc­tos quí­mi­cos se acu­mu­lan en la gra­sa ma­ter­na y en las ma­mas. «Se de­mos­tró en la le­che ma­ter­na de las mu­je­res de A Co­ru­ña, que te­nían me­nos dis­rup­to­res en­do­cri­nos que las de Bar­ce­lo­na», di­ce el doc­tor Ál­va­rez. Y si la le­che ma­ter­na es­tá con­ta­mi­na­da, tam­bién lo es­ta­rá la san­gre, la pla­cen­ta y el fu­tu­ro ni­ño.

La tam­bién co­ru­ñe­sa Ma­ri­sa López-Tei­jón, di­rec­to­ra del es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Mar­qués, pro­fun­di­za en el te­ma. La in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca ha he­cho es­tra­gos en el es­per­ma de la po­bla­ción de Ta­rra­go­na. Den­tro de su la­bor pe­ri­cial en ba­se a las de­nun­cias rea­li­za­das, enun­cia: «Los va­ro­nes que tra­ba­jan en la pe­tro­quí­mi­ca tie­nen el se­men nor­mal. Son los hi­jos de las ma­dres que vi­ven en ese en­torno los que lo tie­nen mal», cuen­ta. Por ello es evi­den­te que la ca­li­dad de los es­per­ma­to­zoi­des es mu­cho peor en los jó­ve­nes que en los ma­yo­res. Y no so­lo eso, en es­ta zo­na hay más abor­tos, es­te­ri­li­dad, ni­ños con mal­for­ma­cio­nes ge­ni­ta­les..., in­clu­so cán­ce­res de tes­tícu­los. En Galicia, el por­cen­ta­je de ni­ños que na­cen con mal­for­ma­cio­nes ge­ni­ta­les es del l,1 %. En Ca­ta­lu­ña, co­rro­bo­ra la doc­to­ra López-Tei­jón, es­tá en un 7 %.

«Que ha­cen fal­ta más es­tu­dios es una fra­se que uti­li­zan siem­pre to­dos los cien­tí­fi­cos, un vo­ca­blo co­mo to­que de hu­mil­dad. Pe­ro eso no es ver­dad, es­to es­tá más que de­mos­tra­do y hay que pa­sar a la fa­se de to­mar me­di­das», afir­ma la doc­to­ra López-Tei­jón. A la es­pe­ra de po­lí­ti­cas glo­ba­les —aún muy le­ja­nas— que li­mi­ten es­tos quí­mi­cos, po­co se pue­de ha­cer. «A las mu­je­res de Ca­ta­lu­ña, qué les voy a de­cir... ¡ve­nid a Co­ru­ña!», cuen­ta Juan G. Ál­va­rez en­tre ri­sas.

Fu­tu­ro in­de­ci­so

La pro­duc­ción de es­per­ma es­tá en ca­pa caí­da. Pe­se a ello, no hay que alar­mar­se: se es­tá muy le­jos de que los va­ro­nes es­pa­ño­les no pue­den pro­crear. «Qué va. Con un eya­cu­la­do ‘ma­lo’ ya hay diez mi­llo­nes de es­per­ma­to­zoi­des. Ima­gí­na­te pa­ra lo que nos da», afir­ma qui­tan­do hie­rro al asun­to. «Los que nos de­di­ca­dos a la re­pro­duc­ción ca­da vez lo ha­ce­mos me­jor ¿Que si es gra­ve? No sé que de­cir­te», di­ce López-Tei­jón. Por tan­to, de ahí a de­cir que se va a de­ri­var en la ex­tin­ción es pre­ci­pi­ta­do. Se­gún Luis Za­mo­ra, mé­di­co co­ru­ñés de la clí­ni­ca Bar­ce­lo­na IVF: «Son más ti­tu­la­res que otra co­sa».

Ba­jo ni­vel de es­per­ma­to­zoi­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.