Vet­tel se va de va­ca­cio­nes más lí­der

Do­mi­nó en Hun­gría es­col­ta­do por Raik­ko­nen y cuen­ta con 14 pun­tos de ven­ta­ja

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - DA­VID SÁN­CHEZ DE CAS­TRO COLPISA

Se­bas­tian Vet­tel lo­gró en Hun­gría su vic­to­ria nú­me­ro 50 en la fór­mu­la 1, cuar­ta de es­te año, y re­for­zó un li­de­ra­to en el mun­dial que le sa­be a oro, ya que fue­ron 14 pun­tos que es­tu­vie­ron muy cer­ca de ser so­lo 10. El mo­ti­vo fue un de­ta­lle de de­por­ti­vi­dad que qui­zá le pe­se de­ma­sia­do a Le­wis Ha­mil­ton, que es­ta vez acep­tó la dis­ci­pli­na de equi­po y dio una lec­ción tan­to a sus de­trac­to­res co­mo a sus fans, ya que ni unos ni otros es­pe­ra­ban que lo hi­cie­ra. Por­que lo vis­to en la úl­ti­ma vuel­ta del Gran Pre­mio de Hun­gría no es al­go muy ha­bi­tual. Ha­mil­ton de­mos­tró que es un hom­bre de pa­la­bra, y eso es al­go que le hon­ra des­de el punto de vis­ta de­por­ti­vo. Si lue­go esos cua­tro pun­tos de des­ven­ta­ja con los que sa­le de Hun­gría le cues­tan el tí­tu­lo, ha­brá que ver có­mo lo jus­ti­fi­ca, pe­ro de mo­men­to se ha lle­va­do los elo­gios, tan­to den­tro co­mo fue­ra de Mer­ce­des. Me­dia­da la ca­rre­ra, el bri­tá­ni­co pi­dió a su equi­po que le de­ja­sen pa­sar a su com­pa­ñe­ro Valt­te­ri Bot­tas. El fin­lan­dés no es­ta­ba en­con­tran­do el rit­mo su­fi­cien­te pa­ra ca­zar a la du­pla de Fe­rra­ri, siem­pre por de­lan­te des­de la sa­li­da, y Ha­mil­ton que­ría pro­bar. Bot­tas obe­de­ció, ba­jo una con­di­ción: si su com­pa­ñe­ro no era ca­paz de ade­lan­tar, al me­nos, a Ki­mi Räik­kö­nen.

Ha­mil­ton lo in­ten­tó, pe­ro se to­pó con una es­tra­te­gia de Fe­rra­ri pen­sa­da pa­ra que Vet­tel sa­lie­ra del cir­cui­to de Hun­ga­ro­ring pri­me­ro. La or­den fue cla­ra: Raik­ko­nen de­bía que­dar­se de­trás del ale­mán, a una dis­tan­cia pru­den­cial pa­ra man­te­ner­se en zo­na de DRS pe­ro sin ade­lan­tar­le. Vet­tel, que du­ran­te to­da la ca­rre­ra tu­vo pro­ble­mas con la di­rec­ción por­que se le ha­bía que­da­do gi­ra­da en un sal­to en un piano, aguan­tó co­mo pu­do, pe­ro sin de­ma­sia­do rit­mo. Fue la de­fen­sa de Raik­ko­nen la que pri­me­ro mi­ni­mi­zó a Bot­tas y, des­pués, a Ha­mil­ton. En el úl­ti­mo gi­ro, cuan­do ya na­die pen­sa­ba que el in­glés iba a de­vol­ver la po­si­ción, lo hi­zo pa­ra que fue­se Bot­tas quien su­ma­se un nue­vo po­dio en su cor­to pe­ro pro­me­te­dor pal­ma­rés.

Lío fra­tri­ci­da en Red Bull

Los Fe­rra­ri y los Mer­ce­des fue­ron los úni­cos en li­za por la vic­to­ria, por­que en la pri­me­ra vuel­ta los Red Bull se eli­mi­na­ron mu­tua­men­te. Max Vers­tap­pen, que es­tá muy le­jos del ni­vel mos­tra­do en años an­te­rio­res, se lle­vó por de­lan­te a Da­niel Ric­ciar­do, con lo que el aus­tra­liano aban­do­nó en el pri­mer gi­ro. No va a ser un ve­rano có­mo­do en la es­cu­de­ría Red Bull, por­que no es la pri­me­ra vez que am­bos tie­nen al­gún en­con­tro­na­zo.

Mu­cho más se­rio fue lo ocu­rri­do en­tre Mag­nus­sen y Hul­ken­berg, que des­pués de cho­car en ca­rre­ra con el ale­mán fue­ra de la prue­ba, se lla­ma­ron de to­do an­te los me­dios. Uno le di­jo que era el más an­ti­de­por­ti­vo de la pa­rri­lla, y el otro le re­co­men­dó que le chu­pa­ra sus partes no­bles.

Ha­mil­ton, cuar­to, re­co­no­ci­do por su de­por­ti­vo ges­to de de­vol­ver la ter­ce­ra pla­za a Bot­tas

ANDREJ ISAKOVIC

Los me­cá­ni­cos de Fe­rra­ri ce­le­bran el do­ble­te en Hun­ga­ro­ring an­te Vet­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.