Te­rro­ris­mos y vio­len­cias, hoy y ayer

La Voz de Galicia (Lugo) - - Opinión - UXÍO LABARTA

Sa­bien­do que en Es­pa­ña ya na­da es lo que fue, ha­go me­mo­ria del 11M y de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de en­ton­ces. El si­len­cio im­pre­sio­nan­te en Madrid. La gran ma­ni­fes­ta­ción en Bar­ce­lo­na. En las he­me­ro­te­cas en­cuen­tro que on­ce mi­llo­nes lar­gos de per­so­nas sa­lie­ron a la ca­lle en va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las, 1,2 mi­llo­nes en Bar­ce­lo­na, con mo­ti­vo de los aten­ta­dos del 11M. Ni de le­jos la ma­ni­fes­ta­ción del 26 de agos­to en Bar­ce­lo­na al­can­zó esa ci­fra. Tam­po­co las ma­ni­fes­ta­cio­nes de so­li­da­ri­dad con las víc­ti­mas y fren­te al te­rro­ris­mo en otras ciu­da­des al­can­za­ron aque­llas del 2011, si es­ta vez exis­tie­ron.

Cier­to que Es­pa­ña cam­bió y el 2017 no es el 2004, in­clui­da por en­ton­ces la reali­dad per­ver­sa de ETA. Otros Go­bier­nos y otras fuer­zas po­lí­ti­cas se han asen­ta­do en la Es­pa­ña ac­tual. No go­bier­na Az­nar, ni es pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Pas­qual Ma­ra­gall. Aun así, me­dio mi­llón de per­so­nas han sa­li­do a la ca­lle en Bar­ce­lo­na. An­tes se ex­pre­só el lu­to si­len­cio­so en las Ram­blas, en Cam­brils, en Ri­poll.

Pe­ro en al­go se­gui­mos pa­re­cién­do­nos: la po­li­ti­za­ción del te­rror se man­tie­ne. Es fá­cil re­cor­dar la cons­pi­ra­ción po­lí­ti­co-mediática del 11 de mar­zo, tam­bién la des­ca­li­fi­ca­ción y pues­ta en en­tre­di­cho de las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do en­ton­ces, que aún en es­te 2017 man­te­nía al­gu­na cú­pu­la po­li­cial que in­ves­ti­ga­ba ca­sos juz­ga­dos. Y des­de lue­go, siem­pre, el uso es­pu­rio de las víc­ti­mas.

Por eso no sor­pren­de el en­re­do an­te la ac­tua­ción de los Mos­sos, las acu­sa­cio­nes de fal­ta de coor­di­na­ción, la apa­ri­ción crí­ti­ca de los sin­di­ca­tos de la Po­li­cía y la Guardia Ci­vil, los as­pa­vien­tos me­diá­ti­cos a la res­pues­ta im­pe­ca­ble del ma­yor Tra­pe­ro por su uso del ca­ta­lán y del cas­te­llano, bus­can­do las vuel­tas a una ac­tua­ción que, an­te el te­rror, nos ha­bía ido tran­qui­li­zan­do.

Tam­po­co sor­pren­dió la ac­tua­ción de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria so­be­ra­nis­ta con­de­co­ran­do a unos y ol­vi­dan­do a otros. Ni el cam­bio de po­si­ción de la CUP an­te los Mos­sos y sus ac­tua­cio­nes, tan ama­bles aho­ra co­mo des­ca­li­fi­ca­do­ras aque­llos días del 2011, cuan­do Ar­tur Mas y la pre­si­den­ta del Par­la­ment ne­ce­si­ta­ban un he­li­cóp­te­ro pa­ra ac­ce­der a la se­de par­la­men­ta­ria. Eran tiem­pos en que la aus­te­ri­dad del Go­bierno de Rajoy se apro­ba­ba con el apo­yo de CiU de Ar­tur Mas y la abs­ten­ción del PNV. A la vez que el PP apo­ya­ba los pre­su­pues­tos del 2011 de la Ge­ne­ra­li­tat de Ar­tur Mas. Pa­ra, seis años des­pués, es­tar en la quie­bra de­mo­crá­ti­ca del so­be­ra­nis­mo, con abu­so de ma­yo­rías ab­so­lu­tas, en un ejer­ci­cio de vio­len­cia po­lí­ti­ca pa­ra la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes que, se­gún los vo­tos, no son in­de­pen­den­tis­tas. Y con un Go­bierno de Es­pa­ña en es­pe­ra des­de ha­ce cin­co años.

No sor­pren­de tam­po­co la po­li­ti­za­ción de una ma­ni­fes­ta­ción que al­gu­nos re­cha­za­ron y lue­go uti­li­za­ron con una es­tra­te­gia de con­sig­nas y ban­de­ras más allá de la so­li­da­ri­dad en el do­lor. Pe­ro, con to­do y más, me­dio mi­llón de per­so­nas sa­lió a la ca­lle con­tra el te­rror pa­ra de­cir, sin ban­de­ras, «no tinc por». Tam­po­co a las ma­las po­lí­ti­cas y a los po­lí­ti­cos que uti­li­zan le­gi­ti­mi­da­des tor­ti­ce­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.