Las com­ple­jas re­des de abas­te­ci­mien­to y sa­nea­mien­to en Lu­cus Au­gus­ti

La cap­ta­ción de agua se efec­tua­ba en O Cas­ti­ñei­ro y en A Pi­rin­ga­lla y las dos re­des se unían en la Rúa das Fon­tes

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo - EN­RI­QUE AL­COR­TA

La elec­ción del em­pla­za­mien­to de una ciu­dad romana crea­da ex no­vo no se de­ja al azar, sino que si­gue una se­rie de di­rec­tri­ces ar­qui­tec­tó­ni­cas y geo­grá­fi­cas. El tra­ta­dis­ta Mar­co Vi­tru­bio Po­lión, ar­qui­tec­to ro­mano del si­glo I a. C., re­su­me en su obra De

ar­chi­tec­tu­ra las cua­li­da­des óp­ti­mas que de­be te­ner un em­pla­za­mien­to pa­ra pro­ce­der a una fun­da­ción ur­ba­na: te­rreno ele­va­do y abier­to, des­pe­ja­do de nie­blas, con orien­ta­ción ade­cua­da a ser po­si­ble tem­pla­da, evi­tan­do la pro­xi­mi­dad de te­rre­nos pan­ta­no­sos, no muy cer­ca del mar, en la ve­cin­dad de zo­nas agrí­co­las y de pas­to, et­cé­te­ra. Por lo de­más, ha­cien­do bue­na la im­por­tan­cia que pa­ra una ciu­dad, una aglo­me­ra­ción hu­ma­na de cier­ta en­ti­dad, tie­ne el abas­te­ci­mien­to, sa­lu­bri­dad y cap­ta­ción de agua, a ella le de­di­ca to­do un ca­pí­tu­lo de su obra, el VIII, in­sis­tien­do en el con­cep­to del aqua vi­va, el agua que se mue­ve y re­ge­ne­ra, fren­te a las aguas es­tan­ca­das / re­te­ni­das con­si­de­ra­das co­mo in­sa­lu­bres.

En es­te sen­ti­do, los ro­ma­nos en­ten­dían cla­ra­men­te que no hay ciu­dad, que no hay vi­da ur­ba­na sin agua, y ade­más sa­na y de ca­li­dad, y, por tan­to, si era ne­ce­sa­rio, la cap­ta­ban y lo­ca­li­za­ban a lar­ga dis­tan­cia y la trans­por­ta­ban des­de aquel le­jano punto, a ve­ces a mu­chos ki­ló­me­tros, me­dian­te re­des hi­dráu­li­cas más o me­nos com­ple­jas com­pues­tas, en su ca­so, por ca­na­les, acue­duc­tos, per­fo­ra­cio­nes, po­zos de ai­rea­ción, com­puer­tas, si­fo­nes, et­cé­te­ra.

Bá­si­ca­men­te, una red hi­dráu­li­ca com­pren­den cua­tro sis­te­mas: cap­ta­ción, trans­por­te, dis­tri­bu­ción y eva­cua­ción. Em­pe­zan­do por el pri­me­ro, re­sul­ta fá­cil pen­sar que el abas­te­ci­mien­to de agua de Lu­cus Au­gus­ti es­ta­ba ga­ran­ti­za­do por el Mi­ño. Pe­ro es­te se en­cuen­tra a una co­ta muy ba­ja con res­pec­to a la ciu­dad, eri­gi­da so­bre una co­li­na, y su apro­ve­cha­mien­to hu­bie­ra exi­gi­do gran­des obras hi­dráu­li­cas. Por eso, se op­tó fi­nal­men­te por la cap­ta­ción de ma­nan­tia­les en la zo­na de O Cas­ti­ñei­ro y A Pi­rin­ga­lla. Co­no­ce­mos bas­tan­te bien la pri­me­ra, a par­tir de un gran po­zo de cap­ta­ción, y que pro­ba­ble­men­te se­ría apro­ve­cha­do y re­mo­de­la­do por el obis­po Iz­quier­do en el si­glo XVIII pa­ra su traí­da de aguas a la ciu­dad, uni­do me­dian­te ca­na­les in­ter­nos a otros, de los que aún se con­ser­van res­tos, en los que el agua se acu­mu­la­ría y de­can­ta­ría ya des­de un pri­mer mo­men­to

Am­bos ra­ma­les de cap­ta­ción, con un vo­lu­men acep­ta­ble de abas­te­ci­mien­to de agua lim­pia, se uni­rían al fi­nal de la ac­tual Rúa das Fon­tes, a la al­tu­ra del re­ma­te de Ca­mi­ño Real e ini­cio de la ca­lle Mar Can­tá­bri­co. En es­te punto, los ca­na­les de traí­da ver­te­rían el agua a un acue­duc­to que se pro­lon­ga­ría por las ca­lles Mi­la­gro­sa y pin­tor Luis Seoa­ne, co­no­ci­da an­ti­gua­men­te por la ca­lle de la Ca­ñe­ría y en don­de se con­ser­van dos fuen­tes pú­bli­cas des­ac­ti­va­das, has­ta al­can­zar la ciu­dad, en un prin­ci­pio sin la cor­ta­pi­sa de la mu­ra­lla y, al­za­da es­ta, por la Por­ta do Bo­que­te.

Tra­za­do

Ya den­tro del re­cin­to ur­bano, avan­za­ría por la pla­za de San Mar­cos, en don­de to­da­vía, en una ven­ta­na ar­queo­ló­gi­ca, se con­ser­van las ci­men­ta­cio­nes del acue­duc­to, has­ta al­can­zar fi­nal­men­te la par­te más al­ta del re­cin­to ur­bano que co­rres­pon­de con la con­fluen­cia de la Pra­za de San­to Do­min­go con la ca­lle Pro­gre­so, en don­de se dis­pu­so el lla­ma­do cas­te­llum aquae, el de­pó­si­to dis­tri­bui­dor de la ciu­dad con di­ver­sas sa­li­das en su fondo que per­mi­ti­rían la re­par­ti­ción y el con­trol del agua, del que tam­bién se ha­lla­ron al­gu­nos res­tos. La elec­ción de un punto al­to do­mi­na­do la ciu­dad re­sul­ta­ba im­pres­cin­di­ble ya que el agua, a fal­ta de me­dios me­cá­ni­cos mo­der­nos, se dis­tri­bui­ría por gra­ve­dad, por su pro­pio pe­so, ne­ce­si­tán­do­se pa­ra ello mí­ni­mas pen­dien­tes.

Lle­ga­dos a es­te punto se­ría ne­ce­sa­rio un do­ble sis­te­ma hi­dráu­li­co, el de abas­te­ci­mien­to de agua lim­pia y el de re­ti­ra­da de aguas su­cias y plu­via­les. El pri­me­ro se rea­li­za­ría por ca­na­les y fis­tu­lae (ca­ñe­ría o tu­bos) de ba­rro o plo­mo, de los que aún se con­ser­van al­gu­nos ejem­plos. Es­te sis­te­ma es­ta­ría com­ple­ta­do, en su ca­so, por el agua ob­te­ni­da de po­zos.

El acue­duc­to se pro­lon­ga­ba por las ca­lles Mi­la­gro­sa y Luis Seoa­ne, an­tes Rúa da Ca­ñe­ría

En la con­fluen­cia de San­to Do­min­go y Pro­gre­so se dis­pu­so el «cas­te­llum aquae»

En 2011 se ha­lla­ron en San Mar­cos res­tos del acue­duc­to ro­mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.