El «angolazo», ci­ta con el bo­chorno

Hoy se cum­plen 25 años del par­ti­cu­lar «maracanazo» del ba­lon­ces­to es­pa­ñol

La Voz de Galicia (Lugo) - - Deportes - J. M. FER­NÁN­DEZ

El ma­yor desas­tre del en­ton­ces emer­gen­te ba­lon­ces­to es­pa­ñol. Una de­rro­ta que son­ro­jó a un país que so­ña­ba con re­pe­tir la ha­za­ña de Los Án­ge­les 84. Y, pa­ra col­mo, en vís­pe­ras de ce­rrar la pri­me­ra fa­se fren­te al ge­nuino y au­tén­ti­co Dream Team, la cons­te­la­ción de estrellas de la NBA, aquel equi­po en el que for­ma­ban, en­tre otros, Jor­dan, Ma­gic John­son, Larry Bird o Char­les Bar­kley.

Tal día co­mo hoy, ha­ce 25 años, en el Pa­lau Olim­pic de Ba­da­lo­na, Es­pa­ña per­día con An­go­la, en la que era la pri­me­ra vic­to­ria del equi­po afri­cano fren­te a un com­bi­na­do eu­ro­peo. Un ri­dícu­lo que man­dó a Es­pa­ña a lu­char por los pues­tos no­veno al duo­dé­ci­mo, una de­rro­ta que al­can­zó tin­tes dra­má­ti­cos tras el des­can­so, ya que se pa­só del 36-37 al de­fi­ni­ti­vo 63-83 des­pués de más de tre­ce mi­nu­tos sin ano­tar ni una ca­nas­ta en jue­go, erran­do los diez tri­ples in­ten­ta­dos y so­lo 15 de los 34 li­bres, y con el pú­bli­co ja­lean­do las ju­ga­das de los an­go­le­ños.

El asun­to no ha­bía co­men­za­do bien pa­ra el ba­lon­ces­to es­pa­ñol. Una huelga de ju­ga­do­res (se opo­nían al ter­cer ex­tran­je­ro) ha­bía en­ra­re­ci­do el am­bien­te en la pre­pa­ra­ción, el equi­po es­ta­ba huér­fano de pí­vots de en­ti­dad (An­to­nio Mar­tín , au­sen­te por le­sión y Ro­may, fue­ra de la con­vo­ca­to­ria), Epi y Bi­riu­kov, to­ca­dos... y An­to­nio Díaz Mi­guel, el eterno se­lec­cio­na­dor, el téc­ni­co que ha­bía lle­va­do a Es­pa­ña a seis Jue­gos y que tras 27 años al fren­te de la se­lec­ción ha­bía con­quis­ta­do 2 pla­tas y un bron­ce, ade­más de la pla­ta olím­pi­ca en 1984, era víc­ti­ma de su pro­pio éxi­to.

«No di­mi­to, no soy cul­pa­ble. Los an­go­le­ños nos son los La­kers, pe­ro han pro­gre­sa­do mu­cho», se ex­cu­sa­ba Díaz Mi­guel tras una de­rro­ta inex­pli­ca­ble, fren­te a un ri­val con so­lo tres ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les y en el que des­ta­có Ser­gio Co­nçeiçao, un pí­vot de 2,02 que anotó 22 pun­tos.

La caí­da del te­lón ha­bía aña­di­do nue­vos com­pe­ti­do­res —Li­tua­nia, Croa­cia, Es­lo­ve­nia...—, pe­ro Es­pa­ña es­pe­ra­ba apro­ve­char el fac­tor can­cha. Per­dió en su es­treno con la Ale­ma­nia de Schrempf (74-83), ga­nó con apu­ros al Bra­sil de Os­car Schmidt (101-100) y ca­yó con la Croa­cia de Pe­tro­vic, Ku­koc, Rad­ja y Pe­ra­so­vic (7988). Des­pués lle­gó el angolazo y la hon­ro­sa de­rro­ta fren­te a Es­ta­dos Uni­dos (81-122).

Fi­nal­men­te, Es­pa­ña aca­ba­ría no­ve­na tras su­pe­rar en un par­ti­do brus­co y feo a An­go­la (7875). Una ven­gan­za que no sir­vió pa­ra na­da. En aquel equi­po es­ta­ban los her­ma­nos Jo­fre­sa, Ar­ce­ga, Vi­lla­cam­pa, Bi­riu­kov, Xa­vi Fer­nán­dez, He­rre­ros, Epi, Ji­mé­nez y los pí­vots Al­da­ma, Oren­ga y An­dreu. «Es­to no es el fin de una eta­pa, sino el prin­ci­pio» in­sis­tió Díaz Mi­guel, que en Bar­ce­lo­na clau­su­ró su to­da una épo­ca. Ya no vol­ve­ría a sen­tar­se en el ban­qui­llo de la se­lec­ción. Le sus­ti­tu­yó Lolo Sainz, en­car­ga­do de una tran­si­ción que fi­na­li­za­ría re­cién es­tre­na­do el si­glo XXI, con la lle­ga­da de los pri­me­ros miem­bros de la ge­ne­ra­ción do­ra­da.

LLUIS GE­NÉ

Fi­nal­men­te, Es­pa­ña aca­bó no­ve­na tras ga­nar en el úl­ti­mo par­ti­do a An­go­la.

An­to­nio Díaz Mi­guel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.