Trump ame­na­za a Chi­na por su pa­si­vi­dad an­te el desafío nor­co­reano

EE.UU. so­bre­vue­la la zo­na en res­pues­ta al úl­ti­mo mi­sil lan­za­do por Pyong­yang

La Voz de Galicia (Lugo) - - Internacional - MA­RIO BERAMENDI

El lan­za­mien­to de un mi­sil ba­lís­ti­co in­ter­con­ti­nen­tal por par­te del her­mé­ti­co ré­gi­men de Co­rea del Nor­te ha vuel­to a abrir una es­ca­la­da de ten­sión a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Y al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, pa­re­ce que se le ha ago­ta­do la pa­cien­cia. Es­te mis­mo fin de se­ma­na, ha ad­ver­ti­do que no per­mi­ti­rá más la inac­ción de Chi­na con res­pec­to a los cons­tan­tes desafíos del país li­de­ra­do por Kim Jong-Un. Tras el nue­vo en­sa­yo mi­li­tar, el má­xi­mo di­ri­gen­te nor­co­reano pre­su­mió de que «to­do el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de Es­ta­dos Uni­dos» es­tá a su al­can­ce, in­clu­yen­do ciu­da­des co­mo Nue­va York. Una pro­vo­ca­ción cu­ya res­pues­ta no se ha he­cho es­pe­rar por par­te de Was­hing­ton.

«Es­toy muy de­cep­cio­na­do con Chi­na. Nuestros es­tú­pi­dos lí­de­res del pa­sa­do les han per­mi­ti­do ge­ne­rar cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res ca­da año en co­mer­cio, pe­ro no ha­cen na­da por no­so­tros con res­pec­to a Co­rea del Nor­te, so­lo ha­blar», ase­gu­ró Trump a tra­vés de una su­ce­sión de men­sa­jes en las re­des so­cia­les.

Las ame­na­zas

«No per­mi­ti­re­mos que es­to con­ti­núe. ¡Chi­na po­dría so­lu­cio­nar es­to fá­cil­men­te!», lle­gó in­clu­so a ame­na­zar. A tra­vés de su cuen­ta ofi­cial de Twit­ter, Trump pro­me­tió to­mar «to­das las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos» y pro­te­ger a sus alia­dos en la re­gión, sin que has­ta aho­ra ha­ya con­cre­ta­do esas me­di­das.

La am­bi­ción nor­co­rea­na de con­ver­tir­se en po­ten­cia nu­clear es­tá per­ju­di­can­do la ya de por sí de­li­ca­da re­la­ción en­tre Was­hing­ton y Pe­kín, prin­ci­pal alia­do de Pyong­yang. Aun­que las au­to­ri- da­des chi­nas han con­de­na­do el lan­za­mien­to por­que vio­la re­so­lu­cio­nes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, in­sis­ten en que el úni­co ca­mino pa­ra acer­car po­si­cio­nes es el diá­lo­go. El je­fe de la diplomacia es­ta­dou­ni­den­se, Rex Ti­ller­son, se­ña­ló ade­más que Chi­na y Ru­sia son «fa­ci­li­ta­do­res eco­nó­mi­cos del pro­gra­ma de de­sa­rro­llo de ar­mas nu­clea­res y mi­si­les ba­lís­ti­cos de Co­rea del Nor­te», lo que les otor­ga «la úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad» por la es­ca­la­da de ten­sión.

La res­pues­ta

En res­pues­ta al lan­za­mien­to del ré­gi­men nor­co­reano, Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur han lle­va­do a ca­bo ejer­ci­cios mi­li­ta­res uti­li­zan­do mi­si­les tie­rra a tie­rra y han dis­cu­ti­do las «op­cio­nes de res­pues­ta mi­li­tar» que po­drían em­pren­der en el su­pues­to de que la es­ca­la­da de desafíos no se de­tu­vie­ra. Bom­bar­de­ros es­ta­dou­ni­den­ses B-1B tam­bién par­ti­ci­pa­ron en las ope­ra­cio­nes, que du­ra­ron un po­co más de diez ho­ras, jun­to a ca­zas sur­co­rea­nos y ja­po­ne­ses. «Si nos ve­mos obli­ga­dos, es­ta­mos lis­tos pa­ra res­pon­der con una fuer­za rá­pi­da, le­tal y aplas­tan­te en el mo­men­to y en el lu­gar que de­ci­da­mos», avi­só en un co­mu­ni­ca­do el ge­ne­ral Te­rren­ce O’Shaugh­nessy, co­man­dan­te de las fuer­zas aé­reas de Es­ta­dos Uni­dos en el Pa­cí­fi­co.

Co­rea del Sur, por su par­te, ya ha anun­cia­do que tie­ne in­ten­ción de ace­le­rar el des­plie­gue del sis­te­ma de in­ter­cep­ción THAAD (Ter­mi­nal High Al­ti­tu­de Area De­fen­se), que se com­po­ne de seis lan­za­do­res de mi­si­les in­ter­cep­to­res. Dos han si­do des­ple­ga­dos a 300 ki­ló­me­tros al sur de Seúl.

Chi­na ar­gu­men­ta que el des­plie­gue de es­te sis­te­ma «no ha­rá más que com­pli­car es­tos pro­ble­mas» e in­ten­si­fi­car la es­ca­la­da de ten­sión.

Dos F-15 nor­te­ame­ri­ca­nos es­col­tan a un avión sur­co­reano. EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.