En la sen­da del desas­tre

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión -

Atan so­lo un mes de una de las fe­chas más rui­no­sas en la his­to­ria de Es­pa­ña, to­dos los aman­tes de la paz, la de­mo­cra­cia y la jus­ti­cia asis­ti­mos so­bre­co­gi­dos al ries­go de ca­tás­tro­fe que se vie­ne en­ci­ma pa­ra 47 mi­llo­nes de es­pa­ño­les y to­dos los que ven­drán des­pués de no­so­tros. El sue­ño utó­pi­co de un gru­po muy es­ca­so de ac­ti­vis­tas an­ti­sis­te­ma, alen­ta­do por la acción de unos y la omi­sión de otros, se ha con­ver­ti­do en la peor de las pe­sa­di­llas, de la que es im­po­si­ble des­per­tar sin da­ños. Pa­se lo que pa­se el pró­xi­mo 1 de oc­tu­bre, Es­pa­ña y los es­pa­ño­les ya ha­brán que­da­do he­ri­dos, pe­ro esa he­ri­da pue­de ser fa­tal si no se ac­túa ya.

El rumbo de co­li­sión, que se ini­ció mu­cho tiem­po atrás, no es nue­vo, pe­ro ha lle­ga­do a un pun­to en que ape­nas que­da mar­gen pa­ra vi­rar sin que se pro­duz­can las desas­tro­sas vías de agua que lle­van al hun­di­mien­to. La con­fu­sión en­tre per­so­na­li­dad pro­pia y ais­la­mien­to in­so­li­da­rio, y en­tre tem­plan­za e inac­ción po­lí­ti­ca, han traí­do co­mo con­se­cuen­cia el peor re­sul­ta­do: la con­fron­ta­ción an­ta­go­nis­ta que ya ha­bía­mos de­ja­do arrin­co­na­da en los li­bros de his­to­ria.

El de­ba­te ya has­tía. Por­que des­de ha­ce cen­te­na­res de años no se pue­de ser ca­ta­lán sin ser es­pa­ñol. No hay nin­gu­na con­tra­dic­ción en ello, co­mo no la hay en­tre ser ga­lle­go o vas­co y per­te­ne­cer a la mis­ma so­cie­dad en que se ins­cri­ben los ca­ta­la­nes. En los es­ca­sos pe­río­dos de­mo­crá­ti­cos que ha vi­vi­do Es­pa­ña siem­pre se ha cul­ti­va­do su in­te­gra­ción, va­lo­ran­do co­mo un he­cho dis­tin­ti­vo su per­so­na­li­dad, su pa­tri­mo­nio y su cul­tu­ra. Has­ta el pun­to de que no hay co­mu­ni­da­des en Eu­ro­pa que go­cen de tanta li­ber­tad pa­ra or­ga­ni­zar su con­vi­ven­cia y ad­mi­nis­trar sus re­cur­sos. Bas­ta un so­me­ro vis­ta­zo a su Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía pa­ra per­ca­tar­se del alto gra­do de au­to­go­bierno que os­ten­ta. Sus 223 ar­tícu­los —el de Ga­li­cia so­lo tie­ne 57— mues­tran la in­men­sa ca­pa­ci­dad que tie­ne pa­ra re­gir sus des­ti­nos. Lue­go, ¿dón­de es­tá el pro­ble­ma?

En una épo­ca en que los pro­pios es­ta­dos ce­den so­be­ra­nía a Eu­ro­pa e in­ten­tan su­pe­rar sus fron­te­ras, es­te mo­vi­mien­to con­tra la co­rrien­te de la his­to­ria no tie­ne nin­gu­na jus­ti­fi­ca­ción. Ni his­tó­ri­ca, ni po­lí­ti­ca, ni sen­ti­men­tal. Pe­ro hay quien lo ali­men­ta y quien lo per­mi­te.

Lo ali­men­tan quie­nes con una men­ta­li­dad tri­bal y ca­ver­ní­co­la, cuan­do no in­tere­sa­da, re­tuer­cen el pen­sa­mien­to, rein­ven­tan la his­to­ria y nos de­cla­ran a los es­pa­ño­les sus enemi­gos, con acu­sa­cio­nes tan ofen­si­vas co­mo las que han he­cho y ha­cen a to­dos los ciu­da­da­nos que pa­gan sus im­pues­tos y cum­plen sus obli­ga­cio­nes, pe­ro co­me­tie­ron el error de no ha­ber na­ci­do en Ca­ta­lu­ña. ¿A quién he­mos ro­ba­do los ga­lle­gos?

Con ser muy gra­ves las fal­se­da­des que pro­pa­gan in­mer­sos en su po­zo de odio los in­de­pen­den­tis­tas, sus exa­brup­tos ape­nas pa­sa­rían de la pro­cla­ma ex­tem­po­rá­nea si no hu­bie­sen so­me­ti­do y amor­da­za­do na­da más y na­da me­nos que a ca­si to­da la cla­se po­lí­ti­ca ca­ta­la­na. Nom­bres de los que ya co­no­ce­mos su ver­da­de­ra iden­ti­dad, mar­ca­da en mu­chos ca­sos por la co­rrup­ción des­ca­ra­da, han he­cho su­yo el pen­sa­mien­to in­ci­vil y ca­bal­gan hoy ha­cia la con­fron­ta­ción y el abis­mo. Quie­nes lle­ga­ron a sus car­gos ju­ran­do cum­plir y hacer cum­plir la Cons­ti­tu­ción apro­ve­chan la de­mo­cra­cia —co­mo hi­cie­ron tan­tos dic­ta­do­res— pa­ra im­po­ner su ilu­mi­na­ción ex­tre­mis­ta pa­san­do por en­ci­ma del de­re­cho, la paz, la li­ber­tad y, co­mo ve­mos a dia­rio, de las per­so­nas que le­gí­ti­ma­men­te se opo­nen a sus pla­nes. Pa­re­ce que pue­den rom­per el país y que­dar im­pu­nes, mien­tras otros van a la cár­cel por ro­bar una ga­lli­na.

