Rajoy, «más chu­lo que un ocho»

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - FERNANDO SALGADO

Dé­jen­me adi­vi­nar las no­tas que per­ge­ñó Rajoy pa­ra afron­tar su com­pa­re­cen­cia de ayer so­bre la co­rrup­ción del PP. Una: qui­tar­le en­jun­dia al asun­to. Dos: elu­dir pa­la­bras pro­ca­ces, des­mar­car­se de la con­ta­bi­li­dad y dar la ca­lla­da por res­pues­ta. Tres: de­nun­ciar la uti­li­za­ción tor­ti­ce­ra del Con­gre­so. Cua­tro: uso pun­tual del «y tú tam­bién» co­mo ar­ma de ata­que. Cin­co: el Gran Ór­da­go. Creo que el pre­si­den­te «ba­jo sos­pe­cha» se atu­vo es­tric­ta­men­te a ese guion.

Pri­me­ra. No se atre­vió el pre­si­den­te a ca­li­fi­car de ba­la­dí e intrascendente el asun­to en cues­tión. No es­ta­ría bien vis­to. Lo hi­zo, pues, in­di­rec­ta­men­te, con la enu­me­ra­ción de los tres asun­tos que ro­ban el sue­ño a los es­pa­ño­les y des­ve­lan a su Go­bierno: el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, el desafío ca­ta­lán y la con­so­li­da­ción de la re­cu­pe­ra­ción. Las tra­mas de co­rrup­ción no for­man par­te de la san­tí­si­ma tri­ni­dad: son asun­to lai­co y de ca­te­go­ría me­nor.

Se­gun­da. En nin­gún mo­men­to pro­nun­ció el pre­si­den­te pa­la­bras mal­di­tas co­mo Gür­tel o Bár­ce­nas. Lo que no se nom­bra no exis­te. Y lo que exis­te no lo sa­bía, por­que «ja­más» se ha ocu­pa­do de la con­ta­bi­li­dad de su par­ti­do. Lo su­yo son las es­tra­te­gias po­lí­ti­cas, no la pro­sai­ca in­ten­den­cia. Con­fie­mos al me­nos en que dis­pon­ga de mi­nu­tos pa­ra ocu­par­se de la con­ta­bi­li­dad de los es­pa­ño­les y no que­de es­ta, ex­clu­si­va­men­te, en ma­nos de los te­so­re­ros del Go­bierno.

Ter­ce­ra. Rajoy pa­sa al ata­que. De­nun­cia el «ce­lo in­qui­si­to­rial» de la opo­si­ción y la uti­li­za­ción es­pu­ria del Con­gre­so. ¿Dón­de se ha vis­to —¡ca­so «in­só­li­to»!— un Par­la­men­to que, en vez de con­tro­lar al Go­bierno co­mo or­de­na la Cons­ti­tu­ción, se de­di­que a fis­ca­li­zar al par­ti­do que lo sus­ten­ta? ¿Aún no se han en­te­ra­do sus se­ño­rías de que Rajoy-Gé­no­va y Rajoy-Mon­cloa son per­so­nas dis­tin­tas y tal vez de éti­cas o mo­ra­les con­tra­pues­tas?

Cuar­ta. An­tes im­pe­ra­ba el «tú más». Co­mo ya no cue­la, el pre­si­den­te ha op­ta­do por el más pon­de­ra­do «y tú tam­bién». Tra­du­ci­do: en to­das las ca­sas se cue­cen ha­bas. Ve­ne­zue­la e Irán, en los fo­go­nes de Uni­dos Po­de­mos. La­sa y Za­ba­la, y la cal vi­va, en la ba­rria­da so­cia­lis­ta. Las tro­pe­lías de los Pu­jol y el 3 %, en las co­ci­nas don­de se pre­pa­ra el es­to­fa­do ca­ta­lán. Las man­chas de los de­más nun­ca fue­ron de­ter­gen­te pa­ra la­var las pro­pias, pe­ro le sir­ven a Rajoy pa­ra en­se­ñar los dien­tes y no pa­sar­se 35 mi­nu­tos a la de­fen­si­va.

Quin­ta. To­do dis­cur­so de­be re­ma­tar al son de la trom­pe­ta y con re­do­ble de tam­bo­res. La

pe­ro­ra­tio de los re­tó­ri­cos clá­si­cos. El mo­men­to ele­gi­do por Rajoy pa­ra lan­zar su ór­da­go: si quie­ren mi ca­be­za, pre­sen­ten una nue­va mo­ción de cen­su­ra. Ge­nial des­plan­te del to­re­ro que, tras arro­jar la mu­le­ta y el es­to­que a la are­na, sa­ca pe­cho an­te los miu­ras de la opo­si­ción. Joan Tar­dá lo de­fi­nió co­mo ac­to de chu­le­ría: «Us­ted es más chu­lo que un ocho y se irá de aquí y se fu­ma­rá un pu­ro». Inefa­ble. Un in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán que uti­li­za con pro­pie­dad el más cas­ti­zo de los di­chos ma­dri­le­ños. Y tal vez acier­ta: no cues­ta iden­ti­fi­car al pre­si­den­te en­tre aque­llos chu­la­pos que ati­bo­rra­ban el tran­vía nú­me­ro ocho con des­tino a la ver­be­na ma­dri­le­ña de san Isi­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.