Ar­qui­tec­tu­ras que re­gre­san al lá­piz

Des­pués de un pri­mer vo­lu­men de­di­ca­do a Lugo, San­tia­go Ca­ta­lán ya tra­ba­ja en los re­tra­tos de Com­pos­te­la que con­ti­nua­rán su se­rie de edi­fi­cios y mo­nu­men­tos di­bu­ja­dos

La Voz de Galicia (Lugo) - - Cultura - XESÚS FRA­GA

Re­du­ci­da a su esen­cia, la ar­qui­tec­tu­ra se sus­ten­ta so­bre la ima­gi­na­ción del di­bu­jo y la via­bi­li­dad ra­cio­nal de la ma­te­má­ti­ca. Los di­se­ños na­cen, en pri­me­ra ins­tan­cia, de un lá­piz. Al­gu­nos re­gre­san al tra­zo del gra­fi­to: los que com­po­nen el pri­mer vo­lu­men de la se­rie Ar­qui­tec­tu­ras de­bu­xa­das (Xe­rais), del ar­qui­tec­to San­tia­go Ca­ta­lán (Ma­drid, 1954), de­di­ca­do a la que es su ciu­dad des­de ha­ce dé­ca­das, Lugo.

De la mu­ra­lla ro­ma­na al ra­cio­na­lis­mo, del ba­rro­co al mo­der­nis­mo, Ca­ta­lán sin­gu­la­ri­za esas ca­pas su­per­pues­tas que con­vier­ten a to­da ciu­dad en un pa­lim­pses­to ar­qui­tec­tó­ni­co, aque­lla cu­yos ha­bi­tan­tes le­van­tan, mo­di­fi­can y de­rru­yen en un ci­clo sin fin. «Las ciu­da­des es­tán re­es­cri­bien­do con­ti­nua­men­te su his­to­ria», afir­ma el ar­qui­tec­to y ar­tis­ta, quien en es­te tra­ba­jo ha he­cho con­fluir las dos fa­ce­tas por las que es más co­no­ci­do. «Siem­pre me ha­bía ape­te­ci­do di­bu­jar ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro no ha­bía te­ni­do tiem­po», con­fir­ma Ca­ta­lán, cu­yos bo­ce­tos son con­se­cuen­cia in­di­rec­ta de una cri­sis en el sec­tor que se tra­du­jo en una re­duc­ción de ac­ti­vi­dad.

Ar­qui­tec­tu­ras de­bu­xa­das arran­ca con la mi­ra­da de su au­tor. Des­pués de los se­ten­ta do­cu­men­tos grá­fi­cos de Lugo tra­ba­ja ac­tual­men­te en la fi­so­no­mía de San­tia­go, de la que ya han emer­gi­do una cin­cuen­te­na de di­bu­jos. «Pa­seo, ob­ser­vo, con­si­de­ro si un edi­fi­cio es di­bu­ja­ble o no, por­que no to­das las ar­qui­tec­tu­ras lo son», des­cri­be. «Lue­go to­mo mu­chas fo­tos, que me sir­ven pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el edi­fi­cio», pro­si­gue. La su­ya es una mi­ra­da de aba­jo ha­cia arri­ba, «muy ci­ne­ma­to­grá­fi­ca», el pun­to de vis­ta for­za­do del ciu­da­dano. Tam­bién eli­ge cui­da­do­sa­men­te la luz que cae so­bre los edi­fi­cios: «Al­gu­nos pi­den la luz ma­ti­za­da del ama­ne­cer, mien­tras que a otros, co­mo la ca­te­dral, por ejem­plo, le va me­jor esa luz fuer­te, ca­si vio­len­ta, del oes­te al atar­de­cer».

Víncu­lo sen­ti­men­tal

San­tia­go Ca­ta­lán re­co­no­ce que su mi­ra­da no es «ni im­par­cial ni inocen­te». Es­to sig­ni­fi­ca que su di­bu­jo de la ciu­dad, Lugo, en es­te ca­so, es el re­sul­ta­do de su for­ma­ción co­mo ar­qui­tec­to pe­ro tam­bién de su víncu­lo sen­ti­men­tal con ella. Con San­tia­go la dis­tan­cia ya es ma­yor, pe­ro mien­tras con Lugo Ca­ta­lán tam­bién fir­ma­ba los tex­tos so­bre los edi­fi­cios y al­gu­nos de sus res­pon­sa­bles —el vo­lu­men cuen­ta tam­bién con pró­lo­gos de los es­cri­to- res Paco Mar­tín y Jau­re­gui­zar—, en el que se cen­tra­rá en Com­pos­te­la es­ta par­te es­cri­ta re­cae­rá en el tam­bién ar­qui­tec­to y exal­cal­de Xe­rar­do Es­té­vez.

