To­dos con­tra to­dos en la Ca­sa Blan­ca

El des­pi­do de Prie­bus ahon­da la di­vi­sión en­tre Trump, su fa­mi­lia y sus in­con­di­cio­na­les y el Par­ti­do Re­pu­bli­cano

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - FRAN­CIS­CO ESPIÑEIRA

«El pre­si­den­te tie­ne de­re­cho a pul­sar el bo­tón de reini­cio cuan­do quie­re». Con esa la­có­ni­ca ex­pre­sión re­su­mió Rein­ce Prie­bus la de­ci­sión de Do­nald Trump de re­le­var­le de su car­go de je­fe de ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca, un pues­to cla­ve en el or­ga­ni­gra­ma es­ta­dou­ni­den­se, del que de­pen­de el per­so­nal y el fun­cio­na­mien­to dia­rio del equi­po pre­si­den­cial.

Prie­bus ejer­ció de leal sol­da­do del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, a pe­sar de ha­ber si­do va­pu­lea­do ver­bal­men­te por un ad­ve­ne­di­zo, Ant­hony Sca­ra­muc­ci, nom­bra­do res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción la pa­sa­da se­ma­na. En una des­afor­tu­na­da de­cla­ra­ción, Mooch, co­mo es co­no­ci­do el agre­si­vo eje­cu­ti­vo pro­ce­den­te de Wall Street, til­dó a Prie­bus de «es­qui­zo­fré­ni­co pa­ra­noi­co» y ad­vir­tió que su ce­se era cues­tión de días.

Sca­ra­muc­ci se equi­vo­có. An­te el in­cen­dio ge­ne­ral en las fi­las re­pu­bli­ca­nas, Trump de­ci­dió eje­cu­tar un cam­bio que ya te­nía pre­vis­to des­de me­dia­dos de ma­yo y le en­tre­gó a su nue­vo ase­sor es­tre­lla la ca­be­za de uno de sus es­ca­sos es­la­bo­nes con un Par­ti­do Re­pu­bli­cano que si­gue te­nien­do du­das so­bre si el mag­na­te es en ver­dad uno de los su­yos o no.

EL CAÍDO

El pri­me­ro en su­bir­se al ca­rro. La re­la­ción de Do­nald Trump con Prie­bus vie­ne de le­jos. En el 2012, cuan­do el mag­na­te ama­gó con pre­sen­tar­se a la ca­rre­ra elec­to­ral por pri­me­ra vez, el en­ton­ces pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano —un car­go muy in­flu­yen­te en la vi­da in­ter­na del par­ti­do— fue de los po­cos que no lo to­mó por un lo­co y apos­tó por sus po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en can­di­da­to. Aun­que esa pri­me­ra in­ten­to­na no pros­pe­ró, am­bos man­tu­vie­ron el con­tac­to has­ta que en el 2015 el neo­yor­quino de­ci­dió dar el pa­so ade­lan­te pa­ra com­pe­tir con Hi­llary Clin­ton. Mu­chos le se­ña­lan co­mo el ideó­lo­go del dis­cur­so an­ti­in­mi­gra­ción. Pe­ro su re­la­ción em­pe­zó a que­brar­se cuan­do sa­lie­ron a la luz unas gra­ba­cio­nes de Trump en las que ha­cía ga­la de su mi­so­gi­nia. Prie­bus fue una de las po­cas vo­ces que pu­so en­ci­ma de la me­sa el ries­go de esas pa­la­bras y le su­gi­rió —sin éxi­to— la po­si­bi­li­dad de di­mi­tir.

Su­pe­ra­da la tor­men­ta y tras la vic­to­ria elec­to­ral, Do­nald Trump echó mano de Prie­bus y lo con­vir­tió en uno de sus pri­me­ros nom­bra­mien­tos. Ade­más de su re­la­ción per­so­nal, era un ges­to ha­cia el par­ti­do, con el que ha­bía ro­to nu­me­ro­sos puen­tes du­ran­te la cam­pa­ña, cuan­do lle­gó a de­cla­rar que mu­chos re­pu­bli­ca­nos pre­fe­ri­rían que per­die­ra.

El tra­ba­jo dis­cre­to de Prie­bus nun­ca aca­bó de sa­tis­fa­cer al ex­plo­si­vo pre­si­den­te. Tam­po­co sus cho­ques con Ste­ve Ban­non y el afán por pro­te­ger a Sean Spi­cer. La di­mi­sión de es­te tras el nom­bra­mien­to de Sca­ra­muc­ci fue la ex­cu­sa de Trump pa­ra ful­mi­nar a su je­fe de ga­bi­ne­te.

EL RELEVO

«No quie­ro ton­tos ni idio­tas». John Kelly es un ge­ne­ral de cua­tro es­tre­llas re­ti­ra­do que hi­zo ca­rre­ra en los dis­tin­tos con­flic­tos de Amé­ri­ca La­ti­na. Era has­ta ayer se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y des­de el lu­nes se­rá el nue­vo je­fe de ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca. Se­rá el pri­mer ge­ne­ral en el car­go des­de Ale­xan­der Haig, con Ri­chard Ni­xon, una eta­pa en la que los crí­ti­cos de Do­nald Trump en­cuen­tran nu­me­ro­sas coin­ci­den­cias con el caos ac­tual que se vi­ve en la ave­ni­da de Pen­sil­va­nia.

