La ma­yor pre­sen­cia po­li­cial con­tie­ne los ex­ce­sos de la no­che de San­xen­xo

Un dis­po­si­ti­vo ve­la por la se­gu­ri­dad y el cum­pli­mien­to es­tric­to de las nor­mas cí­vi­cas más ele­men­ta­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia - M. GAGO, V. GIRALDEZ SAN­XEN­XO / LA VOZ

«Las no­ches de más gen­te es­tán sien­do las más tran­qui­las». Así se ex­pre­sa uno de los po­li­cías lo­ca­les del ope­ra­ti­vo es­pe­cial que el Con­ce­llo de San­xen­xo ha or­ga­ni­za­do es­te ve­rano pa­ra po­ner co­to a los des­ma­nes de los úl­ti­mos años. Cons­cien­tes de que la ima­gen de des­can­so y ve­ra­neo fa­mi­liar se pue­de res­que­bra­jar con ra­pi­dez, el al­cal­de, el po­pu­lar Tel­mo Mar­tín, to­mó el to­ro por los cuer­nos na­da más asu­mir el bas­tón de man­do el pa­sa­do ma­yo. Des­de prin­ci­pios de mes ha su­per­vi­sa­do per­so­nal- men­te cómo van las co­sas. Una prue­ba del re­sul­ta­do de es­te em­pe­ño por me­jo­rar la ca­li­dad del tu­ris­mo de San­xen­xo, aplau­di­do por el sec­tor hostelero, se pu­do com­pro­bar el pa­sa­do vier­nes.

Des­pe­di­das de sol­te­ro dan­do el can­te a al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da por la ca­lle, uso de me­gá­fo­nos a las cin­co de la ma­ña­na por el pa­seo de Sil­gar, jó­ve­nes que no tie­nen re­pa­ro en ha­cer sus ne­ce­si­da­des al ra­so —pre­fe­ren­te­men­te cer­ca de unos ba­ños pú­bli­cos abier­tos las 24 ho­ras—, pe­leas, bo­te­llón y has­ta em­pu­jo­nes pa­ra co­ger un ta­xi. Es­to es lo que San­xen­xo ni pue­de ni quie­re per­mi­tir­se. Es a es­tos com­por­ta­mien­tos a los que se es­tá po­nien­do freno. Aún se dan, pe­ro ca­da vez me­nos.

Es de no­che. A la en­tra­da de la vi­lla, un con­trol de Trá­fi­co ya ad­vier­te que no to­do va­le. Las pa­tru­llas es­ta­ban apos­ta­das en to­dos los ac­ce­sos a la ca­pi­tal tu­rís­ti­ca de las Rías Bai­xas.

En el puer­to, na­da más lle­gar los vi­si­tan­tes se en­cuen­tran con una fur­go­ne­ta de ates­ta­dos y tres co­ches. Es­tán allí úni­ca­men­te pa­ra que na­die en­tre con al­cohol al re­cin­to por­tua­rio, don­de se ubi­can la ma­yo­ría de los lo­ca­les de mar­cha. Los agen­tes es­col­tan has­ta con­te­ne­do­res pa­ra plás­ti­co y vi­drio a to­do aquel que se atre­va a en­trar con una co­pa en la mano.

«Es­to no es Ma­ga­luf»

Una vez en el área de la mo­vi­da, tres pa­re­jas de fuer­zas del or­den ve­lan por la se­gu­ri­dad, tan­to en la vía pú­bli­ca co­mo en los lo­ca­les. «No es lo mis­mo lle­gar al puer­to y ver a los agen­tes y la fur­go­ne­ta de ates­ta­dos a la en­tra­da que no ver na­da», pre­ci­sa un po­li­cía. Y se no­ta. El ve­rano pa­sa­do es­te dis­po­si­ti­vo no exis­tía. En los pri­me­ros quin­ce días de es­te ju­lio, se apli­ca­ron a fon­do pa­ra con­se­guir que di­ver­sión noc­tur­na no es­té re­ñi­da con el ci­vis­mo. En dos se­ma­nas se im­pu­sie­ron 32 mul­tas por ori­nar en la ca­lle, a ra­zón de 90 eu­ros por san­ción, 131 por bo­te­llón, con un des­em­bol­so de 200 eu­ros. ¿Ha va­li­do la pe­na? «Se han re­du­ci­do has­ta en un 60 % los con­flic­tos», in­ci­de otro miem­bro del ope­ra­ti­vo. «Es­to no es el Ma­ga­luf ga­lle­go», in­sis­ten.

La no­che de es­te vier­nes fue desa­pa­ci­ble por la llu­via. Eso sí, con­vi­vie­ron en es­ca­sos me­tros los fa­ná­ti­cos de Ber­tín Os­bor­ne —que abrió su gi­ra por Es­pa­ña con un con­cier­to en San­xen­xo— con los aman­tes de la fies­ta. En la no­che de la ca­pi­tal tu­rís­ti­ca hay gen­te de dis­tin­tas eda­des y, es­cu­chan­do los acen­tos, tam­bién de me­dia Eu­ro­pa. Aquí hay si­tio pa­ra to­dos, me­nos pa­ra los al­bo­ro­ta­do­res. Ha­brá que ver si es­tas me­di­das son su­fi­cien­tes pa­ra agos­to.

Cuan­tio­sas san­cio­nes por ori­nar en la ca­lle, ha­cer bo­te­llón y otras in­frac­cio­nes

E. MOLDES

Dos agen­tes pa­tru­llan du­ran­te la no­che del vier­nes por la zo­na de ocio noc­turno, en el puer­to de­por­ti­vo de San­xen­xo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.