San­tia­go su­po­ne otro re­to: huir del tó­pi­co. «Es di­fí­cil», ad­mi­te Ca­ta­lán. Pe­ro no im­po­si­ble: «Es po­si­ble se­guir sor­pren­dién­do­se. Uno nun­ca de­ja de des­cu­brir co­sas. Hay que ver­lo des­de otros án­gu­los, bus­car lo que a sim­ple vis­ta no se ve». Un ejem­plo de ello son los mas­ca­ro­nes de re­pre­sen­ta­cio­nes mi­to­ló­gi­cas en las ner­va­du­ras de la cu­bier­ta de zinc del Círcu­lo de las Ar­tes de Lugo, obra de Luis Be­lli­do. A Ca­ta­lán le re­cuer­dan la fra­se de Óscar Tus­quets: el hom­bre no lo ve, pe­ro Dios sí lo ve.

Con to­do, el ar­qui­tec­to y ar­tis­ta con­fie­sa que aún no ha si­do ca­paz de di­bu­jar las to­rres del Obra­doi­ro. «Me pa­re­ce más bo­ni­ta la Be­ren­gue­la, por ejem­plo». Y de esa hui­da del cli­ché dan fe tam­bién sus apro­xi­ma­cio­nes a la mu­ra­lla ro­ma­na de su ciu­dad de adop­ción. No hay vis­tas pa­no­rá­mi­cas ni de fo­lle­to tu­rís­ti­co. Lo que ha re­tra­ta­do es la ma­te­ria­li­dad del mo­nu­men­to, so­bre la que se evi­den­cia el pa­so del tiem­po. «Son las ci­ca­tri­ces de la mu­ra­lla, esos hue­cos y ori­fi­cios que so­bre­vi­ven de cuan­do ha­bía ca­sas ado­sa­das a sus lien­zos, las mar­cas de ala­ce­nas o el arran­que de una cu­bier­ta. Así he pre­fe­ri­do di­bu­jar la mu­ra­lla».

Hue­lla re­no­va­do­ra

La his­to­ria de la ar­qui­tec­tu­ra tam­bién es la de sus arquitectos. Ca­ta­lán sien­te un in­te­rés es­pe­cial por Eloy Ma­quiei­ra, quien mu­rió jo­ven —a los 42 años— y no tu­vo tiem­po a desa­rro­llar una tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal que sin du­da de­ja­ría su hue­lla re­no­va­do­ra en la ciu­dad, a la que con­tri­bu­yó con in­mue­bles co­mo el ins­ti­tu­to Xoán Mon­tes, un edi­fi­cio de vi­vien­das en la Pra­za Maior o el sa­na­to­rio Pi­men­tel, tris­te­men­te des­apa­re­ci­do en la dé­ca­da de los ochen­ta.

Tras Lugo y aho­ra San­tia­go, al ar­qui­tec­to le gus­ta­ría se­guir con otras ciu­da­des: Ou­ren­se, Pon­te­ve­dra, Ferrol o A Co­ru­ña ofre­cen mu­chas po­si­bi­li­da­des, cu­yos edi­fi­cios es­pe­ran su re­gre­so a la ma­triz del lá­piz.

SAN­TIA­GO CA­TA­LÁN

De Ro­ma al ra­cio­na­lis­mo. Las pie­dras de la mu­ra­lla ro­ma­na for­man par­te de los di­bu­jos del li­bro, co­mo la obra del ar­qui­tec­to del si­glo XX Eloy Ma­quiei­ra (arri­ba, edi­fi­cio en la Pra­za Maior y es­ca­le­ra del ins­ti­tu­to Xoán Mon­tes) o la fa­cha­da de la ca­te­dral, un tra­ba­jo de Sán­chez Bort re­ma­ta­do por Ne­me­sio Co­bre­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.