El «mi­llen­nial» re­su­ci­ta el do­cu­men­tal

El in­te­rés de los crea­do­res jó­ve­nes y que pla­ta­for­mas co­mo Net­flix o HBO apo­yen el gé­ne­ro ha he­cho que es­tas pro­duc­cio­nes crez­can en ca­li­dad y se­gui­do­res

La Voz de Galicia (Lugo) - - Alta Definición - LAU­RA G. DEL VA­LLE

Cuan­do An­te­na 3 es­tre­nó ha­ce un par de me­ses Lo que la ver­dad es­con­de: Ca­so Asun­ta, mu­chos se sor­pren­die­ron del cui­da­do pues­to en ca­da plano de la his­to­ria, que te­nía más pin­ta de th­ri­ller ta­qui­lle­ro que de do­cu­men­tal. No obs­tan­te, otros tan­tos, so­bre to­do los que dis­po­nen de pla­ta­for­mas en strea­ming, no vie­ron más que un for­ma­to que se­guía la es­te­la de la mi­llo­nes de ve­ces des­car­ga­da Ma­king a mur­de­rer o Aman­da Knox. Los do­cu­men­ta­les vi­ven su épo­ca do­ra­da gra­cias a Net­flix, HBO o Fil­min, ser­vi­cios que han con­se­gui­do acer­car a los mi­llen­nials a una for­ma di­fe­ren­te de ver te­le­vi­sión y que na­da tie­ne que ver con eso de echar­se la sies­ta vien­do La 2 o Na­tio­nal Geo­grap­hic.

El buen ha­cer de las pla­ta­for­mas en strea­ming es se­llo de ga­ran­tía prác­ti­ca­men­te pa­ra to­dos los pro­duc­tos, no en bal­de, los do­cu­men­ta­les son la gran apues­ta de la ma­yo­ría de sus pro­duc­to­ras. El bo­ca a oí­do de las re­des so­cia­les, co­mo ha afir­ma­do en más de una oca­sión Li­sa Nis­hi­mu­ra, vi­ce­pre­si­den­ta de do­cu­men­ta­les de Net­flix, ha­cen el res­to.

Si la tra­ma de The Kee­pers, don­de se ana­li­za el ho­mi­ci­dio sin re­sol­ver de la mo­ja Cathy Ces­nik, lle­nó cien­tos de ti­tu­la­res de me­dios es­pe­cia­li­za­dos, la coin­ci­den­cia del es­treno de Bright Lights con la muer­te en 24 ho­ras de la ac­triz Ca­rrie Fis­her y su ma­dre —el do­cu­men­tal ver­sa so­bre su re­la­ción— ex­ten­die­ron el mor­bo y la cu­rio­si­dad por des­cu­brir qué se es­con­de tras un click en la ven­ta­na de es­pa­cios do­cu­men­ta­les, que en la ma­yo­ría de pla­ta­for­mas se di­vi­den en ca­te­go­rías co­mo via­jes, co­ci­na, crí­me­nes, mo­da, ar­qui­tec­tu­ra o cien­cia.

Ga­li­cia, un ejem­plo

Ca­da vez más jó­ve­nes de to­do el mun­do pre­fie­ren in­ver­tir su tiem­po li­bre en ver una se­rie do­cu­men­tal que ver una pe­lí­cu­la, un cam­bio de há­bi­tos que se ex­tien­de a los mi­llen­nials ga­lle­gos. Camilo: o úl­ti­mo gue­rri­llei­ro es un ejem­plo. Es­te do­cu­men­tal, ges­ta­do den­tro del pro­yec­to fin de ca­rre­ra de cua­tro alum­nos de po­co más de vein­te años de Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual de la UDC, ha re­co­rri­do Ga­li­cia en­te­ra y cau­sa­do sen­sa­ción, y eso que has­ta oc­tu­bre no se es­tre­na ofi­cial­men­te. Se­gún Juan Pi­ro­la, uno de los crea­do­res de es­te do­cu­men­tal que cuen­ta la vi­da de Camilo de Dios, el úl­ti­mo gue­rri­lle­ro que si­gue vi­vo en Ga­li­cia, «é un xé­ne­ro que se es­tá re­va­lo­ri­zan­do por­que os pro­fe­sio­nais es­ta­ban acos­tu­ma­dos a con­tar un­ha boa his­to­ria, pe­ro con fe­rra­men­tas téc­ni­cas ma­las, e is­to es­tá cam­bian­do en par­te gra­cias ás no­vas tec­no­lo­xías e pla­ta­for­mas en strea­ming». No obs­tan­te, por otro la­do, «con tan­ta in­no­va­ción có­rre­se o ris­co de que as his­to­rias per­dan ve­ra­ci­da­de e von­ta­de pe­rio­dís­ti­ca», apun­ta es­te jo­ven, que cre­ció a ca­ba­llo en­tre Ar­gen­ti­na, Bil­bao y Ou­ren­se.

Ha­ce no mu­chos años es­te gé­ne­ro es­ta­ba de­nos­ta­do por el pú­bli­co que, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, con­su­mía ho­ras de te­le­vi­sión. Aho­ra, si se ex­tra­po­lan los da­tos de Net­flix, se per­ci­be que los há­bi­tos han cam­bia­do no­ta­ble­men­te. Se­gún es­ta pla­ta­for­ma, que so­bre to­do la uti­li­zan jó­ve­nes de en­tre 20 y 30 años sol­te­ros, el 86 % de sus usua­rios —que aglu­ti­na más de 100 mi­llo­nes de sus­crip­to­res— han vis­to al­gu­na vez un do­cu­men­tal des­de que se abo­na­ron. So­bre to­do, man­tie­nen que des­de es­te ser­vi­cio, triun­fan los re­la­cio­na­dos con crí­me­nes reales, na­tu­ra­le­za y te­mas cul­tu­ra­les.

«Bright Lights», que cuen­ta la re­la­ción en­tre Carry Fis­her y su ma­dre Deb­bie Reynolds, tu­vo un gran éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.