Lei­cea­ga da el pa­so pa­ra pe­lear por la se­cre­ta­ría xe­ral del PSOE

Pro­pug­na el diá­lo­go pa­ra lo­grar una al­ter­na­ti­va de iz­quier­das

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - X.R.

Pa­ra mu­chos era una no­ti­cia que so­lo aguar­da­ba con­fir­ma­ción, y ayer Xoa­quín Fernández Lei­cea­ga lo ha he­cho: se ha pos­tu­la­do co­mo can­di­da­to a la se­cre­ta­ría xe­ral del PSOE ga­lle­go. Es ya el ter­ce­ro en dis­cor­dia, a la es­pe­ra de que los ava­les ra­ti­fi­quen a los con­ten­dien­tes. Pa­ra anun­ciar su can­di­da­tu­ra el ac­tual por­ta­voz par­la­men­ta­rio es­co­gió el par­que com­pos­te­lano de Ga­le­ras, fren­te al cam­po de San­ta Isa­bel, co­mo un sím­bo­lo del «xo­go lim­po» en la nue­va an­da­du­ra del par­ti­do en Galicia.

Una an­da­du­ra que, se­gún el mis­mo Fernández re­cal­có, es­tá en­mar­ca­da a ni­vel es­ta­tal por la re­cien­te vic­to­ria de Pe­dro Sán­chez y las po­lí­ti­cas que es­tán en mar­cha. Pe­ro ha que­ri­do de­jar bien cla­ro que se­rá can­di­da­to sin «eti­que­tas» ni «tu­te­las». Cuan­do al­guien le pre­gun­tó ayer si ha­bía ha­bla­do con Pe­dro Sán­chez an­tes de dar el pa­so, Lei­cea­ga res­pon­dió: «Es­ta­mos nun no­vo tem­po e a quen te­ño que co­mu­ni­car­lle a mi­ña de­ci­sión é aos mi­li­tan­tes».

Ten­drá co­mo con­trin­can­tes a Gon­za­lo Ca­ba­lle­ro y a Juan Manuel Díaz Vi­llos­la­da, lo que in­di­ca que el san­chis­mo no es patrimonio ex­clu­si­vo de na­die. Es cons­cien­te de que no hay una gran di­fe­ren­cia de los plan­tea­mien­tos y ri­gen unas po­si­cio­nes «re­la­ti­va­men­te pró­xi­mas», se­gún el pro­pio Lei­cea­ga re­co­no­ce.

Pe­ro exis­ten al­gu­nos as­pec­tos que, a su jui­cio, le di­fe­ren­cian de sus ri­va­les a la ho­ra de li­diar por la se­cre­ta­ría xe­ral. Uno es la apor­ta­ción de una «fo­lla de ser­vi­zos» que le otor­gó la ac­ti­vi­dad or­gá­ni­ca y la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca en las úl­ti­mas dé­ca­das, y otro es la ver­tien­te so­cial en la que es­tu­vo in­mer­so. Con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble au­nar «o li­de­ra­do or­gá­ni­co e o li­de­ra­do so­cial» pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de la vía so­cia­lis­ta y es­tá con­ven­ci­do de apor­tar eso.

Un PSOE «for­te»

Un cri­te­rio esen­cial que le mue­ve a pre­sen­tar­se es lo­grar un PSOE ga­lle­go «for­te» y he­ge­mó­ni­co pa­ra el nue­vo tiem­po, pe­ro man­tie­ne los pies en el sue­lo al re­co­no­cer que ha­ce fal­ta dia­lo­gar y atraer a las de­más fuer­zas de la iz­quier­da: «So­los non po­de­mos».

Y re­mi­te al pa­no­ra­ma de­sola­dor pa­ra la iz­quier­da en los 36 años de la au­to­no­mía ga­lle­ga: los con­ser­va­do­res ri­gie­ron la co­mu­ni­dad du­ran­te trein­ta años y los pro­gre­sis­tas du­ran­te so­lo seis. «Un des­equi­li­brio evi­ta­ble», en­tien­de. ¿So­lu­ción? «Fa­cer xa un pro­xec­to de es­quer­da pa­ra es­te país».

Le que­da sal­var las pri­ma­rias, co­mo hi­zo en su día pa­ra al­can­zar la can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de la Xun­ta.

Ase­gu­ra que se pre­sen­ta a la se­cre­ta­ría xe­ral del par­ti­do sin eti­que­tas ni tu­te­las

A. SOLER

Lei­cea­ga anun­ció su can­di­da­tu­ra fren­te al cam­po de San­ta Isa­bel co­mo sím­bo­lo del «xo­go lim­pio».X.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.