«Aquí ya no me que­da na­da, cie­rro el apar­ta­men­to y me voy»

La Her­man­dad Ga­lle­ga cons­ta­ta un re­torno ma­si­vo de afi­lia­dos des­de el ini­cio de las pro­tes­tas

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - PE­DRO GARCÍA CARACAS / CORRESPONSAL

«Hoy me to­có a mí des­pe­dir a mi hi­jo en el ae­ro­puer­to. Hoy nos to­có a no­so­tros llo­rar so­bre los mo­sai­cos de Car­los Cruz Díez… Otra fa­mi­lia se­pa­ra­da». Re­be­ca Cos­to­ya, ac­triz y ex­miss, de ori­gen ga­lle­go y fi­gu­ra pú­bli­ca en Ve­ne­zue­la, re­ci­bió cen­te­na­res de ma­ni­fes­ta­cio­nes de con­sue­lo en las re­des so­cia­les cuan­do, es­ta se­ma­na, pu­bli­có es­te men­sa­je.

En­tre los ga­lle­gos de Ve­ne­zue­la hay una ava­lan­cha de re­tor­nos, es­pe­cial­men­te en­tre los que son ya de se­gun­da o ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, y muy jó­ve­nes. El vier­nes, Héc­tor López, de 19 años, se en- con­tró con que sus dos me­jo­res ami­gos ya no es­ta­ban en el país.

«Es muy tris­te. En las úl­ti­mas se­ma­nas se me han ido cin­co per­so­nas», se­ña­la. Sus «her­ma­nos», de 21 y 19 años, co­mo él los lla­ma, se fue­ron ca­si sin avi­sar el miér­co­les, con ape­nas una se­ma­na de pla­ni­fi­ca­ción. En prin­ci­pio de va­ca­cio­nes, pe­ro uno de ellos, al me­nos, no se plan­tea re­gre­sar a Ve­ne­zue­la.

Ibe­ria sus­pen­de su vue­lo

José Viei­ro, de 42 años, via­ja­rá hoy mis­mo a A Co­ru­ña con su es­po­sa y su hi­ja de cin­co años. Su her­mano Da­niel ya se fue ha­ce un año. «Afor­tu­na­da­men­te ten­go el pa­sa­je con Air Eu­ro­pa y no con Ibe­ria (que sus­pen­dió su vue­lo de es­te do­min­go por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad)», co­men­tó. Igual ha­rá Fran­cis­co Ál­va­rez ma­ña­na. Su fa­mi­lia es de Ma­be­gon­do, tie­ne una hi­ja en Ma­drid y otra en Aus­tra­lia. «En Ve­ne­zue­la no me que­da na­da. Cie­rro los apar­ta­men­tos y me voy, quién sa­be has­ta cuán­do», se­ña­la. Tie­ne 57 años. Afor­tu­na­da­men­te, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la ma­yo­ría del co­lec­ti­vo ga­lle­go en Ve­ne­zue­la le per­mi­te no te­ner que sa­lir ca­mi­nan­do, co­mo es­tán sa­lien­do mi­les de ve­ne­zo­la­nos por la fron­te­ra por Co­lom­bia.

José Antonio Ale­jan­dro, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Her­man­dad Ga­lle­ga de Ve­ne­zue­la y miem­bro del Con­se­jo de Re­si­den­tes Es­pa­ño­les (CRE) que re­por­ta di­rec­ta­men­te al Con­su­la­do de Es­pa­ña en Ve­ne­zue­la, se­ña­la que «es evi­den­te» que en las úl­ti­mas se­ma­nas ha ha­bi­do un éxo­do de so­cios del prin­ci­pal club ga­lle­go de Ve­ne­zue­la. «Lo que pa­sa es que por el cos­to de la ac­ción (que pa­ra los ga­lle­gos es­tá en unos 10 eu­ros con las úl­ti­mas de­va­lua­cio­nes), na­die se mo­les­ta en avi­sar­nos». Él mis­mo ha de­ja­do a su es­po­sa, em­ba­ra­za­da, y a su hi­jo de tres años, en Ou­ren­se.

«En prin­ci­pio es por va­ca­cio­nes, por­que por la si­tua­ción de in­tran­qui­li­dad ciu­da­da­na es­tán me­jor allá», se­ña­la. «Y a pe­sar de que en el club no ma­ne­ja­mos las ci­fras, en es­tos días la fra­se más usa­da es ‘sa­qué a la mu­jer y a los cha­mos (cha­va­les)’ esa es la reali­dad en la Her­man­dad Ga­lle­ga», in­di­ca Ale­jan­dro. «Lo que se ha di­cho so­bre la Cons­ti­tu­yen­te ha ele­va­do la alar­ma en una co­mu­ni­dad co­mo la ga­lle­ga, que tra­di­cio­nal­men­te es pre­ca­vi­da».

En los úl­ti­mos dos años, el nú­me­ro de es­pa­ño­les re­gis­tra­dos an­te el Con­su­la­do Ge­ne­ral en Ve­ne­zue­la ha des­cen­di­do de 298.000 a 154.000.

Aun­que sir­ve de in­di­ca­dor, la ci­fra no es ne­ta, por­que hay es­pa­ño­les que no es­ta­ban ins­cri­tos que lo han he­cho pa­ra ac­ce­der a al­gu­na ayu­dan­tía; y por otra par­te, hay es­pa­ño­les que se han de­vuel­to a Es­pa­ña sin si­quie­ra so­li­ci­tar la ba­ja con­su­lar..

UESLEI MARCELINO REUTERS

Co­la pa­ra com­prar ali­men­tos ayer en Caracas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.