La red de aguas su­cias apro­ve­cha­ba la pen­dien­te des­de la Pra­za Maior a Ti­ne­ría

La Voz de Galicia (Lugo) - - Lugo -

El sis­te­ma de re­ti­ra­da de aguas re­si­dua­les y plu­via­les lo con­for­ma­rían los ca­na­les, so­te­rra­dos o su­per­fi­cia­les, (pon­ga­mos co­mo ejem­plo el tra­mo con­ser­va­do en la sa­la de ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les del Mu­seo Pro­vin­cial de Lu­go), exis­ten­tes co­mo en­tra­da y eva­cua­ción de las ca­sas (aguas su­cias y plu­via­les) jun­to con otros dis­pues­tos, igual que aho­ra, en pa­ra­le­lo a las ace­ras pa­ra la re­co­gi­da de las aguas plu­via­les. Es­ta dis­tri­bu­ción de­bía aten­der tan­to a la de uso do­més­ti­co, que po­día com­ple­men­tar­se con po­zos da­da la su­per­fi­cial apa­ri­ción del ni­vel freá­ti­co en el sub­sue­lo de la me­se­ta lu­cen­se, co­mo el de lle­na­do de las nu­me­ro­sas pis­ci­nas lo­ca­li­za­das en va­rios com­ple­jos ter­ma­les den­tro del re­cin­to ur­bano (Ar­man­yá 13, Pra­za de San­to Do­min­go, Obis­po Basulto, Rúa Ca­te­dral, Ra­món y Ca­jal, et­cé­te­ra.). No se des­car­ta que los ta­lle­res al­fa­re­ros tam­bién re­qui­rie­sen de un apro­vi­sio­na­mien­to de agua pa­ra bal­sas de de­can­ta­do del ba­rro, ama­sa­do y otras ope­ra­cio­nes.

Es­tos sis­te­mas de­rra­ma­rían fi­nal­men­te en las cloa­cas, de las que se han en­con­tra­do di­ver­sos seg­men­tos co­mo en la Rúa da Raí­ña y Gus­ta­vo Frei­re. En nues­tro ca­so, las cloa­cas se dis­po­nen en sen­ti­do E – W. De es­ta ma­ne­ra, y al igual que la en­tra­da de agua lim­pia, la re­ti­ra­da se ha­cía por gra­ve­dad apro­ve­chan­do la pen­dien­te exis­ten­te en­tre la par­te al­ta de la ur­be, en­tre las pla­zas de San­to Do­min­go y Maior y la par­te ba­ja, ha­cia A Ti­ne­ría.

Ca­na­les en­te­rra­dos

En su as­pec­to ar­qui­tec­tó­ni­co bá­si­co, las cloa­cas de Lu­cus Au­gus­ti se de­fi­nen co­mo unos ca­na­les en­te­rra­dos ba­jo el cen­tro de las prin­ci­pa­les ca­lles de la ciu­dad romana, co­mo de unos 160 cm de al­tu­ra por unos 80/90 de an­chu­ra, cu­bier­tos con bó­ve­da y rea­li­za­dos pa­re­des de mam­pos­te­ría de pi­za­rra a do­ble ca­ra. A tra­mos, se abren en las pa­re­des la­te­ra­les de la cloa­ca unas pe­que­ñas sa­li­das que re­co­ge­rían y ver­te­rían en ella las aguas su­cias do­més­ti­cas y las pro­ce­den­tes de las ca­lles.

Pa­ra ga­ran­ti­zar la con­ser­va­ción y ca­li­dad del agua las cloa­cas con­ta­rían con «re­gis­tros» por el ex­te­rior y los de­can­ta­do­res en el in­te­rior. Del pri­me­ro so­lo co­no­ce­mos un ejem­plo lo­ca­li­za­do ha­ce años en la Rúa da Raí­ña, su­po­nien­do que exis­ti­rían más a in­ter­va­los to­da­vía no bien co­no­ci­do. Bá­si­ca­men­te el men­cio­na­do con­sis­te en un hue­co abier­to en la par­te su­pe­rior de la bó­ve­da ta­po­na­do me­dian­te una pie­za de gra­ni­to que se ajus­ta­ría al ci­ta­do hue­co y que so­bre­sal­dría en la su­per­fi­cie de la cal­za­da pa­ra su rá­pi­da lo­ca­li­za­ción. Des­de es­ta en­tra­da se po­dría ac­ce­der al in­te­rior pa­ra fa­ci­li­tar la lim­pie­za o re­pa­ra­ción. Pe­ro, la pri­me­ra que­da­ría ga­ran­ti­za­da por los de­can­ta­do­res; po­zos abier­tos, aho­ra en el fondo de la cloa­ca, dis­pues­tos tam­bién a in­ter­va­los regulares, pa­ra que ele­men­tos pa­sa­dos arras­tra­dos por el agua ca­ye­sen en es­tos po­zos don­de se acu­mu­la­ban a la es­pe­ra de su va­cia­do. Am­bos sis­te­mas, tan se­me­jan­tes al ac­tual, nos dan idea de la ca­li­dad téc­ni­ca de las cloa­cas ro­ma­nas y, en con­cre­to, de las exis­ten­tes en el Lu­go ro­mano.

*En­ri­que Al­cor­ta es ar­queó­lo­go del Mu­seo Pro­vin­cial de Lu­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.