Pe­ro ¿en qué país be­be­mos?

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - JA­VIER GUITIÁN

No sé si al­gu­na vez han te­ni­do re­sa­ca, esa sen­sa­ción de ma­les­tar ge­ne­ral que se pa­de­ce tras el con­su­mo al­cohol de ma­la ca­li­dad o en do­sis ex­ce­si­vas. Ese es­ta­do tie­ne una ex­pli­ca­ción fi­sio­ló­gi­ca, ba­sa­da en la des­hi­dra­ta­ción, en la me­ta­bo­li­za­ción del al­cohol, et­cé­te­ra, pe­ro re­sul­ta bas­tan­te di­fí­cil pre­ci­sar qué pro­ce­so con­du­ce a esa ex­tra­ña sen­sa­ción de te­ner in­crus­ta­da en el ce­re­bro la ban­da de mú­si­ca de To­rre­lo­do­nes.

Pues bien. Han caído en mis ma­nos unos da­tos que afir­man que en Es­pa­ña se con­su­men mil seis­cien­tos mi­llo­nes de cu­ba­tas al año, de los cua­les cer­ca de un se­ten­ta por cien­to se in­gie­ren en ba­res, dis­co­te­cas y es­ta­ble­ci­mien­tos si­mi­la­res. Es ver­dad que una par­te di­fí­cil de es­ti­mar cir­cu­la de ma­ne­ra irre­gu­lar, com­prán­do­lo fue­ra de los ca­na­les ha­bi­tua­les de dis­tri­bu­ción y, por tan­to, sin las de­bi­das ga­ran­tías pe­ro, al pa­re­cer, eso no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te una ba­ja ca­li­dad y si tie­ne que ver con la eva­sión fis­cal.

Es ver­dad que los da­tos son alar­man­tes pe­ro lo que real­men­te me ha sor­pren­di­do, y no pre­ten­do fri­vo­li­zar, es que exis­ten apli­ca­cio­nes pa­ra móviles que nos in­for­man de aque­llos lo­ca­les que sir­ven al­cohol de ba­ja ca­li­dad, el co­mún­men­te co­no­ci­do co­mo ga­rra­fón. Ba­jo su­ge­ren­tes nom­bres co­mo «Ga­rra­fó­me­tro» o «Ga­rra­fON», va­ya in­ge­nio, uno pue­de sa­ber si to­mar una co­pa en una de­ter­mi­na­da dis­co­te­ca ten­drá con­se­cuen­cias mu­si­ca­les en nues­tro ce­re­bro.

Bas­ta con en­trar en la apli­ca­ción, y bus­car el lo­cal en el que pien­sas en­trar, pa­ra que apa­rez­ca una lis­ta de las co­pas que pue­des to­mar en ese es­ta­ble­ci­mien­to y si el al­cohol es bueno (gra­cias a las mar­cas ver­des) o si es ga­rra­fón del ma­lo (gra­cias a unas ca­la­ve­ras). Ade­más te in­for­ma del pre­cio me­dio por co­pa, y si pin­chas so­bre la va­rie­dad se des­ple­ga­rá una lis­ta de to­das las mar­cas con las que cuen­ta el lo­cal en cues­tión.

No se­ré yo quien cues­tio­ne la uti­li­dad de las nue­vas tec­no­lo­gías pe­ro que sean los con­su­mi­do­res con do­lor de ca­be­za, y no la ins­pec­ción de con­su­mo, quie­nes con­tro­len el su­pues­to ga­rra­fón no de­ja de sor­pren­der­me. En­tién­da­me bien, no pre­ten­do que be­ban los ins­pec­to­res, pe­ro que un in­di­vi­duo con re­sa­ca opi­ne so­bre si lo que be­bió el día an­te­rior es­ta­ba o no adul­te­ra­do no pa­re­ce lo más fia­ble.

Par tra­tar acla­rar la cues­tión, y con­tes­tar a la pre­gun­ta de en qué país be­be­mos?, he acu­di­do a los ex­per­tos en aná­li­sis de al­coho­les que afir­man que en la ac­tua­li­dad la adul­te­ra­ción es mí­ni­ma y que lo que ocu­rre es que exis­ten dis­tin­tas ca­li­da­des pa­ra una mis­ma mar­ca. Di­cho de otra ma­ne­ra, el ga­rra­fón, tal co­mo se en­tien­de, no exis­te, y no es per­ti­nen­te pre­gun­tar­se ¿Por qué a mí?, ya que con una ta­sa de me­nos del uno por cien­to de mues­tras adul­te­ra­das la pro­ba­bi­li­dad de que nos to­que es ba­ja.

En fin, si quie­ren mi con­se­jo en es­ta cues­tión, en las fies­tas ve­ra­nie­gas be­ban con mo­de­ra­ción y, des­de lue­go, no con­sul­ten apli­ca­cio­nes co­mo las ci­ta­das; re­cuer­den que la ca­li­dad del al­cohol no es la res­pon­sa­ble de que nos su­ba­mos al pal­co de la or­ques­ta o de que al día si­guien­te en nues­tro ce­re­bro sue­ne sin tre­gua Pa­qui­to el Cho­co­la­te­ro. Y si to­da­vía tie­nen du­das so­bre lo ocu­rri­do la no­che an­te­rior, acu­dan a los clá­si­cos: «No fui yo... no, yo no fui, fue el mal­di­to ca­ri­ñe­na que se apo­de­ró de mí».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.