Ma­du­ro cie­rra el círcu­lo

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo -

Don­de ha­bía un sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal con ga­ran­tías, apa­re­ce aho­ra un ré­gi­men sin li­ber­ta­des

La elec­ción de una asam­blea cons­ti­tu­yen­te en Ve­ne­zue­la tie­ne pre­ce­den­tes cer­ca­nos. La úl­ti­ma se eli­gió en 1999 a ins­tan­cias de Hu­go Chá­vez, que que­ría re­dac­tar una nue­va cons­ti­tu­ción. El pro­ce­so era en­ton­ces du­do­sa­men­te le­gal —el ac­tual lo es cla­ra­men­te—, pe­ro al me­nos exis­tía una cier­ta le­gi­ti­mi­dad en el he­cho de que una ma­yo­ría de ve­ne­zo­la­nos desea­ban un cam­bio, una rup­tu­ra con la an­te­rior cons­ti­tu­ción, que se ha­bía re­ve­la­do inú­til pa­ra re­sol­ver la in­efi­ca­cia y las co­rrup­ción de sus go­bier­nos pa­sa­dos.

La Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que se vo­tó ayer, en cam­bio, es al­go muy dis­tin­to. En pri­mer lu­gar, por­que se tra­ta de sus­ti­tuir un Par­la­men­to en el que el Go­bierno no tie­ne ma­yo­ría por otro en el que sí la ten­drá. Y ni si­quie­ra eso es lo esen­cial. Lo que es­ta­mos pre­sen­cian­do es un au­tén­ti­co cam­bio de sis­te­ma po­lí­ti­co, co­mo pue­de ver­se en la com­po­si­ción de es­ta nue­va Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te. Es­ta es sec­to­rial, es de­cir, los can­di­da­tos no se pre­sen­tan en nom­bre de or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas o cí­vi­cas o co­mo in­de­pen­dien­tes pa­ra que les pue­da vo­tar cual­quier ve­ne­zo­lano, sino que mu­chos de ellos son ele­gi­dos den­tro de sec­to­res. Hay un nú­me­ro de es­ca­ños re­ser­va­dos pa­ra los obre­ros, otro pa­ra los em­pre­sa­rios, otro pa­ra los pes­ca­do­res, los pen­sio­nis­tas, los es­tu­dian­tes... No se pue­de ha­blar ya, por tan­to, de un Par­la­men­to uni­ver­sal y de­mo­crá­ti­co sino de una elec­ción es­ta­men­tal co­mo las de los sis­te­mas to­ta­li­ta­rios. Con es­ta ma­nio­bra que­dan mar­gi­na­dos to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, sal­vo el Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ve­ne­zue­la (PSUV), que do­mi­na­rá la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te a tra­vés de la red de or­ga­ni­za­cio­nes sec­to­ria­les que ha ido crean­do: el po­der po­pu­lar, el po­der co­mu­nal o los mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les re­vo­lu­cio­na­rios. No es nin­gu­na sor­pre­sa en­te­rar­se de que, de los más de 6.000 can­di­da­tos que se pre­sen­ta­ban a los co­mi­cios de ayer, prác­ti­ca­men­te to­dos es­tán vin­cu­la­dos, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, con el cha­vis­mo.

Es cier­to que el ca­mino em­pren­di­do por Ma­du­ro es­tá pro­vo­can­do di­sen­sio­nes den­tro del pro­pio mo­vi­mien­to. Al fin y al ca­bo, la Cons­ti­tu­ción que se es­tá vul­ne­ran­do es la de Chá­vez. Sin em­bar­go, es más que du­do­so que se pue­da ha­blar de trai­ción al cha­vis­mo, por­que es­ta de­ri­va se en­con­tra­ba im­plí­ci­ta en el pro­yec­to ini­cial de Chá­vez, pa­ra el que —aho­ra se ha­ce evi­den­te— la de­mo­cra­cia so­lo era una he­rra­mien­ta pa­ra to­mar al po­der. Una vez que la de­mo­cra­cia se con­vier­te en un obs­tácu­lo pa­ra pro­se­guir el pro­yec­to, co­mo le ha pa­sa­do a Ma­du­ro al per­der las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, es cuan­do se pa­sa al si­guien­te es­ta­dio, que es el cam­bio de sis­te­ma. El conflicto se con­vier­te así en opor­tu­ni­dad. La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, pro­vo­ca­da en gran par­te por las de­ci­sio­nes del pro­pio Go­bierno, se con­vier­ten en la ex­cu­sa pa­ra eje­cu­tar es­te jue­go de ma­nos en el que don­de ha­bía un sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal con ga­ran­tías, aun­que fue­sen po­co só­li­das, apa­re­ce de re­pen­te un ré­gi­men sin li­ber­ta­des. El círcu­lo se com­ple­ta, y lo que na­ció de aque­llos co­mi­cios de 1999 se mues­tra en es­tos de 2017 co­mo un pro­duc­to aca­ba­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.