«Te­ne­mos que vi­gi­lar por­que nos des­va­li­jan los pi­sos nue­vos»

Ali­cia López vi­gi­la su vi­vien­da en Ferrol pa­ra evitar sa­queos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - CARLA ELÍAS

Has­ta pa­sa­das las tres de la ma­ña­na se que­dó la no­che del vier­nes al sá­ba­do Ali­cia López en su co­che ha­cien­do guar­dia fren­te al edi­fi­cio don­de ad­qui­rió ha­ce 17 años una ca­sa en el ba­rrio fe­rro­lano de Ca­ni­do. Los ve­ci­nos mon­tan es­ta vi­gi­lan­cia ca­se­ra pa­ra in­ten­tar evitar que los la­dro­nes con­ti­núen con el sa­queo in­dis­cri­mi­na­do del in­te­rior de los in­mue­bles en los que, teó­ri­ca­men­te, de­be­rían es­tar vi­vien­do. «Aní­mi­ca­men­te ago­ta, te sien­tes im­po­ten­te y con un es­trés que ya no sa­bes a quién creer, yo so­lo quie­ro que lo arre­glen co­mo sea pe­ro que me den mi ca­sa», rue­ga.

Los pro­ble­mas de es­te in­mue­ble se re­mon­ta al año 2000, cuan­do la pro­mo­to­ra Al­ban­tur ini­ció el pro­yec­to de cons­truir las vi­vien­das don­de ha­bía unos cam­pos de cul­ti­vo. «Aquí te­nía­mos te­rre­nos, no­so­tros y más gen­te. Hu­bo quien ven­dió y le die­ron el di­ne­ro y hu­bo quien qui­so el pi­so, en­tre ellos no­so­tros. Hi­ci­mos una per­mu­ta, el pi­so por el te­rreno», re­cuer­da.

Así em­pe­zó una odi­sea que se alar­ga ya 17 años. «Lle­va­mos en es­to des­de el año 2000, que em­pe­za­ron a com­prar. Lue­go es­tu­vo pa­ra­do un par de años por­que hu­bo ex­pro­pia­cio­nes y so­bre el año 2002 em­pe­za­ron a cons­truir. Lue­go vino la cri­sis y que­dó en stand by. Al ca­bo de un par de años o así vol­vie­ron otra vez a la obra, ter­mi­na­ron los edi­fi­cios. Aho­ra es­ta­mos con el cuen­to de que fal­ta la cé­du­la de ha­bi­ta­bi­li­dad, y la pro­mo­to­ra te va en­ga­ñan­do y en­ga­ñan­do... En­ton­ces ya nos en­te­ra­mos que ya te­nía el ban­co par­te de ellos ab­sor­bi­dos y otra par­te los tie­ne la pro­mo­to­ra», ex­pli­ca y es que la pro­mo­to­ra en­tró en con­cur­so de acree­do­res y par­te de los in­mue­bles los ab­sor­bió el co­no­ci­do co­mo ban­co ma­lo, el Sa­reb.

Mien­tras, ella y su ma­ri­do con­ti­núan vi­vien­do en el pi­so que es­pe­ra­ban ha­ber po­di­do de­jar ha­ce al me­nos una dé­ca­da. «Te­ne­mos otro pi­so pro­pio que es en el que vi­vi­mos. Que­ría­mos cam­biar de ca­sa por­que en la que se­gui­mos, aun­que es­tá bien, tie­ne ya cua­ren­ta años. Te­ne­mos dos hi­jos y, oye, si no lo arre­gla­mos es­to no­so­tros ten­drán que aca­bar lu­chan­do ellos. Si ten­go dos pi­sos mis hi­jos he­re­da­rán uno pa­ra ca­da uno, a mí me con­vie­ne e in­tere­sa. Si no, no lo hu­bie­ra mi­ra­do de aque­lla, co­ge­ría el di­ne­ro y me lo gas­ta­ría en va­ca­cio­nes», se­ña­la.

De­nun­cia en el juz­ga­do

En la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de las vi­vien­das es­tán en ma­nos de la Sa­reb, el co­no­ci­do co­mo ban­co ma­lo, pe­ro Al­ban­tur si­gue os­ten­tan­do la pro­pie­dad del res­to. Las sie­te fa­mi­lias con de­re­cho a sus res­pec­ti­vos pi­sos lle­van más de diez años en es­pe­ra de la en­tre­ga y se vie­ron obli­ga­das a acu­dir a la vía ju­di­cial pa­ra tra­tar de que se les res­ta­blez­ca lo que es su­yo. «Que me den lo que me per­te­ne­ce que ya lo ten­go pa­ga­do, que lo so­lu­cio­nen co­mo quie­ran pe­ro voy a lu­char por mi ca­sa. Y co­mo yo los de­más», re­cla­ma.

Ha­ce una se­ma­na los la­dro­nes vol­vie­ron a ac­ce­der al in­mue­ble y han en­tra­do en va­rias oca­sio­nes, por lo que los afec­ta­dos in­ter­pu­sie­ron una de­nun­cia. «Ya ha­bían in­ten­ta­do an­te­rior­men­te abrir­lo, lo ha­bían cas­ca­do y no pu­die­ron. Pe­ro es­ta vez sí por­que has­ta arran­ca­ron el mar­co del por­tal», ex­pli­ca con res­pec­to al in­mue­ble don­de se en­cuen­tra su fu­tu­ra ca­sa y aña­de: «He­mos de­nun­cia­do a la pro­mo­to­ra y al Sa­reb con­for­me es­tá es­to des­va­li­ján­do­se y no nos en­tre­gan na­da, es­ta­mos sin sa­ber a qué ate­ner­nos. Que­re­mos que se so­lu­cio­ne de una vez pa­ra que nos en­tre­guen las vi­vien­das».

Los pi­sos es­tán que­dan­do va­cíos y des­tro­za­dos. «Son unos pi­sos nue­vos, tie­nen la co­ci­na equi­pa­da con elec­tro­do­més­ti­cos, dos ba­ños... lis­tos pa­ra en­trar a vi­vir. Y aho­ra los han des­va­li­ja­do, y te­ne­mos que vi­gi­lar. Se es­tán lle­van­do las vi­tro­ce­rá­mi­cas, hor­nos, cam­pa­nas, gri­fe­rías, arran­can el ca­blea­do de co­bre, con­ta­do­res de los por­ta­les..., des­cri­be ape­na­da. Mien­tras no con­si­gan que de una vez les en­tre­guen sus ca­sas con­ti­nua­rán con la vi­gi­lan­cia «Va­mos a con­tro­lar a ver si aho­ra que ha sa­li­do en el pe­rió­di­co los la­dro­nes se echan un po­co pa­ra atrás», re­cal­ca. Y agra­de­ce que hay ve­ci­nos que, cuan­do ven al­go sos­pe­cho­so, avi­san a la po­li­cía. «Te sien­tes im­po­ten­te y des­con­fías que pue­des te­ner­los al la­do de tu ca­sa pe­ro no pue­des de­nun­ciar­los por­que no los ves, por eso es­ta­mos ha­cien­do guar­dia, a ver si los ve­mos», la­men­ta.

En el año 2000 la pro­mo­to­ra ini­ció el pro­yec­to pe­ro nun­ca han lle­ga­do a en­trar a vi­vir

CÉSAR TOIMIL

Ali­cia López es una de las ve­ci­nas que ha­ce guar­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.