El nue­vo Có­di­go Pe­nal pe­ga más du­ro

El en­du­re­ci­mien­to de las pe­nas y una re­duc­ción del re­tra­so ju­di­cial, lo más des­ta­ca­ble de la úl­ti­ma re­for­ma

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

Es­te mes se han cum­pli­do dos años de la en­tra­da en vi­gor de la ley or­gá­ni­ca 1/2015 por la que se mo­di­fi­có el Có­di­go Pe­nal. Su­pu­so la re­for­ma más pro­fun­da efec­tua­da des­de su apro­ba­ción ini­cial en 1995. Se mo­di­fi­ca­ron 252 de sus ar­tícu­los y se su­pri­mie­ron 32. El le­gis­la­dor to­có esos de­li­tos que en 1995 no exis­tían, no se les da­ba la de­bi­da im­por­tan­cia o la po­bla­ción en­ten­día que es­ta­ban po­co cas­ti­ga­dos. Co­mo el ase­si­na­to de ni­ños, la re­ve­la­ción de imá­ge­nes y ví­deos pri­va­dos o la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Pe­ro tam­bién se pro­du­je­ron cam­bios, co­mo la des­apa­ri­ción de las fal­tas, con­vir­tién­do­las en de­li­tos le­ves, que su­pu­sie­ron una me­nor car­ga de tra­ba­jo en los juz­ga­dos.

Aun­que mu­chas vo­ces en­tien­den que la re­duc­ción del co­lap­so ju­di­cial en Ga­li­cia en es­tos dos úl­ti­mos años po­co tu­vo que ver la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal, los nú­me­ros son muy fa­vo­ra­bles. Los tri­bu­na­les de la co­mu­ni­dad es­tán me­nos sa­tu­ra­dos pe­se a que la ta­sa de re­so­lu­ción —la pro­por­ción de los con­flic­tos re­suel­tos res­pec­to a los in­gre­sa­dos— tam­bién se ha re­du­ci­do en un 2,1 % y se si­túa en un 1,05. De he­cho, los 86.809 li­ti­gios re­suel­tos en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año son 5.208 me­nos que a los que se dio car­pe­ta­zo en­tre enero y mar­zo del 2016, lo que su­po­ne una caí­da de ca­si el 6 %.

El des­cen­so se de­be, so­bre to­do, a que se re­sol­vie­ron ca­si un 14 % me­nos de asun­tos pe­na­les, ya que en el res­to de las ju­ris­dic­cio­nes las ci­fras han me­jo­ra­do. Aun así, Ga­li­cia tie­ne el se­gun­do ín­di­ce de re­so­lu­ción más ele­va­do de Es­pa­ña, em­pa­ta­da con Madrid y so­lo por de­trás de La Rio­ja, con un 1,07 %. La pro­vin­cia de A Co­ru­ña, em­pa­ta­da con Gui­púz­coa, es la cuar­ta que tie­ne es­ta ta­sa más al­ta con un 1,08, mien­tras que Ou­ren­se ob­tie­ne el mis­mo ín­di­ce que el 1,05 de la me­dia ga­lle­ga. Por de­ba­jo se si­túan Lu­go (1,02) y Pon­te­ve­dra (1,03).

El des­cen­so de la car­ga de tra­ba­jo per­mi­tió a los ma­gis­tra­dos ocu­par­se de la bol­sa de los asun­tos pen­dien­tes. Por eso, la ta­sa de pen­den­cia tam­bién ba­jó du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre en un 1,4 %. Así, el nú­me­ro de con­flic­tos en trá­mi­te al fi­nal del pe­río­do ana­li­za­do as­cien­de a 118.834, que es un 7,2 % por de­ba­jo de los 127.390 que que­da­ron pen­dien­tes de re­so­lu­ción a fi­na­les del pri­mer tri­mes­tre del 2016.

Es­tos son los prin­ci­pa­les cam­bios en el Có­di­go Pe­nal:

Pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble. La con­de­na en la cár­cel se po­drá alar­gar to­da la vi­da del re­clu­so, aun­que, pa­sa­do un pe­río­do de 25 a 35 años, se eva­lua­rá si su pro­nós­ti­co de re­in­ser­ción es fa­vo­ra­ble y pue­de que­dar en li­ber­tad. Es­ta pe­na so­lo se im­pon­drá en ca­sos ex­cep­cio­na­les co­mo te­rro­ris­mo, ase­si­na­tos en se­rie, de me­no­res 16 años o co­me­ti­dos por gru­pos or­ga­ni­za­dos. En Ga­li­cia ya hay un con­de­na­do a pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble. Se tra­ta de Da­vid Ou­bel, que de­go­lló bru­tal­men­te a sus dos hi­jas de cua­tro y nue­ve años en Mo­ra­ña. Otro pa­rri­ci­da que po­dría lle­var el mis­mo ca­mino es Mar­cos Mirás, el co­ru­ñés acu­sa­do de ma­tar ma­tó a su hi­jo el Día de la Ma­dre.

