Más sam­ba y me­nos ga­so­li­na en Bra­sil

Te­mer de­rro­cha en gas­tos pa­ra ase­gu­rar el po­der mien­tras el com­bus­ti­ble se dis­pa­ra

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - MIGUEL PIÑEIRO BRASILIA / CORRESPONSAL

Hay mu­cho tra­sie­go en el Pa­la­cio do Pla­nal­to du­ran­te las ho­ras de ofi­ci­na y en el Pa­la­cio de Ja­bu­ru fue­ra de ellas. El pre­si­den­te de Bra­sil, Mi­chel Te­mer, re­ci­be sin pa­rar vi­si­tas tan­to en la se­de del Eje­cu­ti­vo co­mo en una de las re­si­den­cias ofi­cia­les pa­ra ama­rrar los re­sul­ta­dos de los vo­tos en la de­nun­cia que pen­de so­bre él, acu­sán­do­lo de co­rrup­ción pa­si­va y que de pros­pe­rar pon­dría en ja­que su man­da­to. Por eso, no ha re­pa­ra­do en gas­tos pa­ra con­ven­cer a sus alia­dos en el Par­la­men­to a ba­se de au­men­tar las par­ti­das eco­nó­mi­cas pa­ra aten­der cual­quie­ra de las ne­ce­si­da­des, por in­só­li­tas que pue­dan pa­re­cer, de las cir­cuns­crip­cio­nes de ca­da dipu­tado.

Al mis­mo tiem­po, su Go­bierno de­cre­tó una subida de im­pues­tos so­bre los com­bus­ti­bles que ha sa­cu­di­do los bol­si­llos de un país que cuen­ta con una gi­gan­tes­ca pe­tro­le­ra es­ta­tal. Y si pa­ra su­pe­rar el trá­mi­te de­ci­si­vo del pró­xi­mo 2 de agos­to (cuan­do la Cá­ma­ra de­be de­ci­dir so­bre la de­nun­cia del fis­cal de la Re­pú­bli­ca) tie­ne que com­pro­me­ter di­ne­ro pú­bli­co pa­ra el car­na­val de Río de Ja­nei­ro, lo com­pro­me­te.

La de­nun­cia con­tra Te­mer (que­da pen­dien­te otra por obs­truc­ción a la jus­ti­cia y por par­ti­ci­par en una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal) se­rá pa­pel mo­ja­do si el vo­to del Par­la­men­to le es fa­vo­ra­ble el 2 de agos­to. Has­ta ese mo­men­to, to­do ges­to es po­co pa­ra un pre­si­den­te cu­ya po­pu­la­ri­dad re­gis­tra co­tas his­tó­ri­cas, por aba­jo. Así, Te­mer no du­dó en re­ci­bir a las es­cue­las de sam­ba de Río de Ja­nei­ro, quie­nes ase­gu­ra­ron con­se­guir el com­pro­mi­so pre­si­den­cial de 13 mi­llo­nes de reales a tra­vés de pa­tro­ci­nios e in­ver­sio­nes pú­bli­cas. El es­ta­do de Río y su ca­pi­tal, en si­tua­ción ca­si de quie­bra eco­nó­mi­ca, sus­pen­die­ron las sub­ven­cio­nes a las es­cue­las que se en­car­gan de los vis­to­sos des­fi­les en el Sam­bó­dro­mo. Te­mer vio la opor­tu­ni­dad de mar­car­se es­te tan­to y, de pa­so, ga­ran­ti­zar el vo­to del dipu­tado por Río.

Pro­ble­mas eco­nó­mi­cos

Bra­sil en­fren­ta un se­rio re­vés en las pre­vi­sio­nes del dé­fi­cit anual y la po­bla­ción se pre­pa­ra pa­ra los ajus­tes de una res­tric­ti­va re­for­ma la­bo­ral que el Go­bierno de Te­mer apro­bó con el or­gu­llo de ha­ber­se ins­pi­ra­do en la es­pa­ño­la. Na­da de eso im­pi­dió al pre­si­den­te fir­mar in­ver­sio­nes de más de 15,3 bi­llo­nes de reales en ape­nas dos se­ma­nas, las que an­te­ce­die­ron al pri­mer vo­to so­bre la de­nun­cia en su con­tra, en la Co­mi­sión de Jus­ti­cia del Par­la­men­to. Te­mer ama­rró así los apo­yos con los que lo­gró su­pe­rar el pri­mer trá­mi­te pa­ra anu­lar la de­nun­cia: li­be­ran­do par­ti­das has­ta en­ton­ces pa­ra­das pa­ra los di­fe­ren­tes es­ta­dos y mu­ni­ci­pios cu­yos dipu­tados ne­ce­si­ta­ba que vo­ta­ran en su fa­vor.

Al mis­mo tiem­po que Te­mer no re­pa­ra­ba en gas­tos pa­ra ase­gu­rar su fu­tu­ro ju­di­cial, el Go­bierno de­ci­dió au­men­tar los im­pues­tos so­bre los com­bus­ti­bles. En un con­tex­to de re­cor­tes so­cia­les, con la re­for­ma la­bo­ral re­cién apro­ba­da y con un dé­fi­cit acu­mu­la­do de 139 bi­llo­nes de reales en el pri­mer se­mes­tre, Te­mer de­ci­dió gra­var las ga­so­li­nas y el eta­nol, en una de­ci­sión que «el pue­blo com­pren­de­rá», se­gún di­jo. La tri­bu­ta­ción de la ga­so­li­na se mul­ti­pli­có por dos y, en sin­cro­nía, Pe­tro­bras anun­ció un al­za de los com­bus­ti­bles en re­fi­ne­ría. A ca­si la mi­tad se ha re­du­ci­do el con­su­mo en las ga­so­li­ne­ras, que ade­más se que­jan de que no les que­da mar­gen de be­ne­fi­cio. El Go­bierno, por si aca­so, ya ha de­ja­do en­tre­ver que la luz pue­de ser la si­guien­te. El car­na­val de Río de Ja­nei­ro, eso sí, pa­re­ce ga­ran­ti­za­do.

El pre­si­den­te uti­li­za par­ti­das del pre­su­pues­to pa­ra ama­rrar la leal­tad de los dipu­tados

El con­su­mo en las ga­so­li­ne­ras se ha re­du­ci­do a la mi­tad mien­tras cre­ce el des­con­ten­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.