«Más que im­pu­ni­dad, con la co­rrup­ción hay re­tra­so en la res­pues­ta ju­di­cial»

Del Mo­ral di­ce que la pe­na pier­de efi­ca­cia cuan­do el acu­sa­do per­ci­be que, «si se le po­ne, tar­da­rá seis o sie­te años en lle­gar»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Galicia -

¿Cuá­les son las claves del de­re­cho pe­nal del si­glo XXI?, ¿qué fuer­zas es­tán ha­cien­do que se trans­for­me? Son algunas de las pre­gun­tas so­bre las que re­fle­xio­nó el ma­gis­tra­do An­to­nio del Mo­ral en la Es­cue­la de Ve­rano del Po­der Ju­di­cial que se ce­le­bró en Ma­ri­ñán (Ber­gon­do). Del Mo­ral, ti­tu­lar de la Sa­la Se­gun­da de lo Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo, ade­lan­ta una de esas claves: «El po­pu­lis­mo pu­ni­ti­vo, muy ex­ten­di­do en la so­cie­dad oc­ci­den­tal, de­seo­sa de se­gu­ri­dad e im­bui­da de que el de­re- cho pe­nal es un ins­tru­men­to pa­ra al­can­zar esa se­gu­ri­dad». —¿Y esa so­cie­dad le reclama so­lu­cio­nes al de­re­cho pe­nal? —Le reclama de­lin­cuen­cia ce­ro, pe­nas mas al­tas. Pien­sa que su­bien­do las pe­nas ba­jan los de­li­tos, co­sa que no es ver­dad. Más cár­cel no sig­ni­fi­ca me­nos de­li­tos. —Una es el po­pu­lis­mo pu­ni­ti­vo. ¿Qué otras fuer­zas trans­for­man el de­re­cho pe­nal? —Hay otra ten­den­cia, que es el sím­bo­lo. Tie­ne que ver con las emo­cio­nes, el sen­ti­mien­to por en­ci­ma de la ra­zón. Y es­to ha­ce que el de­re­cho pe­nal se use mu­cho co­mo sím­bo­lo. Otra es la in­ter­na­cio­na­li­za­ción, la glo­ba­li­za­ción, que ha­ce que el de­re­cho pe­nal es­te con­di­cio­na­do por la le­gis­la­ción eu­ro­pea, que crea de­ci­sio­nes que obli­gan a los paí­ses a ti­pi­fi­car con­duc­tas o a im­po­ner gra­dos de pe­na. Y eso, a ve­ces, cau­sa dis­tor­sio­nes con el de­re­cho pe­nal na­cio­nal. Es­ta­mos en una épo­ca con­vul­sa pa­ra el de­re­cho pe­nal. —¿Cuá­les son las preo­cu­pa­cio­nes ac­tua­les en el ám­bi­to pe­nal? —Hay te­mas muy sen­si­bles so­cial­men­te. Por su­pues­to, la co­rrup­ción, que más que im­pu­ni­dad, lo que pre­sen­ta es de­ma­sia­do re­tra­so en la res­pues­ta ju­di­cial. Es un pro­ble­ma más de pro­ce­so y de me­dios que de de­re­cho pe­nal. Y la co­rrup­ción es un ejem­plo cla­ro. No creo que se lu­che con­tra la co­rrup­ción au­men­tan­do las pe­nas, sino acor­tan­do los pla­zos del pro­ce­so.

—¿Por ejem­plo? —Una pe­na de cua­tro años que el acu­sa­do per­ci­be que no es se­gu­ro que se le pon­ga, y que si se le po­ne tar­da seis o sie­te años en lle­gar, es me­nos di­sua­so­ria que una de dos años que sa­be que es di­fí­cil de evi­tar y que se cum­ple al año si­guien­te. El acen­to hay que po­ner­lo ahí. No se so­lu­cio­na su­bien­do pe­nas, se so­lu­cio­na crean­do ins­tru­men­tos que ha­gan inevi­ta­ble la pe­na y acor­ten los pla­zos pro­ce­sa­les au­men­tan­do la efi­ca­cia. —¿Có­mo se evi­ta el re­tra­so ju­di­cial en ca­sos de co­rrup­ción? —Una co­sa que se ha he­cho re­cien­te­men­te, y que me pa­re­ce bue­na, es que cuan­do hay de­li­tos de co­rrup­ción que se le atri­bu­yen a una per­so­na no se es­pe­re a te­ner­los to­dos in­ves­ti­ga­dos pa­ra en­jui­ciar­los por­que si no se pro­du­ce el efec­to ce­re­za: un impu­tado, otro impu­tado, cien impu­tados, dos­cien­tos... No. Cuan­do ha­ya un he­cho pro­ba­do, hay que en­jui­ciar­lo. Es una re­for­ma del 2015, sen­ci­lla pa­ra acor­tar esos pla­zos con pro­ce­di­mien­tos se­pa­ra­dos. Se juz­ga el he­cho pro­ba­do, y cuan­do lle­gue el mo­men­to va­mos con los otros de­li­tos.

—¿Qué otros de­li­tos preo­cu­pan? —Hay mu­chos de­li­tos se­xua­les. ¿Y se so­lu­cio­na con más pe­nas? No creo, las pe­nas ya son al­tas. Ahí el go­ber­nan­te tie­ne que ver qué es­ta pa­san­do, si se es­tá lan­zan­do a la so­cie­dad un men­sa­je tri­vial de la se­xua­li­dad y hay que re­en­fo­car la in­for­ma­ción de la se­xua­li­dad en los co­le­gios, por­que es­can­da­li­za el au­men­to de los de­li­tos se­xua­les. —¿Qué le pa­re­ce la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble? —Con la pri­sión per­ma­nen­te no hay nin­gún pro­ble­ma si es re­vi­sa­ble. In­clu­so hay pe­nas más be­ne­fi­cio­sas que algunas que te­nía­mos más lar­gas por el sis­te­ma de acu­mu­la­cio­nes. Pe­ro que la pe­na sea re­vi­sa­ble.

Del Mo­ral, en el pa­zo de Ma­ri­ñán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.