Pa­no­ra­ma lo­cal: Ro­cha fue­ra de la po­lí­ti­ca y la al­cal­de­sa, re­pro­ba­da

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - EN­RI­QUE G. SOU­TO LUGO / LA VOZ

El fun­cio­na­rio re­na­cen­tis­ta Ni­co­lás Ma­quia­ve­lo, uno de los pa­dres de la cien­cia po­lí­ti­ca, te­nía muy cla­ro que «si quien go­bier­na no re­co­no­ce los ma­les has­ta que los tie­ne en­ci­ma, no es real­men­te sa­bio». Al so­cia­lis­mo mu­ni­ci­pal y es­pe­so que go­bier­na la ca­pi­tal de la pro­vin­cia le ocu­rre eso; no re­co­no­ce los ma­les has­ta que los tie­ne en­ci­ma. Por eso, la al­cal­de­sa aca­ba de ser re­pro­ba­da por la ma­yo­ría de la cor­po­ra­ción, in­clui­do uno de los gru­pos que apo­yó su in­ves­ti­du­ra.

Los gran­des ma­les mu­ni­ci­pa­les eran re­co­no­ci­bles ya en el pa­sa­do man­da­to y es­ta­ban per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos cuan­do, por ac­ci­den­te, Lara Méndez asu­mió la al­cal­día. Y des­de en­ton­ces, esos ma­les no han de­ja­do de ir a peor. En lo que que­da del so­cia­lis­mo lu­cen­se, ha­ce años que de los con­se­jos de Ma­quia­ve­lo al go­ber­nan­te se to­man al­gu­nos, ma­lin­ter­pre­ta­dos, pe­ro nun­ca el que avi­sa de que «el prín­ci­pe pru­den­te de­be pre­fe­rir ro­dear­se de hom­bres de buen jui­cio a los que da­rá la li­ber­tad de de­cir­le la ver­dad». En Lugo, ciu­dad mí­ni­ma, to­do el mun­do se co­no­ce: ¿pa­ra qué más ex­pli­ca­cio­nes?

A Lara Méndez tra­tó de ayu­dar­la San­tia­go Fernández Ro­cha, cohe­ren­te con el apo­yo que des­de Lu­go­no­vo dio a su in­ves­ti­du­ra co­mo al­cal­de­sa; su opo­si­ción ba­sa­da en pro­pues­tas que te­nían su ori­gen en la ca­lle, so­lo le sir­vió pa­ra des­gas­tar­se en el seno de su par­ti­do, has­ta que tu­vo que re­nun­ciar. Ca­da pro­pues­ta de Ro­cha fue apar­ca­da; ca­da com­pro­mi­so con él, in­cum­pli­do, o, al me­nos, no eje­cu­ta­do. Y así du­ran­te dos años. Ro­cha ha de­ja­do, es­cal­da­do, la po­lí­ti­ca lo­cal. Su ima­gen al aban­do­nar el pleno, dan­do la es­pal­da son­rien­te a la cor­po­ra­ción mien­tras sa­lu­da­ba con la mano, es un men­sa­je tra­du­ci­ble en un «¡ahí os que­dáis!». Es la ima­gen de la de­rro­ta del ciu­da­dano que un día de­ci­dió com­pro­me­ter­se por­que en­ten­dió que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ha­cer al­go. Creía, co­mo Mar­ga­ret Mead, que «un pe­que­ño gru­po de ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos pue­da cam­biar el mun­do». No es se­gu­ro que aún lo crea, pe­ro sí sa­be ya que si al­gún con­se­jo de Ma­quia­ve­lo se si­gue hoy en po­lí­ti­ca, tam­bién en Lugo, es es­te: «Yo no di­go nun­ca lo que creo, ni creo nun­ca lo que di­go». Los hom­bres y mu­je­res de buen jui­cio son una mo­les­tia en po­lí­ti­ca. Y si di­cen lo que pien­san, más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.