Galicia, en el ob­je­ti­vo tras Dun­ker­ke

Un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca pro­fun­di­za en la tras­cen­den­cia de los ser­vi­cios se­cre­tos in­gle­ses des­ple­ga­dos en Es­pa­ña en la vic­to­ria alia­da de la II Gue­rra Mun­dial

La Voz de Galicia (Lugo) - - Sociedad - MILA MÉNDEZ

La in­for­ma­ción es po­der. Es­ta má­xi­ma co­bró to­do el sen­ti­do pa­ra Emi­lio Gran­dío Seoa­ne (1967, A Co­ru­ña) du­ran­te sus pes­qui­sas en el Ar­chi­vo Na­cio­nal Bri­tá­ni­co. A Ba­lan­cing Act: Bri­tish In­te­lli­gen­ce in Spain du­ring the Se­cond World War es el tí­tu­lo del li­bro en el que plas­ma sus ave­ri­gua­cio­nes. Fru­to de un en­car­go de la edi­to­rial de la Sus­sex Aca­de­mic Press, el tra­ba­jo del pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea en la USC re­sal­ta la vi­tal im­por­tan­cia que tu­vie­ron los es­pías des­ple­ga­dos en paí­ses co­mo Es­pa­ña a par­tir de la pri­ma­ve­ra de 1940, cuan­do se pro­du­ce la eva­cua­ción de la pla­ya fran­ce­sa de Dun­ker­que, una hui­da que ha co­bra­do ac­tua­li­dad tras el es­treno de la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Ch­ris­top­her No­lan.

«La ba­ta­lla sig­ni­fi­ca un an­tes y un des­pués. Gran Bre­ta­ña cam­bia su es­tra­te­gia. Has­ta ese mo­men­to sus re­la­cio­nes con el Ter­cer Reich eran am­bi­guas. A par­tir de la to­ma de Fran­cia, en ju­nio de ese año, se que­da so­la en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal an­te el ejér­ci­to na­zi», ex­pli­ca Gran­dío. Con la lle­ga­da al po­der de Wins­ton Chur­chill di­se­ñan una es­tra­te­gia ba­sa­da en la ob­ten­ción de in­for­ma­ción. «Em­pren­den una es­pe­cie de re­con­quis­ta de te­rri­to­rios. Pri­me­ro, con me­di­das di­plo­má­ti­cas de con­ten­ción de los na­zis. De for­ma clan­des­ti­na, in­tro­du­cen re­des de in­te­li­gen­cia y sa­bo­ta­je», di­ce Gran­dío.

Es­pa­ña, por su ca­pa­ci­dad geo­es­tra­té­gi­ca y las sim­pa­tías del ré­gi­men con el Eje, jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal. «En cual­quier mo­men­to Fran­co po­día de­jar en- trar al ejér­ci­to de Hitler. Es una ame­na­za que los in­gle­ses tie­nen muy asu­mi­da», re­la­ta Gran­dío Seoa­ne. Por eso, y co­mo des­tri­pa en el li­bro, Chur­chill en­vía a lo «me­jor­ci­to de su di­plo­ma­cia». Ese es el em­ba­ja­dor Sa­muel Hoa­re, que lle­ga en 1940 en una mi­sión es­pe­cial pa­ra atem­pe­rar las re­la­cio­nes con Fran­co. Des­de Bar­ce­lo­na a Ma­drid o Se­vi­lla. La ex­pan­sión de las re­des de in­te­li­gen­cia tie­ne una con­si­de­ra­ción es­pe­cial en el no­roes­te es­pa­ñol y, más en con­cre­to, en Galicia.

Red de es­pías en puer­tos ga­lle­gos

De­ta­lla el pro­fe­sor de la USC en su li­bro que, co­mo ya es­tá ates­ti­gua­do, la red, con epi­cen­tro pri­me­ro en Bil­bao y des­pués en León, cu­bría los puer­tos ga­lle­gos y to­da la cor­ni­sa can­tá­bri­ca. El fran­quis­mo es­ta­ba al tan­to. «Ha­bía un pac­to no es­cri­to: no cru­zar la lí­nea ro­ja. Es de­cir, no co­la­bo­rar pa­ra echar aba­jo a Fran­co». El mo­ti­vo no era otro que la po­si­bi­li­dad, «muy fac­ti­ble», de un des­em­bar­co alia­do por el norte de Es­pa­ña a tra­vés de las rías de A Co­ru­ña o Vi­go. «El mie­do a una in­va­sión bri­tá­ni­ca, es­pe­cial­men­te en­tre 1942 y 1943, es cons­tan­te. De he­cho, hay una le­va ma­si­va de tro­pas del ré­gi­men en cam­pa­men­tos muy ru­di­men­ta­rios en to­da la cos­ta norte ga­lle­ga», cuen­ta el his­to­ria­dor.

Wins­ton Chur­chill, a la iz­quier­da, en­vió co­mo em­ba­ja­dor a Es­pa­ña a Sa­muel Hoa­re en 1940.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.