La pre­sión pro­vo­ca el des­alo­jo es­pon­tá­neo

La mu­jer que en­ca­be­zó el alla­na­mien­to fir­mó un do­cu­men­to de mar­cha vo­lun­ta­ria tras la me­dia­ción de Ser­vi­cios So­cia­les

La Voz de Galicia (Lugo) - - A Fondo - BRAIS CAPELÁN

La pre­sión mediática, po­li­cial e ins­ti­tu­cio­nal ha he­cho ce­der a los oku­pas de la ca­sa uni­fa­mi­liar con tres vi­vien­das de Mei­cen­de (Arteixo). Ayer, a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, aban­do­na­ban la zo­na tras fir­mar un do­cu­men­to de mar­cha vo­lun­ta­ria. Es­te es­cri­to se­rá pre­sen­ta­do en el juz­ga­do, con lo que se ga­ran­ti­za una rá­pi­da in­ter­ven­ción en ca­so de un nue­vo alla­na­mien­to.

Ter­mi­na así un conflicto que se ini­ció el do­min­go. En la vi­vien­da, que el pro­pie­ta­rio ya ha vi­si­ta­do de nue­vo y don­de se le pu­do ver a úl­ti­ma ho­ra de ayer sol­dan­do la puer­ta, ape­nas fal­tan unos cuan­tos ob­je­tos y mue­bles. «Es­tá en buen es­ta­do», afir­ma­ba ayer el al­cal­de de Arteixo, Car­los Cal­ve­lo, que des­ta­ca­ba el tra­ba­jo de Ser­vi­cios So­cia­les y los agen­tes des­ple­ga­dos pa­ra «pre­sio­nar» a los oku­pas a aban­do­nar la zo­na. «He­mos lan­za­do el men­sa­je de que Arteixo no po­ne las co­sas fá­ci­les a los oku­pas y es­pe­ra­mos que es­to no se vuel­va a re­pe­tir», afir­ma Cal­ve­lo, que acom­pa­ñó al pro­pie­ta­rio du­ran­te la li­be­ra­ción.

El Con­ce­llo de Arteixo pre­sen­ta­rá hoy una mo­ción en el pleno ins­tan­do al Con­gre­so a un cam­bio en la ley pa­ra agi­li­zar el des­alo­jo de ca­sas oku­pas.

Se­gún va­rios re­si­den­tes en la zo­na, los oku­pas apro­ve­cha­ban los cam­bios de guardia de la po­li­cía pa­ra in­tro­du­cir más per­so­nas en la ca­sa y, su­pues­ta­men­te, sa­quear­la. «En cuan­to se va la po­li­cía, no de­jan de ve­nir con fur­go­ne­tas», afir­ma­ba un ve­cino, que di­ce ha­ber vis­to «mu­chos ni­ños». El hom­bre de­cía ha­ber «es­cu­cha­do rui­dos de mue­bles» y tam­bién re­cor­da­ba que se han pro­du­ci­do ro­bos en la zo­na en las úl­ti­mas se­ma­nas.

El pro­pie­ta­rio de un ne­go­cio cer­cano con­fir­mó los mo­vi­mien­tos de fur­go­ne­tas a cier­tas ho­ras, «so­bre to­do por la no­che», cuan­do la vi­gi­lan­cia pa­sa a ser in­ter­mi­ten­te. «Al­go tie­ne que ha­ber ahí den­tro. Con la de ca­sas que hay ocu­pa­das, es ra­ro que la po­li­cía vi­gi­le es­ta to­do el día», se­ña­la.

El due­ño del ne­go­cio cer­cano ase­gu­ró que, ayer por la ma­ña­na, dos de las mu­je­res —la que ocu­pó las vi­vien­das y otra, de ma­yor edad— apro­ve­cha­ron que la po­li­cía se ha­bía au­sen­ta­do del lu­gar pa­ra ir a hacer la com­pra. «Las vi vol­ver del sú­per car­ga­das ca­lle arri­ba. De pron­to, al fon­do apa­re­ció la po­li­cía. De­ci­die­ron ti­rar las bol­sas y sa­lir co­rrien­do ha­cia la ca­sa, que su­pon­go que ha­bían de­ja­do va­cía en ese mo­men­to», re­la­tó.

VITOR ME­JU­TO

El pro­pie­ta­rio sol­da­ba ayer la puer­ta del do­mi­ci­lio fi­nal­men­te des­alo­ja­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.