La an­da­lu­za se eri­ge en guar­dia­na de las esen­cias so­cia­lis­tas

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - G. BAREÑO

Aho­ra lo que to­ca es arri­mar el hom­bro, apo­yar y ayu­dar a Pe­dro». So­lo unas ho­ras des­pués que se cons­ta­ta­ra su con­tun­den­te de­rro­ta fren­te a Sán­chez en las pri­ma­rias del PSOE, Su­sa­na Díaz ha­cía es­ta de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Po­cos fue­ron los que cre­ye­ron en­ton­ces que la pre­si­den­ta de An­da­lu­cía clau­di­ca­ba y re­nun­cia­ba a plan­tear opo­si­ción in­ter­na. Ape­nas 20 días des­pués, en el con­gre­so del PSOE, la an­da­lu­za sa­lió con la ca­ra des­en­ca­ja­da tras una reunión con Sán­chez en la que es­te le con­fir­mó que no pen­sa­ba ne­go­ciar con ella pues­tos en una eje­cu­ti­va en la que que­ría to­do el po­der, blin­dán­do­se an­te un nue­vo in­ten­to de re­be­lión de sus crí­ti­cos. Fue en­ton­ces cuan­do to­dos asu­mie­ron que el so­cia­lis­mo an­da­luz so­lo da­ba un pa­so atrás pa­ra to­mar fuer­zas y vol­ver a dar la ba­ta­lla. En un mo­men­to en el que el re­di­vi­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral no so­lo es­tá po­nien­do en cues­tión el dis­cur­so te­rri­to­rial que el PSOE ha man­te­ni­do en los úl­ti­mos años, sino que es­tá rom­pien­do con la re­cien­te his­to­ria del par­ti­do y con sus re­fe­ren­tes his­tó­ri­cos, con Fe­li­pe Gon­zá­lez y Al­fon­so Gue­rra a la ca­be­za, Díaz se dis­po­ne a enar­bo­lar in­ter­na­men­te la ban­de­ra de la igual­dad en­tre to­dos los es­pa­ño­les que siem­pre ha de­fen­di­do el PSOE y a eri­gir­se co­mo re­pre­sen­tan­te de las esen­cias del so­cia­lis­mo más or­to­do­xo. La pre­si­den­ta an­da­lu­za es cons­cien­te de que, a pe­sar de su cla­ra vic­to­ria en las pri­ma­rias, exis­ten am­plios sec­to­res del par­ti­do en to­das las co­mu­ni­da­des que no co­mul­gan con el acer­ca­mien­to tác­ti­co de Sán­chez a Po­de­mos y tam­po­co con la idea de que pa­ra evitar que Ca­ta­lu­ña se se­pa­re de Es­pa­ña es ne­ce­sa­rio ofre­cer­le pri­vi­le­gios en el te­rreno eco­nó­mi­co y fis­cal y re­co­no­cer­la co­mo una na­ción en la pro­pia Cons­ti­tu­ción, ad­mi­tien­do su sin­gu­la­ri­dad.

Díaz no es­tá dis­pues­ta a ce­der. Y si el su­sa­nis­mo ha que­da­do fue­ra de la di­rec­ción del PSOE na­cio­nal, el con­trol del so­cia­lis­mo an­da­luz se­gui­rá sien­do co­to ve­da­do pa­ra los san­chis­tas. Tan­to Díaz co­mo sus re­fe­ren­tes, en­ca­be­za­dos por Fe­li­pe Gon­zá­lez, con­si­de­ran que la apues­ta de Sán­chez acer­cán­do­se a Po­de­mos y a los na­cio­na­lis­tas es sui­ci­da y el PSOE aca­ba­rá pa­gán­do­lo en las ur­nas, si an­tes no se re­abre la frac­tu­ra en el par­ti­do. Y, cons­cien­tes de que Sán­chez tie­ne to­do el po­der, man­tie­nen el dis­cur­so de las esen­cias so­cia­lis­tas pa­ra to­mar el con­trol cuan­do lle­gue el fra­ca­so que ellos au­gu­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.