To­dos ellos son cul­pa­bles de la si­tua­ción ver­da­de­ra­men­te crí­ti­ca a que se ha lle­ga­do. Pe­ro hay más res­pon­sa­bles. Son res­pon­sa­bles por omi­sión quie­nes te­nien­do po­der, in­fluen­cia y co­no­ci­mien­to den­tro de Ca­ta­lu­ña no han si­do ca­pa­ces ni de al­zar la voz mien­tras se ge­ne­ra­ba es­te cal­do de cul­ti­vo. Gran­des em­pre­sa­rios que ha­cen sus ne­go­cios en Es­pa­ña —ca­da vez me­nos, pe­se a to­do lo que nos opu­si­mos al boi­cot a los pro­duc­tos ca­ta­la­nes— y has­ta me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se de­cían lea­les, han per­di­do la va­len­tía y se so­me­ten al po­der do­mi­nan­te. Los me­jo­res

la­men­tan en pri­va­do y ca­llan en pú­bli­co. Los peo­res se di­vi­den en­tre los que ja­lean y los que se co­lo­can pa­ra sa­car ta­ja­da ga­ne quien ga­ne. El teó­ri­co seny ca­ta­lán, esa al­ta cla­se de mo­de­ra­ción y sen­ti­do co­mún, es ya más le­yen­da que reali­dad.

Si la fal­ta de va­len­tía es lo que más de­fi­ne a la cla­se di­ri­gen­te ca­ta­la­na que es cons­cien­te de los ma­les que aca­rrea­rá la ten­ta­ti­va in­de­pen­den­tis­ta, la ca­ren­cia de com­pro­mi­so so­li­da­rio es lo que pre­do­mi­na en los ám­bi­tos de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Des­con­ta­das de­cla­ra­cio­nes de bue­nas pa­la­bras so­lo cuan­do la cir­cuns­tan­cia lo re­quie­re, gran­des y me­dia­nos partidos pre­fie­ren mi­rar ha­cia otro la­do y sen­tar­se có­mo­da­men­te en sus es­ca­ños a es­pe­rar que se que­me el que go­bier­na. Lo ha­cen quie­nes go­ber­na­ron y pu­sie­ron la pri­me­ra pie­dra de es­ta de­ba­cle co­lec­ti­va. Y lo ha­cen quie­nes es­pe­ran asal­tar el po­der apli­can­do pa­ra Es­pa­ña la re­ce­ta de cuan­to peor, me­jor. Mien­tras tan­to, to­do lo que es ace­le­ra­ción se­ce­sio­nis­ta de los di­ri­gen­tes ca­ta­la­nes tie­ne co­mo res­pues­ta in­va­ria­ble la tran­qui­li­dad del Go­bierno. Pru­den­cia. Cal­ma. Re­po­so. Se­re­ni­dad. ¿De­ja­dez? Un ga­bi­ne­te que no es ca­paz de reac­cio­nar con­tra la co­rrup­ción in­ter­na, ni cas­ti­gar las pé­si­mas prác­ti­cas frau­du­len­tas en el fút­bol, ni apli­car su po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta en Ca­ta­lu­ña sos­tie­ne que no ha­brá re­fe­rén­dum. Y es­pe­ra que crea­mos en él. Pe­ro la po­lí­ti­ca no es cues­tión de fe. Mu­cho me­nos un desafío tan gra­ve a la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca de los es­pa­ño­les, co­mo se ve tan cla­ra­men­te en la lla­ma­da ley de tran­si­to­rie­dad que aca­ba de po­ner­se en mar­cha. Qui­zá ha­ga fal­ta po­lí­ti­ca, pe­ro tam­bién ha­ce fal­ta fir­me­za. Por­que un Es­ta­do dé­bil, te­me­ro­so de de­fen­der­se y de apli­car la ley con to­das sus con­se­cuen­cias, no tar­da en en­fi­lar la sen­da del desas­tre. A un mes de la fe­cha cla­ve, ya no se pue­de es­pe­rar más. No es tiem­po pa­ra abs­te­ner­se. No es tiem­po pa­ra que la so­cie­dad ci­vil ca­ta­la­na, que ama la paz y la pros­pe­ri­dad, per­ma­nez­ca ca­lla­da y pa­ra­li­za­da mien­tras di­ri­gen­tes in­tere­sa­dos en sus pro­pios be­ne­fi­cios jue­gan con el fu­tu­ro de sus hi­jos. No es tiem­po pa­ra que los ciu­da­da­nos de to­da Es­pa­ña se man­ten­gan al mar­gen, co­mo si no fue­ra su pro­pio país el que se des­tru­ye. No es tiem­po pa­ra que la ma­yor cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que he­mos vi­vi­do des­de el 23-F aca­be por de­vol­ver­nos a la peor cri­sis so­cial y a la frac­tu­ra de la con­vi­ven­cia en­tre los es­pa­ño­les que tan­to cos­tó re­pa­rar. No es tiem­po de po­ner fron­te­ras. No es tiem­po de ca­mi­nar ha­cia atrás. No es tiem­po de con­sen­tir la re­be­lión. Y tam­po­co es tiem­po de hacer con­ce­sio­nes a los re­bel­des que sean in­jus­tas pa­ra los es­pa­ño­les e in­so­por­ta­bles pa­ra los ga­lle­gos.

PIN­TO & CHINTO

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.