Sán­chez y Díaz en­du­re­cen el pul­so

El lí­der so­cia­lis­ta ha­ce un lla­ma­mien­to a su­mar pa­ra ga­nar, y la pre­si­den­ta an­da­lu­za le ad­vier­te que nun­ca la obli­gue a «ele­gir en­tre mis dos leal­ta­des»: el par­ti­do y An­da­lu­cía

La Voz de Galicia (Lugo) - - España - CE­CI­LIA CUERDO

Los po­si­cio­na­mien­tos so­bre el mo­de­lo te­rri­to­rial han de­ja­do en evi­den­cia que el PSOE si­gue frac­tu­ra­do tras la gra­ve cri­sis in­ter­na vi­vi­da an­tes de las pri­ma­rias que en­cum­bra­ron a Pe­dro Sán­chez co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Fren­te al mo­de­lo plu­ri­na­cio­nal apro­ba­do por el 39.º con­gre­so fe­de­ral, An­da­lu­cía no ocul­ta su apues­ta, de­fen­di­da siem­pre, por la igual­dad y un mo­de­lo si­mé­tri­co. Y en el cie­rre del con­gre­so re­gio­nal an­da­luz, la cri­sis ha subido unos gra­dos tras el desafío de Su­sa­na Díaz. «Co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral y pre­si­den­ta de la Jun­ta, te pi­do que nun­ca me ha­gas ele­gir en­tre mis dos leal­ta­des», le es­pe­tó al lí­der so­cia­lis­ta.

Díaz ha en­con­tra­do en la ban­de­ra an­da­lu­za el pa­lo de sal­va­ción tras su de­rro­ta en la ca­rre­ra por li­de­rar el par­ti­do, y a ella se aga­rra con fuer­za. Y de pa­so, no de­bi­li­tar sus op­cio­nes elec­to­ra­les fren­te al «no la quie­ren ni en su par­ti­do» que le suel­ta la opo­si­ción. El con­gre­so re­gio­nal que la ha re­ele­gi­do co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral ha da­do bue­na mues­tra de ello, con una es­ce­no­gra­fía en to­nos verdes, na­da que ver con el ro­jo so­cia­lis­ta, y una gran ban­de­ra an­da­lu­za pre­si­dien­do el es­ce­na­rio. Por si fue­ra po­co, el ho­tel que alo­ja­ba el con­cla­ve se lla­ma Re­na­ci­mien­to. Sin em­bar­go, na­die cree que el pul­so lan­za­do es­te do­min­go pa­se por una es­ci­sión de la fe­de­ra­ción an­da­lu­za, la más nu­me­ro­sa y con más pe­so po­lí­ti­co en el par­ti­do gra­cias a 40 años de go­bier­nos inin­te­rrum­pi­dos. Se tra­ta­ba, sim­ple­men­te, de lan­zar un men­sa­je cla­ro y ro­tun­do, in­sis­ten los su­yos.

Ha­bía mor­bo por ver el re­en­cuen­tro en­tre Sán­chez y Díaz des­pués de las pri­ma­rias. Los san­chis­tas ape­nas ob­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­ción en el con­gre­so, pe­ro qui­sie­ron ha­cer ver que el lí­der so­cia­lis­ta no es­tá so­lo en An­da­lu­cía, y se plan­ta­ron en la en­tra­da del cen­tro de con­ven­cio­nes pa­ra re­ci­bir­le al grito de «Pe­dro pre­si­den­te» y can­tar­le La In­ter­na­cio­nal.

Los dos di­ri­gen­tes en­tra­ron al mis­mo tiem­po, sin ape­nas mi­rar­se, aun­que en sus in­ter­ven­cio­nes se pro­me­tie­ron leal­tad mu­tua y apo­yo pa­ra ga­nar las pró­xi­mas elec­cio­nes por­que, am­bos coin­ci­den, cuan­do le va bien a Es­pa­ña le va bien a An­da­lu­cía, y vi­ce­ver­sa. «La de­re­cha me­diá­ti­ca quie­re un PSOE di­vi­di­do, por­que uni­do es im­pa­ra­ble», ase­ve­ró Sán­chez, «por­que uni­do es im­pa­ra­ble; así que, com­pa­ñe­ros, su­me­mos y ha­ga­mos un PSOE uni­do pa­ra ga­nar».

