«Den­de o atra­co te­mos un­ha sen­sa­ción de in­se­gu­ri­da­de»

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - TONI LONGUEIRA

Res­tau­ran­te Piz­ze­ría Tí­vo­li, en Zas. So­bre las 3.50 ho­ras del 7 de fe­bre­ro del 2016. En el in­te­rior se en­con­tra­ban tres clien­tes a la es­pe­ra de un ta­xi pa­ra ir a San­ta Com­ba. Apu­ra­ban sus con­su­mi­cio­nes. Tam­bién es­ta­ban Ma­ri Car­men Rojo, co­mo res­pon­sa­ble del ne­go­cio; una alle­ga­da, Erun­di­na; y una em­plea­da, Pru­den­cia. Es­ta­ban a pun­to de ce­rrar cuan­do, ar­ma­dos con ba­rras de hie­rro, en­tra­ron va­rios en­ca­pu­cha­dos, que co­men­za­ron a gol­pear el mo­bi­lia­rio pa­ra in­ti­mi­dar a los pre­sen­tes y en cues­tión de «tres mi­nu­tos» se lle­va­ron to­do el di­ne­ro de la re­gis­tra­do­ra y de la má­qui­na tra­ga­pe­rras.

Ha­bían lle­ga­do en un Au­di 80 ro­ba­do, lo­ca­li­za­do ho­ras más tar­de aban­do­na­do en Carballo. Fue­ron mo­men­tos de des­con­cier­to y pá­ni­co. Ismael Fuen­tes Rojo, for­ma par­te de es­te ne­go­cio fa­mi­liar, ob­je­ti­vo de los de­lin­cuen­tes en va­rias oca­sio­nes, «pe­ro nun­ca co­mo na­que­la noi­te de en­troi­do», re­la­tó. Él no fue tes­ti­go di­rec­to de aquel asal­to, pe­ro di­jo que des­de aque­lla no­che na­da ha si­do igual. Se to­man mu­chas más pre­cau­cio­nes: «Te­mos un­ha sen­sa­ción de in­se­gu­ri­da­de», ex­pli­có. Y aña­dió: «Nun­ca pen­sei que al­guén pui­de­ra ac­tuar con tan­ta san­gue fría. Den­tro es­ta- ba a mi­ña nai, a mi­ña tía e un­ha em­pre­ga­da. Me­nos mal que no lles pa­sou na­da, pe­ro era xen­te moi vio­len­ta».

Ca­si un año y me­dio des­pués de aquel ro­bo, Ismael Fuen­tes re­co­no­ce que al­go de aquel su­ce­so que­dó gra­ba­do en las men­tes de los afec­ta­dos. «A mi­ña nai pro­cu­ra se­guir co­ma sem­pre, pe­ro ago­ra nó­toa máis vi­xian­te». Tam­po­co Ismael y su her­mano Al­ber­to de­jan que su ma­dre se que­de so­la has­ta el cie­rre: «Den­de que su­ce­deu aquel rou­bo, pro­cu­ra­mos al­ter­nar­nos pa­ra que no es­tea soa». Ismael mues­tra sus du­das so­bre los me­dios des­ple­ga­dos por la Guar­dia Ci­vil en la Cos­ta da Mor­te: «A sen­sa­ción de in­se­gu­ri­da­de exis­te, por­que os rou­bos, lon­xe de re­du­cir­se, au­men­tan, e os me­dios que te­ñen son moi pou­cos», es­gri­mió.

ANA GARCÍA

Ismael es el hi­jo de la due­ña de la piz­ze­ría de Zas que ha si­do atra­ca­da por unos en­ca­pu­cha­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.