Kelly ha si­do ele­gi­do pa­ra re­ins­tau­rar la dis­ci­pli­na en las fi­las pre­si­den­cia­les. Su pri­mer men­sa­je pa­re­ce sa­ca­do de una pe­lí­cu­la: «No quie­ro ni a ton­tos ni a idio­tas en la Ca­sa Blan­ca». La me­di­da de su po­der la da­rá la ca­pa­ci­dad que ten­ga de con­tro­lar a Trump. Kelly no le co­no­cía de na­da has­ta que fue nom­bra­do pa­ra su Go­bierno. Se po­si­cio­nó en con­tra de la cons­truc­ción del mu­ro con Mé­xi­co, ca­li­fi­có a Ru­sia de enemi­go y des­car­tó la tor­tu­ra a te­rro­ris­tas, pe­ro se ha ga­na­do la con­fian­za del mag­na­te con su ce­rra­da de­fen­sa de Ja­red Kush­ner en el Ru­sia­ga­te y con la efi­ca­cia de sus me­di­das con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal, así co­mo con su leal­tad en la pe­lea por el de­cre­to pa­ra prohi­bir la en­tra­da en Es­ta­dos Uni­dos a via­je­ros pro­ce­den­tes de sie­te paí­ses is­lá­mi­cos.

EL PAR­TI­DO

Di­vi­sión ab­so­lu­ta. Kelly ten­drá que ser ade­más el ne­xo en­tre la Ca­sa Blan­ca y un Par­ti­do Re­pu­bli­cano que si­gue le­jos de apro­ve­char la có­mo­da ma­yo­ría que tie­ne en las dos cá­ma­ras pa­ra le­gis­lar. El úl­ti­mo ejem­plo fue la ven­gan­za de John McCain —ín­ti­mo de Prie­bus— el jue­ves pa­ra im­pe­dir de­ro­gar el Oba­ma­ca­re. Pe­ro McCain es un ve­te­rano que no es­tá so­lo. Al me­nos dos co­rrien­tes or­ga­ni­za­das y con­tra­pues­tas in­ten­tan sa­car ven­ta­ja de sus vo­tos pa­ra de­fen­der sus pos­tu­la­dos. La más co­no­ci­da es el Free­dom Cau­cus, un gru­po ul­tra­con­ser­va­dor y li­ber­ta­rio que tie­ne tres do­ce­nas de miem­bros en­tre el Con­gre­so y el Se­na­do y que re­cla­ma la re­ba­ja de im­pues­tos y el adel­ga­za­mien­to de la es­truc­tu­ra del Es­ta­do.

En­fren­te se si­túa el Tues­day Group, a ima­gen y se­me­jan­za del Wed­nes­day Group de los 60, y su­pues­ta­men­te más cen­tris­ta. Su es­tra­te­gia con­sis­te exac­ta­men­te en lo mis­mo que la del Free­dom Cau­cus: ha­cer va­ler sus vo­tos pa­ra con­se­guir di­ne­ro pa­ra sus lí­neas de tra­ba­jo es­tra­té­gi­cas. Su nú­me­ro real es una in­cóg­ni­ta — ellos di­cen ser me­dio cen­te­nar— y sus plan­tea­mien­tos, un mis­te­rio más allá de una po­lí­ti­ca fis­cal ul­tra­con­ser­va­do­ra.

EL RES­TO DEL GA­BI­NE­TE

Mi­nis­tros en la cuer­da flo­ja. La caí­da de Prie­bus no se­rá la úl­ti­ma de un Trump que se ha mos­tra­do de ga­ti­llo fá­cil. Sus iras se cen­tran aho­ra en Jeff Ses­sions, su mi­nis­tro de Jus­ti­cia, al que ata­ca ca­si a dia­rio por in­hi­bir­se en el Ru­sia­ga­te y no des­ti­tuir a Ro­bert Mue­ller, el in­de­pen­dien­te que in­ves­ti­ga la re­la­ción del pre­si­den­te y su fa­mi­lia con Pu­tin an­tes y des­pués de las elec­cio­nes. «Los ata­ques ro­zan el mob­bing», ase­gu­ran los ex­per­tos es­ta­dou­ni­den­ses so­bre los men­sa­jes de Trump cri­ti­can­do a Ses­sions, otro his­tó­ri­co del Par­ti­do Re­pu­bli­cano y muy afín a Rein­ce Prie­bus.

KEVIN LAMARQUE REUTERS

El pre­si­den­te es­pe­ra que Kelly apor­te más dis­ci­pli­na a su equi­po.

NICHOLAS KAMM AFP

Sca­ra­muc­ci ha re­vo­lu­cio­na­do las en­tra­ñas de la Ca­sa Blan­ca con sus crí­ti­cas.

JONATAHN ERNS REUTERS

Prie­bus fue de los po­cos que cre­yó en las po­si­bi­li­da­des de Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.