Des­de el pri­mer mo­men­to, Díaz de­jó cla­ro que ten­drá «la va­len­tía» de le­van­tar la voz den­tro de su par­ti­do, por­que te­me que el dis­cur­so asi­mé­tri­co en el fondo su­pon­ga una rup­tu­ra de la so­li­da­ri­dad in­ter­te­rri­to­rial. «Me sien­to an­da­lu­za y es­pa­ño­la, pe­ro no le pi- do a los de­más que se sien­tan co­mo yo, que ca­da uno se sien­ta co­mo le dé la ga­na», di­jo, reivin­di­can­do a con­ti­nua­ción que to­dos «so­mos es­pa­ño­les sin com­par­tir re­li­gión ni cul­tu­ra, com­par­ti­mos ciu­da­da­nía, que es lo que nos ha­ce li­bres».

So­li­da­ri­dad, no ca­ri­dad

«Cuan­do las sin­gu­la­ri­da­des o la di­ver­si­dad se im­po­nen a otros que pien­san de otra ma­ne­ra se da­ña la con­vi­ven­cia; si ade­más eso con­lle­va agra­vio, des­equi­li­brios y de­sigual­da­des, se ha­ce da­ño a la de­mo­cra­cia», ad­vir­tió la pre­si­den­ta an­da­lu­za, que in­sis­tió en que el PSOE «nun­ca se han pues­to los te­rri­to­rios por de­lan­te de las per­so­nas» y que en el de­ba­te de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca de­fen­de­rá «la so­li­da­ri­dad y la equi­dad», que «no la ca­ri­dad».

El lí­der del PSOE tra­tó de sua­vi­zar el cho­que de tre­nes, y aun­que no se mo­vió tam­po­co de sus plan­tea­mien­tos, de for­ma sua­ve re­cor­dó que am­bos «ha­blan el mis­mo idio­ma de la igual­dad y la so­li­da­ri­dad», y «el fe­de­ra­lis­mo que de­fen­de­mos los so­cia­lis­tas es el fu­tu­ro». Sán­chez abo­gó por una so­lu­ción dia­lo­ga­da al conflicto con Ca­ta­lu­ña, e in­sis­tió en que fren­te al in­mo­vi­lis­mo del PP, el PSOE no desea «una vo­ta­ción que di­vi­da, sino una si­tua­ción que su­me». «No que­re­mos que Ca­ta­lu­ña se si­túe fue­ra de la le­ga­li­dad, del Es­ta­tut y de la Cons­ti­tu­ción, sino con­cor­dia, ne­go­cia­ción y un pac­to con to­dos los pue­blos de Es­pa­ña», des­gra­nó.

Así, Sán­chez con­si­de­ró que la re­cien­te­men­te apro­ba­da De­cla­ra­ción de Bar­ce­lo­na va en esa di­rec­ción de dar una res­pues­ta pa­ra su­pe­rar la cri­sis. «Es­toy se­gu­ro de que los an­da­lu­ces com­par­ten que no pue­de de­fen­der a Es­pa­ña quien no en­tien­de a Es­pa­ña de dis­tin­tas ma­ne­ras», con­ti­nuó sin men­cio­nar el tér­mino plu­ri­na­cio­na­li­dad, pe­ro re­cor­dan­do que Pe­ces Bar­ba, Fe­li­pe Gon­zá­lez y Car­me Cha­cón apos­ta­ron por la re­for­ma fe­de­ral y la na­ción de na­cio­nes.

J. MUÑOZ EFE

Sán­chez y Díaz se be­sa­ron an­tes de mos­trar abier­ta­men­te sus dis­cre­pan­cias en sus in­ter­ven­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.