«Nun­ca sen­tí tan­ta ener­gía po­si­ti­va co­mo el día del Mi­lan»

Re­cuer­da el par­ti­do de vuel­ta de la se­mi­fi­nal de Cham­pions en Opor­to en­vuel­to en cier­ta ne­ga­ti­vi­dad

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - PA­BLO GÓ­MEZ

Con­ti­núa sien­do tan in­ten­so co­mo afa­ble pe­ro, so­bre to­do, tan de­por­ti­vis­ta y co­ru­ñés co­mo siem­pre. Joan Cap­de­vi­la Mén­dez (Tá­rre­ga, 1978), el fut­bo­lis­ta de la gen­te, vi­si­tó fu­gaz­men­te Ga­li­cia pa­ra par­ti­ci­par en el cam­pus de ve­rano de la Fun­da­ción RFEF en Ce­dei­ra. A pe­sar de las apre­tu­ras de su agenda (has­ta el mo­men­to, los efec­tos de su re­ti­ra­da ha­ce ape­nas unas se­ma­nas no se de­jan apre­ciar en es­te sen­ti­do), el noi de Tá­rre­ga hi­zo un lu­gar pa­ra la ciu­dad de su co­ra­zón.

—¿Có­mo se en­cuen­tra? —Es­tu­pen­da­men­te, aho­ra que es­toy aquí. Me ha­cía mu­cha ilu­sión ver el pi­so que to­da­vía ten­go en la zo­na de Ria­zor, y que te­nía al­qui­la­do y por eso ha­cía tiem­po que no en­tra­ba en él... qué re­cuer­dos... Y, de pa­so, apro­ve­ché pa­ra ver a los ami­gos y ju­gar una pa­chan­ga. —Ate­rri­za jus­to el fin de se­ma­na en el que el De­por­ti­vo re­gre­sa al es­ta­dio do Dra­gao pa­ra ju­gar con­tra el Opor­to, des­pués de aque­lla fa­tí­di­ca se­mi­fi­nal de Cham­pions... —Buf... va­ya día. Era la ida y fui­mos sa­bien­do de la im­por­tan­cia del par­ti­do, con mu­cha ilu­sión. Que­ría­mos un buen resultado y lo sa­ca­mos, pe­ro el pro­ble­ma fue­ron las dos im­por­tan­tes ba­jas (An­dra­de y Mau­ro Sil­va). No vol­vi­mos ca­brea­dos, pe­ro sí con esa sen­sa­ción agri­dul­ce de... uy, uy, uy...

—La ex­pul­sión de Jorge An­dra­de fue muy con­tro­ver­ti­da, y la «Tu­ve suer­te... al ir a Old Traf­ford yo pen­sé: ‘¿Es­ta­mos lo­cos o qué?’. ¡En­ci­ma ga­na­mos!» tar­je­ta de Mau­ro, que aca­rrea­ba sus­pen­sión, de­ja­ba to­do abier­to pa­ra la vuel­ta en Ria­zor. —De­ma­sia­do abier­to. Lo de An­dra­de fue una cho­rra­da... y Mau­ro fue bus­can­do la ama­ri­lla pen­san­do en una hi­po­té­ti­ca fi­nal. Yo no lo hu­bie­se he­cho. El par­ti­do de vuel­ta era de­ma­sia­do im­por­tan­te. Pe­ro, cla­ro, es muy fá­cil de­cir­lo aho­ra, a to­ro pa­sa­do.

«Ju­gar en la In­dia fue una cu­ra de hu­mil­dad; allí vi a gen­te dur­mien­do en los ár­bo­les»

—Us­ted no ju­gó ni un mi­nu­to. —Lo vi­ví des­de el ban­qui­llo con tan­tos ner­vios co­mo ilu­sión. Era la se­mi­fi­nal de la Cham­pions. Mi par­ti­do más im­por­tan­te has­ta en­ton­ces.

—Y pen­sar lo que le ven­dría des­pués: Eurocopa, Mun­dial... —Es que no ves más allá. Yo so­lo veía a la gen­te di­cien­do «nos va­mos a Gel­sen­kir­chen». Yo so­lo

«La mú­si­ca me lim­pia la vi­da, pe­ro nun­ca pen­sé to­car ni bai­lar; de clien­te me con­for­mo»

veía ilu­sión du­ran­te ese día. —Sin em­bar­go, no pu­do ser. —Es que en la vuel­ta, el am­bien­te ya no era el mis­mo del que hu­bo, por ejem­plo, con­tra el Mi­lan. Lo no­tas. Yo ese día no no­ta­ba esas vi­bra­cio­nes tan bue­nas. El día del Mi­lan, en el ca­len­ta­mien­to ya sen­tí una ener­gía po­si­ti­va co­mo nun­ca sen­tí en un cam­po de fút­bol.

ÁN­GEL MANSO

Joan Cap­de­vi­la po­sa pa­ra La Voz jun­to al bus­to eri­gi­do en ho­nor a Ar­se­nio Igle­sias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.