Al Dé­por se le atra­gan­ta el sal­to

El Opor­to, pri­mer ri­val se­rio de la pre­tem­po­ra­da, re­tra­tó las ca­ren­cias del con­jun­to de Pe­pe Mel

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - XUR­XO FER­NÁN­DEZ

Des­pués de gi­rar por Co­lom­bia, el De­por­ti­vo se afin­có en una ob­so­le­ta vi­lla ter­mal lusa, se ejer­ci­tó en Ana­día, y ju­gó en Coím­bra y Bra­ga. Vol­vían los co­ru­ñe­ses a Pri­me­ra sin un du­ro; to­ca­ba apun­tar­se a las tour­nés de la Li­ga y me­dir­se a ve­ci­nos es­ca­sos de car­tel (por mu­cho que el úl­ti­mo de la lis­ta ro­da­ra asi­dua­men­te por Eu­ro­pa). Han pa­sa­do tres tem­po­ra­das, de su­dar per­ma­nen­cias e ir ha­cien­do peto. Es­te ve­rano, el con­jun­to blan­quia­zul pi­dió un prés­ta­mo y per­ma­ne­ció a su la­do del char­co. Gi­ró por Ga­li­cia y si ha cru­za­do la ra­ya ha si­do so­lo pa­ra res­pon­der a la lla­ma­da de un gran­de. Del 2014 re­sis­te un trío: Juan Do­mín­guez, Ró­ber, y Lui­sin­ho. El pri­me­ro se que­dó sin cré­di­to y el que ga­nó el se­gun­do no le al­can­za to­da­vía pa­ra afian­zar­se en ca­sa; el ter­ce­ro es­tu­vo desahu­cia­do, pe­ro ayer pi­só la hier­ba de su ciu­dad na­tal con el bra­za­le­te de ca­pi­tán en un bra­zo, asen­ta­do en el la­te­ral iz­quier­do, por don­de me­nos pa­de­ció el Dé­por du­ran­te la pre­sen­ta­ción del Opor­to.

El equi­po de Ser­gio Con­ceiçao re­ga­ló una go­lea­da a sus fie­les fren­te a un ad­ver­sa­rio al que se le hi­zo enor­me el sal­to des­de A Ma­la­ta a O Dra­gao. Con­su­mi­dos los con­jun­tos de Se­gun­da B y Ter­ce­ra, el ad­ver­sa­rio de ma­yor en­ver­ga­du­ra de la pre­cam­pa­ña le en­con­tró las cos­tu­ras al Dé­por y se co­ló con sa­ña a tra­vés de ellas.

Ru­bén, pre­fe­ri­do de Mel ba­jo pa­los a fal­ta de que le crez­ca la com­pe­ten­cia, de­tu­vo a Soa­res, Fe­li­pe y Brahi­mi, pe­ro no pu­do con Abou­ba­kar, que se en­con­tró por dos ve­ces la bo­la a un pal­mo de la lí­nea. La pri­me­ra le lle­gó des­de la iz­quier­da, don­de Brahi­mi abu­só de Juan­fran. El ca­rri­le­ro to­da­vía no es­tá a punto y echó de me­nos un pie ami­go en las ayu­das. Bruno Ga­ma y Bak­ka­li di­je­ron po­co en ata­que y na­da en de­fen­sa.

So­lo Val­ver­de, el de los 19 años, en­ten­dió que de­bía de­jar­se caer más por la ban­da en la que per­cu­tía el Opor­to. Cu­brió un mon­tón de cam­po con sus ca­rre­ras, se ofre­ció pa­ra or­ga­ni­zar y se en­car­gó de bo­tar las ac­cio­nes de es­tra­te­gia. En él y Lui­sin­ho, hi­per­mo­ti­va­do, aca­ba­ron las bue­nas no­ti­cias que dio el Dé­por. De las ma­las se re­gis­tra­ron un pu­ña­do.

A An­do­ne no hay de mo­men­to quien le asis­ta. No es so­lo que ca­rez­ca de re­le­vo, sino que en O Dra­gao ni si­quie­ra olió el cue­ro. De los ex­tre­mos tam­po­co sa­lió na­da in­tere­san­te. Bak­ka­li se per­dió en ca­ra­co­leos y Ga­ma no de­jó ni eso. Guil­her­me y Mos­que­ra pi­die­ron un cam­bio de fun­cio­nes. El co­ru­ñés no es­tá có­mo­do tan arri­ba y el bra­si­le­ño es­tu­vo es­pe­so co­mo ori­gen del jue­go.

Al­can­zar la me­du­lar fue un su­pli­cio an­te la or­de­na­da pre­sión de los por­tu­gue­ses. Por de­lan­te de Ru­bén, los de Mel se fun­die­ron. En al­gu­na oca­sión de for­ma gro­se­ra. Un ta­co­na­zo sin sen­ti­do de Sid­nei, ato­si­ga­do en au­sen­cia de apo­yos, fa­ci­li­tó el ter­ce­ro de los lo­ca­les. Ró­ber, re­cién sa­li­do al cam­po, sir­vió en ban­de­ja el cuar­to con un mal pa­se en di­rec­ción a su por­te­ría. Que­da afe­rrar­se a la es­pe­ran­za de re­fuer­zos y al he­cho de que el Opor­to (es­ta vez si es cer­te­ra la dis­cul­pa) es de otra Li­ga.

JO­SÉ COEL­HO

Los de­por­ti­vis­tas se vie­ron su­pe­ra­dos en to­do mo­men­to por los por­tu­gue­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.