Sca­ra­muc­ci(as)

La Voz de Galicia (Lugo) - - Alta Definición - Tamara Montero

Es­tá a la al­tu­ra. Dios mío, va­ya si es­tá a la al­tu­ra. Ha­cía fal­ta un gol­pe de ti­món. Un cam­bio pro­fun­do. Una ca­ra nue­va. Al­guien que lo en­tien­da. Que lo en­tien­da de ver­dad. Una per­so­na que se­pa tras­la­dar cómo pien­sa. Que co­nec­te de ver­dad con lo que cree y cómo quie­re que la gen­te lo vea. Y va­ya si es­tá a la al­tu­ra. Ma­dre mía. Sí que es­tá a la al­tu­ra. Por­que es ex­pre­si­vo. Muy ex­pre­si­vo. No tie­ne mie­do. No le asus­ta sa­car a pa­sear su len­gua­je co­lo­ri­do. Le­van­tar el te­lé­fono, mar­car y em­pe­zar a ha­blar. Ha­blar es su tra­ba­jo. Es el di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes, ¿no? Y co­mu­ni­ca, va­ya si co­mu­ni­ca. Ca­ray, cómo co­mu­ni­ca. Un pa­trio­ta de Queens. Y a un pa­trio­ta no le tiem­bla la voz cuan­do tie­ne que de­cir lo que tie­ne que de­cir. Por­que na­die tie­ne por qué ha­cer sa­ber al mun­do que pa­só una agra­da­ble ve­la­da sen­ta­do a la me­sa con un eje­cu­ti­vo de un gi­gan­te de la co­mu­ni­ca­ción que no es ca­paz de sa­cu­dir­se los es­cán­da­los de aco­so se­xual. Que la me­sa es­ta­ba en la Ca­sa Blan­ca. Y que ejer­cie­ron de an­fi­trio­nes el pre­si­den­te y la pri­me­ra da­ma. Así que no le tiem­bla la voz. Se po­ne al te­lé­fono y gri­ta. In­sul­ta al je­fe de ga­bi­ne­te. Que es un mal­di­to es­qui­zo­fré­ni­co pa­ra­noi­co. In­sul­ta al es­tra­te­ga je­fe. Arras­tra por el fan­go a to­do un go­bierno. Pe­ro cla­ro. Es que es di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes. Del hom­bre que di­jo que pue­de aga­rrar­nos a las mu­je­res. Del pre­si­den­te al que le en­can­ta la za­fie­dad. Y las Sca­ra­muc­ci(as).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.