Sín­dro­me de alie­na­ción pa­triar­cal

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - MA­RÍA XO­SÉ PORTEIRO

To­do pa­re­ce in­di­car que so­bre las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les que se es­tán pro­du­cien­do res­pec­to a la cus­to­dia de los hi­jos de Jua­na Ri­vas y Fran­ces­co Ar­cu­ri, pla­nea el sín­dro­me de alie­na­ción pa­ren­tal (SAP), pre­sun­to tras­torno psi­co­ló­gi­co acha­ca­ble al pro­ge­ni­tor o pro­ge­ni­to­ra que pre­dis­po­ne a sus hi­jos con­tra el otro en la dispu­ta por su cus­to­dia. La psi­có­lo­ga fo­ren­se So­nia Vac­ca­ro lo con­si­de­ra una ideo­lo­gía sin va­li­dez cien­tí­fi­ca que em­pe­zó a di­fun­dir­se tras la apro­ba­ción de la Ley de Vio­len­cia de Gé­ne­ro y es de­fen­di­da por gru­pos que se sien­ten afec­ta­dos por ella. Vac­ca­ro ad­vier­te so­bre la ano­ma­lía que su­po­ne que «tra­tán­do­se apa­ren­te­men­te de un tras­torno, su tra­ta­mien­to y diag­nós­ti­co so­lo se ma­ni­fies­tan en el ám­bi­to ju­di­cial». Pues sí. Re­sul­ta, cuan­do me­nos, cho­can­te.

El sín­dro­me de alie­na­ción pa­ren­tal fue fru­to de una ocu­rren­cia del mé­di­co Ri­chard Gard­ner, en 1985, pa­ra ar­gu­men­tar a su fa­vor du­ran­te el li­ti­gio por la cus­to­dia de sus pro­pios hi­jos, sin du­da muy pre­dis­pues­to por sus con­vic­cio­nes e in­tere­ses per­so­na­les. Exis­ten opi­nio­nes a fa­vor y en con­tra so­bre su va­li­dez cien­tí­fi­ca y la con­ve­nien­cia de uti­li­zar­lo co­mo fun­da­men­to de re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les don­de ca­si siem­pre va en de­tri­men­to de la ma­dre. Lo cier­to es que nin­gu­na or­ga­ni­za­ción cien­tí­fi­ca de re­fe­ren­cia, co­mo la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud o la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Psi­quia­tría, le re­co­no­cen en­ti­dad clí­ni­ca. Del mis­mo mo­do, Sa­ve the Chil­dren con­si­de­ra preo­cu­pan­te que los juz­ga­dos le den cré­di­to sin prac­ti­car una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va por la des­pro­tec­ción que pro­du­ce so­bre los me­no­res.

En Es­pa­ña, el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial tam­bién lo ha in­va­li­da­do, has­ta el pun­to de ne­gar que sea una ca­te­go­ría clí­ni­ca y de­jar­lo re­du­ci­do a una teo­ría pseu­do­cien­tí­fi­ca; ya en el 2011 ins­ta­ban a los jue­ces a no uti­li­zar­lo por­que po­día ser­vir pa­ra cul­par a las mu­je­res de los mie­dos ra­zo­na­bles de los ni­ños ha­cia un pa­dre vio­len­to. Y la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Neu­ro­psi­quia­tría ha ca­li­fi­ca­do el SAP de «cas­ti­llo en el ai­re».

Pe­ro no hay ma­ne­ra. Es­ta ideo­lo­gía ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se co­mo mag­ní­fi­ca alia­da de la men­ta­li­dad ma­chis­ta. Esa que pre­de­ter­mi­na a la mu­jer que de­nun­cia al mal­tra­ta­dor co­mo ma­la-ma­lí­si­ma de so­lem­ni­dad, ar­te­ra, ar­pía y ca­paz de cual­quier co­sa con tal de sa­lir­se con la su­ya, me­re­ce­do­ra, por en­de, de ejem­plar cas­ti­go cuan­to más si se ex­hi­be an­te la opi­nión pú­bli­ca. Por­que al­go ha­brá he­cho... Lo in­creí­ble —lo inacep­ta­ble— es que es­ta for­ma de pen­sar, de in­ter­pre­tar la reali­dad y de san­cio­nar de­li­tos, es­té ins­ta­la­da en la mo­ral per­so­nal de quie­nes de­ben in­ter­pre­tar y apli­car el de­re­cho sin pre­jui­cios.

Es muy preo­cu­pan­te que un mal jui­cio no ten­ga con­se­cuen­cias pa­ra quien lo emi­te. Y de lo que ten­drán que co­men­zar a ocu­par­se los psi­có­lo­gos, y los po­lí­ti­cos que ha­cen las le­yes, es de in­cor­po­rar otro sín­dro­me, pe­ro es­te de alie­na­ción pa­triar­cal, co­mo cir­cuns­tan­cia que pue­da in­va­li­dar sen­ten­cias con­ta­mi­na­das por una ideo­lo­gía de gé­ne­ro cons­trui­da con­tra las víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.