De Ma­du­ro, Po­de­mos se pu­dre

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - EL OJO PÚ­BLI­CO RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

En Ve­ne­zue­la es­tán pa­san­do co­sas ho­rri­bles que han le­van­ta­do a gran par­te del país con­tra los in­ten­tos del cha­vis­mo de cul­mi­nar la cons­truc­ción de una fé­rrea dic­ta­du­ra. En Ve­ne­zue­la el Go­bierno con­tro­la a los jue­ces, ya me­ros peo­nes de bre­ga de Ma­du­ro, quien a tra­vés de la bu­fo­na­da de la Cons­ti­tu­yen­te pre­ten­de hoy de­ca­pi­tar a la ma­yo­ría opo­si­to­ra ele­gi­da a fi­na­les de 2015 con el 56 % de los vo­tos pe­se a las du­ras res­tric­cio­nes a la li­ber­tad de vo­to impuestas por el ré­gi­men. En Ve­ne­zue­la han si­do ase­si­na­das por la po­li­cía cha­vis­ta 107 per­so­nas en 114 días de pro­tes­ta (¡ca­si una ca­da día!) y me­dio mi­llar de pre­sos po­lí­ti­cos si­guen en la cár­cel. En Ve­ne­zue­la, el caos eco­nó­mi­co pro­vo­ca­do por el ré­gi­men ha lle­va­do a la mi­se­ria a mi­llo­nes de per­so­nas, pri­va­das de los bie­nes de con­su­mo más ele­men­ta­les, en me­dio de una ga­lo­pan­te co­rrup­ción: 87.000 mi­llo­nes de dó­la­res di­la­pi­da­dos, se­gún la Asam­blea Na­cio­nal, en pro­ve­cho de la nue­va cas­ta del país que for­man los je­rar­cas de la lla­ma­da re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. ¡Po­bre Bo­lí­var! Es ese za­rra­pas­tro­so ré­gi­men (au­to­ri­ta­rio, re­pre­sor, co­rrup­to y eco­nó­mi­ca­men­te desas­tro­so) el que de­fien­den des­de ha­ce años los di­ri­gen­tes de Po­de­mos.

Al­go que no se­ría no­ti­cia –mu­chos par­ti­dos en el mun­do apo­yan dic­ta­du­ras de uno u otro signo– de no ser por­que Po­de­mos se pre­sen­ta co­mo el cie­lo de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la: la reunión de to­dos los bie­nes sin mez­cla de mal al­guno. Ocu­rre, sin em­bar­go, que el mis­mo Po­de­mos que no se can­sa de cri­ti­car la lla­ma­da ley mor­da­za, que pa­ra sí qui­sie­ra la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, guar­da un si­len­cio omi­no­so an­te la re­pre­sión cha­vis­ta y ca­li­fi­ca a sus opo­si­to­res de ene­mi­gos de la de­mo­cra­cia.

Que el mis­mo Po­de­mos que ve co­rrup­ción por to­das par­tes (sal­vo, cla­ro es­tá, en sus pro­pias fi­las) cie­rra los ojos an­te la que aso­la a Ve­ne­zue­la, de la que se ha be­ne­fi­cia­do va­rios di­ri­gen­tes po­de­mi­tas me­dian­te du­do­sos con­tra­tos con el ré­gi­men. Que el mis­mo Po­de­mos que res­pon­sa­bi­li­za a las de­no­mi­na­das po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les de la su­pues­ta des­truc­ción de nues­tro Es­ta­do de bie­nes­tar —que ahí si­gue, pe­se a las men­ti­ras de Igle­sias y los su­yos, dan­do ser­vi­cios a mi­llo­nes de per­so­nas— aplau­de la de­men­cial ges­tión eco­nó­mi­ca de un ré­gi­men que ha hun­di­do en la po­bre­za a uno de los paí­ses más ri­cos de Amé­ri­ca del Sur.

El apo­yo al ré­gi­men cha­vis­ta de­vo­ra la cre­di­bi­li­dad de Po­de­mos al li­qui­dar to­da cohe­ren­cia en­tre lo que sus lí­de­res ha­cen y pre­di­can. Pe­ro esa con­tra­dic­ción es­can­da­lo­sa es le­tal tam­bién pa­ra el nue­vo PSOE de Pe­dro Sán­chez, con­ven­ci­do de que so­lo po­drá go­ber­nar en coa­li­ción con Po­de­mos y con el sos­tén se­ce­sio­nis­ta.

Pa­ra en­ten­der­nos, con la com­pli­ci­dad, ac­ti­va o pa­si­va, de un par­ti­do que de­fien­de a las dos úni­cas dic­ta­du­ras que que­dan en Amé­ri­ca (la ve­ne­zo­la­na y la cu­ba­na) y de otros que se han amo­ti­na­do con­tra el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y pre­ten­den rom­per­lo por la fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.