«La ins­truc­ción del ca­so Vi­llar es­pe­ro que no se de­mo­re más de tres años»

Ins­tru­ye la cau­sa que ha lle­va­do a Án­gel Ma­ría Vi­llar, a su hi­jo Gor­ka y a Juan Pa­drón a pri­sión pro­vi­sio­nal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - IMA­NOL LIZASOAIN

San­tia­go Pe­draz (Sa­la­man­ca, 1958) es uno de los jue­ces más co­no­ci­dos de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Es­tá de ple­na ac­tua­li­dad al ha­cer­se car­go del su­ma­rio de la ope­ra­ción Sou­le, que in­ves­ti­ga su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en la ges­tión de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol du­ran­te el man­da­to de Án­gel Ma­ría Vi­llar. Ha de­cre­ta­do pri­sión ba­jo fian­za al man­da­ta­rio viz­caíno, que ha si­do sus­pen­di­do de su car­go de pre­si­den­te por va­rios de­li­tos, en­tre ellos, ad­mi­nis­tra­ción des­leal, apro­pia­ción in­de­bi­da y/o es­ta­fa, fal­se­dad do­cu­men­tal y co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res. Li­mi­ta­do por el se­cre­to de su­ma­rio, se dis­pen­sa por no po­der abor­dar to­dos los asun­tos en pro­fun­di­dad.

—¿Có­mo se ini­cia la ins­truc­ción de un pro­ce­so ju­di­cial de es­te ca­la­do? ¿Có­mo le lle­ga a us­ted es­te ca­so? —En el ca­so que nos ocu­pa, la ope­ra­ción Sou­le, al tra­tar­se de un te­ma de co­rrup­ción, en­tra por la pro­pia Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción. Por lo ge­ne­ral, cuan­do la mis­ma tie­ne co­no­ci­mien­to de un po­si­ble de­li­to, tras prac­ti­car una se­rie de di­li­gen­cias de in­ves­ti­ga­ción, una vez que con­si­de­re que exis­ten in­di­cios formula la per­ti­nen­te de­nun­cia o que­re­lla. Si en­tien­de, co­mo en es­te ca­so, que es com­pe­ten­cia de la Au­dien­cia Na­cio­nal, la pre­sen­ta an­te el De­ca­na­to de los Juz­ga­dos Cen­tra­les, del cual soy el de­cano des­de ha­ce ca­si nue­ve años. Me­dian­te un re­par­to in­for­má­ti­co alea­to­rio se re­par­te en­tre los seis juz­ga­dos. —Us­ted ha lle­va­do di­fe­ren­tes su­ma­rios con una re­le­van­te pro­yec­ción pú­bli­ca. ¿Cuál es su pri­me­ra reac­ción al re­ci­bir un ca­so así? —Se tra­ta de un ca­so que, so­bre to­do vi­nien­do de An­ti­co­rrup­ción, en un prin­ci­pio preo­cu­pa por la mag­ni­tud de he­chos, per­so­nas, do­cu­men­ta­ción y di­li­gen­cias a prac­ti­car (má­xi­me si han de afec­tar a de­re­chos fun­da­men­ta­les: ob­ser­va­cio­nes te­le­fó­ni­cas, en­tra­das y re­gis­tros, blo­queos de cuen­tas, em­bar­gos.); así que pien­sas, ¡va­ya con la que me ha caí­do! En lo que re­fie­re al ca­so, ten­go que ser sin­ce­ro y de­cir que de fút­bol se po­co o na­da. Tu­ve que pre­gun­tar a com­pa­ñe­ros de for­ma dis­ten­di­da quié­nes eran los im­pli­ca­dos en el ca­so. Tras ello pen­sé, es­to va a ser me­diá­ti­co. No me gus­ta, ya no so­lo por­que va­ya a apa­re­cer mi nom­bre; sino por­que su­po­ne un so­bre­es­fuer­zo. Ca­da re­so­lu­ción re­quie­re una ma­yor ex­pli­ca­ción, por­que el ciu­da­dano tie­ne de­re­cho a sa­ber y el len­gua­je ju­rí­di­co no lle­ga a to­dos.

—¿Cuán­do pue­de un juez va­ler­se de unas es­cu­chas te­le­fó­ni­cas du­ran­te un pro­ce­so? —En el 2015 se mo­di­fi­có la ley de en­jui­cia­mien­to cri­mi­nal. An­tes so­lo exis­tían unos cri­te­rios ju­ris­pru­den­cia­les. Se acu­de a ellas cuan­do exis­tien­do cla­ros in­di­cios de un de­li­to no bas­tan otros me­dios de in­ves­ti­ga­ción (se­gui­mien­tos, vi­gi­lan­cias...). —¿Cuán­to pue­de de­mo­rar­se es­te pro­ce­so por el ca­so Vi­llar? —Lo que es la ins­truc­ción de la cau­sa, que vie­ne a ser lo que com­pren­de to­da la eta­pa de in­ves­ti­ga­ción (de­ter­mi­nar si exis­ten los de­li­tos y sus au­to­res y par­tí­ci­pes), es­pe­ro que no más de tres años. Lue­go, siem­pre y cuan­do va­ya a jui­cio, pue­de de­mo­rar­se más en el tiem­po. De­pen­de mu­cho del ca­so en par­ti­cu­lar. Por po­ner un ejem­plo de de­mo­ra (da­da la más que ex­ce­si­va com­ple­ji­dad), el ca­so Afin­sa se ins­tru­yó en 2006 y el jui­cio se ce­le­bró el año pa­sa­do. Ade­más de que eran mu­chos in­ves­ti­ga­dos, ex­ce­si­va do­cu­men­ta­ción, se exi­gió un tra­ba­jo pe­ri­cial tre­men­do, cer­ca de 200.000 per­so­nas fue­ron afec­ta­das y se tu­vo que pe­dir mu­cha coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal. En el ca­so que nos ocu­pa, no tie­ne por qué de­mo­rar­se tan­to, pues­to que, a prio­ri, no hay tan­ta com­ple­ji­dad ni tie­nes que li­diar con otros paí­ses.

—¿Qué es lo que más le ha sor­pren­di­do de la in­ves­ti­ga­ción has­ta la fe­cha? —Ade­más de tra­tar­se de una es­truc­tu­ra na­da pa­re­ci­da a lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver, so­bre to­do la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca que ha te­ni­do el ca­so. Co­mo ya he co­men­ta­do an­te­rior­men­te, no soy na­da fut­bo­le­ro y no co­no­cía lo que era la fe­de­ra­ción, sus com­pe­ten­cias, la Li­ga, la FIFA, la UEFA... Por su­pues­to, ni me so­na­ban los nom­bres de mu­chos im­pli­ca­dos. Qui­zá al­guno.

—Hay ciu­da­da­nos que pien­san que con res­pec­to al de­por­te, y al fút­bol en con­cre­to, hay una es­pe­cie de ma­yor to­le­ran­cia so­cial. —No creo que exis­ta ma­yor per­mi­si­vi­dad. Sim­ple­men­te creo que la gen­te dis­fru­ta del pro­pio es­pec­tácu­lo que ofre­ce el fút­bol y no atien­de a lo que pue­da acon­te­cer de­trás.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

San­tia­go Pe­draz, a la sa­li­da de la Au­dien­cia .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.