Fi­nan­cia­ción ile­gal de par­ti­dos po­lí­ti­cos. Se cas­ti­ga con cár­cel a los es­pa­ño­les que acep­ten o en­tre­guen do­na­cio­nes su­pe­rio­res a los 500.000 eu­ros, o de 100.000 eu­ros si son ex­tran­je­ros. En Ga­li­cia na­die es­tá pro­ce­sa­do aún por es­tos he­chos.

La edad de con­sen­ti­mien­to

se­xual sube a los 16 años. Pa­ra me­jo­rar la pro­tec­ción a los me­no­res, so­bre to­do en la lu­cha con­tra la pros­ti­tu­ción in­fan­til, la nor­ma de­ter­mi­na que rea­li­zar ac­tos de ca­rác­ter se­xual con me­no­res de 16 años se con­si­de­ra co­mo un he­cho de­lic­ti­vo, sal­vo que se tra­te de re­la­cio­nes con­sen­ti­das con una per­so­na pró­xi­ma al me­nor por edad y gra­do de de­sa­rro­llo o ma­du­rez. Quien se vio per­ju­di­ca­do por es­ta re­for­ma fue un en­tre­na­dor de­por­ti­vo de Mos que man­tu­vo re­la­cio­nes con­sen­ti­das con una de sus ju­ga­do­ras, de 14 años. El Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 4 de Vi­go lo en­vió a pri­sión, don­de es­pe­ra jui­cio. An­tes de la en­tra­da en vi­gor de la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal no exis­tía de­li­to si la edad de la me­nor su­pe­ra­ba los 13 años y ha­bía con­sen­ti­mien­to. El ca­so de Ol­vi­do Hor­mi­gos. Com­par­tir ví­deos ín­ti­mos sin per­mi­so en In­ter­net ya es de­li­to, aun­que la gra­ba­ción se hu­bie­ra rea­li­za­do con el con­sen­ti­mien­to de la víc­ti­ma. Tie­nen una pe­na de cár­cel de tres me­ses a un año. De eso se li­bra­ron los jó­ve­nes de Or­des que en el 2004 di­fun­die­ron un ví­deo eró­ti­co de una ve­ci­na. Fue­ron pro­ce­sa­dos con el an­ti­guo Có­di­go Pe­nal, por lo que so­lo fue­ron juz­ga­dos por re­ve­la­ción de se­cre­tos. Se li­bra­ron de la cár­cel.

Mal­tra­to ani­mal. Se agra­va­rá el aban­dono de ani­ma­les, que lle­va­rá apa­re­ja­do el pa­go de una mul­ta de uno a seis me­ses, mien­tras que se ti­pi­fi­ca por pri­me­ra vez la ex­plo­ta­ción se­xual de ani­ma­les o el mal­tra­to en pe­leas de ga­llos o pe­rros. Un ca­so que se dio en Ga­li­cia fue el del hom­bre que de­jó mo­ri­bun­do a su pe­rro con gol­pes en Sal­ce­do. El Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 1 de Pon­te­ve­dra lo con­de­nó a 7 me­ses y 14 días de pri­sión.

Por­no­gra­fía in­fan­til. Au­men­ta­ron las pe­nas pa­ra la pros­ti­tu­ción de me­no­res o in­ca­pa­ces, mien­tras que se cas­ti­ga a quien con­tac­te con un ado­les­cen­te, me­nor de 16 años, a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra in­ten­tar que fa­ci­li­te imá­ge­nes por­no­grá­fi­cas. Ade­más se re­gu­ló el hos­ti­ga­mien­to me­dian­te lla­ma­das te­le­fó­ni­cas o se­gui­mien­tos a una per­so­na, que en mu­chas oca­sio­nes no po­día per­se­guir­se co­mo de­li­to de ame­na­zas o coac­cio­nes al no ha­ber vio­len­cia.

El ma­tri­mo­nio for­za­do. Has­ta tres años de cár­cel le pue­den im­po­ner a quien coac­cio­ne a otro pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio. Se tra­ta de un cas­ti­go re­cla­ma­do por la Unión Eu­ro­pea pa­ra evi­tar la tra­ta de se­res hu­ma­nos.

Pi­que­tes en huel­gas. Las pe­nas de cár­cel a quie­nes im­pi­dan o li­mi­ten el de­re­cho de huelga se re­du­cen a los dos años, por lo que una per­so­na sin an­te­ce­den­tes no de­be­rá obli­ga­to­ria­men­te in­gre­sar en pri­sión.

Ro­bos y hur­tos. Se au­men­ta la per­se­cu­ción de los mul­ti­rrein­ci­den­tes en de­li­tos co­mo bu­tro­nes, alu­ni­za­jes o robo de ca­ble de co­bre o su­mi­nis­tro eléc­tri­co.

Su­pre­sión de fal­tas. Pa­sa­ron a ser con­si­de­ra­das de­li­tos le­ves o san­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas. Los ilí­ci­tos de es­ca­sa gra­ve­dad se re­sol­vían en jui­cios de fal­tas y no con­lle­va­ban pe­nas de pri­sión ni de­ja­ban an­te­ce­den­tes pe­na­les, que im­pe­dían, por ejem­plo, pre­sen­tar­se a una opo­si­ción.

ILUSTRACIÓN ED CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.